Presentación

El Centro de Investigación de la Realidad del Norte (CREAR), presenta a la comunidad regional y local una nueva serie de documentos denominada Materiales para la Historia de Tarapacá.
El objetivo editorial de esta serie es dar a conocer hechos históricos que hayan acontecido en nuestra zona, y que por su riqueza testimonial, documental y etnográfica, nos ilustren sobre el devenir histórico-social que antecedió a nuestra época actual.
Rescatar y socializar sucesos -de variada índole- nos permitirá entender de mejor forma la manera en que los diversos sujetos populares -pampinos, mujeres, obreros portuarios, artesanos, inmigrantes, aymaras, organizaciones políticas, organizaciones territoriales, etc. que conformaron la región fueron construyendo espacios de convivencia democráticos, y como en esa lucha ellos fueron tejiendo un conjunto de relaciones sociales marcadas por el trabajo colectivo, mancomunado, solidario y enmarcados en una utopía que nacía de las entrañas mismas del salitre -sangriento muchas veces- así como de la mar -dulce y armoniosa- pero en permanente acecho por la vida humana.
Publicitar estos documentos, las más de las veces ignorados, significan no sólo rendir un homenaje a quienes lucharon por un Chile democrático y un norte árido en la tierra pero fértil en la vida humana, significa también contribuir a reactivar una memoria colectiva, que excede en mucho el monumento y la añoranza, y de la que salen, y saldrán, elementos históricos valiosísimos para fortalecer el perfil cultural y organizacional de quienes verdaderamente han construido esta región y la grandeza que ella conoció, y que estamos ciertos -esa es nuestra apuesta- volverá a conocer. Alguien dijo que «rescatar las raíces de un pueblo es construir un futuro grandioso».
Para el Centro de Investigación de la Realidad del Norte (CREAR), esta nueva serie de documentos no es un esfuerzo ni un deber, es solamente cancelar una deuda con aquellos que nos han permitido ser lo que somos, y nos dignifican el futuro que nos queda por vivir.

Breve relato de la masacre

Mil novecientos siete, marcó fatalidad, allá al pampino pobre, mataron por matar”
(Luis Advis Santa María de Iquique. 1971)

