Cuando iquique era una ciudad de calles abiertas y los barrios tenían fronteras amigables, nos desplazábamos de territorio en territorio. Aprendimos, no en la escuela, palabras en inglés: wing, pivote, catcher. Los wines jugaban en la cancha del Iquitados, los pivotes en la plaza Arica y los catchers en la cancha del Sipt. Habían oncenas, quintetos y novenas. Uno de ellos nos acaba de dejar, Juan Jacob, seleccionado chileno de béisbol. Fue además waterpolista y en tal condición dos veces vice campeón de Chile.

Tremendo catcher y jonronero. De la calle Serrano, fanático de Los Beatles y amable como las olas de Cavancha, playa en la que junto a su compinche jugaba a las paletas, reactualizando viejos lances entre Academia y Crisol. No voy decir quien ganaba siempre, pero doy sus inciales: J.J. Jonronero era la traducción que se hacía en Chile del home run. Aquel que bateaba tan fuerte que a veces la pelota salía del estadio. Un cura canadiense, Marcelo Quirión, defendiendo a Iquique fue bautizado como Mr. Home Run.

Serrano era una calle con sonido a bate de béisbol. Juan Valencia Hinojosa, Mario Ruiz, los Jacob y los Chung, más abajo Eduardo Correa. Errázuriz al norte, los Zagals, al sur los Astorga. Oscar Gómez su presidente de casi toda la vida. Don Marcial Coca y el chico Reynoso, emblemas. Todos éramos crisolinos. El negro Salomón y el loco Guayo, además jugaban basquetbol por La Cruz. El pinpon fue también otra actividad importante. Mario Ruiz, uno de sus estandartes. El más viejo del Crisol que aun nos acompaña es don Pedro Zagals, en cuya casa se fundó el Crisol.

De niño nos impresionaba Juan Jacob con su lunar en la cara. Imponía respeto por lo caballero que siempre fue. Su hermano trató de enseñarnos inglés que tanta falta me haría después. Además dejó una profunda huella como profesor. Prueba de ello son los posteos en las redes sociales, una vez que se supo que viajaba a otros diamantes. Nunca supe cual canción de Los Beatles era la que más le gustaba.

Publicado en La Estrella de Iquique, el 16 de febrero de 2020, página 13

MENU