10461796_10203693934244979_524430375_n

Hay bares que se asocian al deporte de un modo explícito. El Genovés, por ejemplo, se le conoce como el bar de los deportistas, una esquina obligada por donde se llegaba a la Casa del Deportista. Pero, en ésta, la que alguna vez estuvo en la calle Tarapacá, se ligó al Café O’Estadio. Y a su vez a la figura de don Oscar Ariscaín Jeraldo, un señor de rostro serio, que imponía con tan sola su estampa, autoridad. Pero era más que eso. Era un señor del Norteamérica, verdiblanco su corazón, pero empapado de esa ética que en estos días cuesta tanto encontrar: la del amateurismo. Esa actitud cuya desaparición explica la crisis de los deportes en esta ciudad tan campeona. Fue presidente de esa institución que echamos de menos.

En la década de los 60, tanto el básquetbol como el boxeo, celebraban sus triunfos y masticaban su derrota en ese café, donde las cervezas eran mayoría. Y el completo, no tenía rivales. En una esquina la «chancha» ofrecía su repertorio musical. Por una moneda se programaban las mejores voces de ese entonces. Recuerdo un disco 45 rpm, de Víctor Manuel «María Coraje» que don Oscar terminó regalándomelo.

El Lolo Pardo era el principal promotor de esa inmensa sonrisa que don Oscar siempre lucía cuando los de la calle O¨higgins, ganaban los campeonatos de verano. Lo veía por la calle Baquedano, hará cosa de un par de semanas, su caminar ya nos indicaba que la vida le pesaba. Junto a Ponce y Otárola, constituyeron un trío de jueces en el boxeo cuando este deporte era masivo y de calidad. Eran los tiempos en que la Casa del Deportista estaba en el centro de la ciudad, señalando con ello la importancia que le otorgábamos a los deportes.

Fue administrador del hotel Refugio del Salitre en Mamiña y su apellido se pronunciaba con respeto. Su nombre era don Oscar, así de simple y de categórico. Cada vez que escucho “María Coraje” de Víctor Manuel, recuerdo ese gesto tan generoso del ex presidente del Norteamérica.

 Publicado en La Estrella de Iquique, el 8 de junio de 2014 página 14
MENU