Como un doloroso estigma en nuestra dinámica identidad cultural, los hechos del 21 de diciembre de 1907, están presente en la memoria viva de los iquiqueños.
La escuela Santa María, a pesar del frío monolito que recuerda la matanza, tiene en la historia local su marca indeleble. Invisible en los libros de historia, por un ideológico olvido de la historiografía oficial, los hechos de diciembre de 1907, alcanzaron su mayor resonancia, gracias a la obra del poeta y músico iquiqueño, Luis Advis, y al conjunto Quilapayún que la grabó, en el desaparecido sello Dicap (Discoteca del Cantar Popular).
A partir de ese momento, la historia de la matanza, se universaliza y pasa a constituirse en un clásico de la música comprometida. Pero, también en un hecho histórico. La obra de Advis, viene a llenar el vacío que dejó la historiografía oficial. Años después, en la década de los ochenta, aparecerá la obra del historiador, Eduardo Devés Los que van a morir te saludan y del iquiqueño Pedro Bravo Elizondo, Santa María de Iquique 1907: Documentos para su Historia, (1993) haciendo justicia, en el plano de la historia, a ese incomprensible olvido.
Leoncio Marín, testigo de los hecho, en el libro publicado en 1908, nos da noticias sobre este hecho. Dice:
«En la primera descarga ya se vieron batirse al viento y que caían en mortal desmayo las banderas blancas de los huelguistas pidiendo piedad para sus vidas; pero todo era inútil, las descargas se sucedían una tras otras y poco á poco iban cayendo los abanderados desde la azotea, acribillados á balazos.
El Vice-Presidente del Comité Luis Olea fué un verdadero héroe, pues con una valentía digna de su raza avanzó por entre sus compañeros y descubriendose el pecho, dijo: ‘Apuntad, General, aquí está también mi sangre’. Después no se le vió más ignorándose la suerte que haya corrido ese valiente obrero.
Concluyó el fuego, La obra estaba consumada. En el campo quedaron trescientos muertos lo menos, y quinientos heridos, término medio.
A las puertas del Colegio Santa María una piña de doscientos seres humanos, unos muertos y otros moribundos, interceptaba el paso. Los cuerpos estaban unos sobre otros oyéndose agonizantes quejidos que partían el alma, que destrozaban el corazón.
Fragmentos de cristianos por acá, alaridos de angustia por allá. El cuadro era aterrador y el Campo de Agramante se destacaba gigante y severo, pero con toda la majestad de esta acepción; al contemplarlo las carnes tiritaban, el espíritu flaqueaba.
La Carpa del Circo y demás sitios de la plaza constituían el cementerio de la batalla, si es que así pueda llamarse á esa cobarde matanza (Marín 1908: 27).
Por su parte Pedro Bravo Elizondo, reconstruye en base a materiales históricos, los pasajes más dramáticos de la matanza. Rescata el testimonio directo de don Nicolás Palacio. Cito:
«La batalla. Llamo así la acción que en el menor número de palabras posible voy a referir, porque la batalla se la llamó ese día y aún sigue llamándosela hasta hoy, y como una victoria guerrera se la celebró en los clubes chileno e inglés, bebiendo abundante champaña por el éxito de la jornada» (Bravo 1993: 61).
En relación directa a lo acontecido la tarde del 21 de diciembre, Palacios agrega:
«En el balcón central del edificio permanecían de pie, serenos, unos treinta hombres en la plenitud de la vida, cobijados por una gran bandera chilena y rodeados de otras diferentes naciones.
Era el Comité de los huelguistas, eran los cabecillas, los condenados a muerte desde el día antes. Todas las miradas estaban fijas en ellos, hacia ellos se dirigían todas las bocas de fuego. De pie, serenos, recibieron la descarga. Como heridos del rayo, cayeron todos, y sobre ellos se desplomó la gran bandera» (Bravo 1993: 61).
Palacios pensó que con esas muertes, el asunto había concluido, pero:
«El fuego graneado que de todas partes siguió a la descarga cerrada fue tan vivo como el de una gran batalla. Las ametralladoras (servidas sólo por individuos de tropa) producían un ruido de trueno ensordecedor y continuado. Hubo un momento de silencio, mientras se modificaba el alza de las ametralladoras bajándola en dirección al vestíbulo y patio del edificio, ocupados por una masa compacta e hirviente de hombres que rebasaban la plaza y demás de cuarenta metros de espesor, y luego el trueno continuó» (Bravo 1993: 61).
Continua relatando Nicolás Palacios:
«La fusilería entretanto disparaba sobre el pueblo asilado en las carpas de la plazas y a los que huían desalentados del centro del combate. Entre los espectadores que me rodeaban oí las más enérgicas interjecciones del castellano; vi a muchos llevarse el pañuelo a los ojos, y a don Carlos Otero, secretario de la Combinación Salitrera, caer presa de un síncope (Bravo 1993: 62).
Y como si lo anterior fuera poco:
«Callaron las ametralladoras y los fusiles, para dar lugar a que la infantería penetrase por las puertas laterales de la Escuela descargando sus armas sobre los grupos aterrados de hombres y mujeres que huían en todas direcciones» (Bravo 1993: 61).
Terminada la masacre los huelguistas, junto a sus mujeres e hijos, huyeron en dirección al Hipódromo. Uno de ellos:
«Trató de desviar el camino y dando traspiés agónicos, se apartaba a un lado del camino, cuando fue visto por un soldado de la caballería, quien enristrando su lanza con banderola chilena, corrió hacia él y se la hundió en las espaldas» (Bravo 1993: 61).
La cantidad de masacrados en los hechos del 21 de diciembre de 1907, es difícil de precisarlo. Advis, en su obra La Cantata…, habla de tres mil seiscientos. Palacios, la hace fluctuar entre mil cuatrocientos a ciento treinta. Devés lo sitúa en los quinientos sesenta.
En todo caso, e independiente de la cantidad de muertos, los hechos de la Santa María, ocupan un lugar casi central en nuestra identidad cultural. Al margen de los libros de historia, la tradición oral se encargó, de socializar este hecho. Leyendas sobre los muertos que penan en la Escuela Santa María, el río de sangre que bañó la calle Barros Arana, el antepasado nuestro que se salvó de la metralla, constituyen, entre tantos otros hechos, la memoria viva de lo que allí sucedió.
No obstante lo anterior, es mérito del iquiqueño Luis Advis, como ya lo dijimos el haber puesto, en la mesa de la historia este hecho. El impacto que La Cantata provocó en la sociedad chilena, es imborrable. Iquique, la asumió como un nuevo himno de la ciudad, trágico, pero inconfundiblemente arraigado en nuestra identidad de pueblo que buscaba un futuro mejor.
EL TESTIMONIO LITERARIO
Por otro lado, y ante el olvido sistemático de la historia oficial, la literatura se preocupó, en base sus propias claves de narrar el hecho. El iquiqueño González Zenteno, radiografiando la situación de la ciudad, a principios de siglo manifiesta:
«Los comienzos del siglo XX no fueron propicios para el norte. El malestar cundía como una epidemia. Muchos barcos anclados en los puertos, mucha frivolidad y corrupción, mucha miseria. Encontrados intereses se disputaban la hegemonía del nitrato. Capitalistas chilenos, peruanos, bolivianos, ingleses, franceses, suizos, norteamericanos, pugnaban por implantar su predominio. Y el signo monetario desvalorizándose vertiginosamente. La matanza de 1907 no se hizo esperar. Los obreros, que bajaron desde la pampa al puerto, reclamando airados una moneda estable, recibieron abrumadoras raciones de metralla» (González 1956:32).
Uno de sus personajes, la Timona, en su novela Los Pampinos, muestra en su cuerpo, la señales de la matanza:
«Se desgarró -la Timona- la blusa y mostró sus pechos morenos.
-Mirad: esta es la herencia de la Escuela Santa María. Cicatrices. ¿Hechas por quién? Por ellos, por los bárbaros, que se llenan la boca con el honor y el patriotismo» (González 1956: 111).
En la novela de Nicomedes Guzmán, La luz viene del mar, Ceferino López, recuerda así la matanza:
«El crimen se llevó a cabo casi en media tarde. Los hombres sabiendo que se les engañaba, exasperándolos a fuerza de esperas inútiles, declararon su voluntad inamovible de no abandonar la escuela…Entonces, comenzó el tiroteo… Los fusileros de «La Esmeralda», obedeciendo las órdenes superiores, echaron por tierra a cientos de hombres… Fue una matanza impiadosa, que nuestra historia no registra, por lo feroz, seguramente… La historia no hace comúnmente sino elogiar la acción militar… Registrar una cosa tan espantosa como la que les cuento es ir en contra de las costumbres y negar todos los obligados elogios… Se dice que murieron más de dos mil obreros… ¡Sangre que nos pertenece derramada friamente!… ¿Estábamos sin defensa, no podíamos hacerles frente!…¡Lo de siempre!… La sentencia bíblica de ganar el pan con el sudor de la frente se ha cumplido en Chile mediante heroísmo mojados con sangre… Ustedes, compañeros, vieron recién la vieja tumba… Allí están los huesos de nuestros camaradas. Yo conocí a muchos de ellos… Pueden haber sido diez, cien, mil o más… La cantidad no cuenta, sino el hecho… ¿Esto es: lo tremendo es el hecho!…» (Guzmán 1963: 203).
Sin embargo, en la segunda mitad del presente siglo, la muerte de nuevo habría de hacerse presente. Esta vez en Pisagua.

1 Pero, hubo otro monolito, levantado en el lugar donde fueron enterrados, en el Cementerio 2, en una fosa común, los obreros de la pampa. Ese lugar, estaría hoy cubierto por las casas de la población Jorge Inostroza. El testimonio encontrado en la novela La luz viene del Mar de Nicomedes Guzmán, permite tener una idea de ese monolito. Dice: “Se encontraban junto al cuadrilátero que guarda los restos más que treintañeros de las víctimas caídas en la masacre de la Escuela Santa María. Una placa recordatoria, unas pequeñas escalerillas de mentido mausoleo, y arrriba, sonre una especie de pdestal, la figura de un pampino, apuesto y de largos bigotes: he ahí el homenaje popular a los cientos de honmbres inmolados”. (Guzmán 1936:192).

Santa María en la literatura

Santa María de Iquique en relaciones literarias.

Dr. Pedro Bravo Elizonde
Universidad de Wichita. Estados Unidos.

Lo ocurrido en la Escuela Santa María de Iquique, aquel sábado 21 de diciembre de 1907, fue representado como ficción desde los inicios de su relación. El primero de ellos corresponde al general Silva Renard, cuando en sus oficios al gobierno cataloga a los obreros pampinos como turba, despojándolos de esta manera de su condición de seres humanos, su no existencia como trabajadores: Desde el domingo 15, día que bajaron las primeras turbas de huelguistas de la Pampa, comenzó la alarma en esta ciudad. Con la bajada de nuevas turbas en los días siguientes, la alarma fue creciendo (…) (Bravo Elizondo 1993: 204.). Ficción fue también el tiempo cronológico en que las ametralladoras hicieron fuego sobre los obreros: El fuego no duró sino segundos (…) A este fuego debe atribuirse el crecido número de bajas (205). En su primer informe sostiene que Hechas las descargas y ante el fuego de las ametralladoras, que no duraría sino treinta segundos, la muchedumbre se rindió. Apegado a la realidad y la verdad, el cónsul inglés Charles Noel Clarke, en nota al Foreign Office de fecha 3 de enero de 1908, afirma que el fuego de las ametralladoras duró un minuto y medio
La diferencia entre una y otra versión es abismante, cuando se considera el poder de fuego equivalente a ochocientas balas por minuto y una apretada muchedumbre, como la cataloga el general educado en Alemania. Ficción fue el cable enviado por la Associated Press alrededor del mundo, ( el día en paréntesis es cuando aparece publicado en Estados Unidos), cuando anuncian con el título de Blood in Chile Strike
Valparaíso. Dic. 21. (Domingo 22). La huelga de los trabajadores salitreros ha rendido ya sus frutos en sangre y muerte y diariamente empeora. En Lagunas, ayer, hubo un encuentro entre tropas y huelguistas, en el curso del cual siete hombres fueron muertos y dieciséis heridos. En Iquique un hombre fue muerto y varios heridos en un encuentro con las autoridades. La censura se ha establecido en Iquique. Los huelguistas ahora suman no menos de 30.000 hombre y ningún tipo de trabajo se realiza en los distritos de Antofagasta, Mejillones o Caleta Buena.
Varios miles de hombres regresaron ayer a su trabajo.
Associated Press. Santiago, Chile, Dic. 23.(Martes 24). El movimiento huelguístico en la pampa salitrera, el cual por algún tiempo cerró los negocios en el país, está rompiéndose.Varios miles de obreros regresaron a su trabajo ayer.
Ficción fue también el anuncio de la muerte de los dirigentes, pero en este caso favoreció su escape. José Brigg, hijo de norteamericano y dirigente máximo de la huelga, conjuntamente con Luis Olea logran llegar al Perú. José Santos Morales, a Uyuni, Bolivia.
Uno de los primeros artefactos literarios sobre la masacre, es un poema-canción, conocido como Canto a la Pampa, que en su primera versión se conociera como Canto de Venganza, del periodista obrero Francisco Pezoa y que se entonaba con música de una popular melodía La Ausencia. Luis Olea dedica un soneto al general victorioso, publicado en El Cantor del Pueblo (Coquimbo, 1908),
Hoja de Laurel

Amparado por la Carta Nacional
se creyó con derecho el pobre roto
para unirse en legión y poner coto
al abuso sin ley del capital…
Y en enjambre creciente y colosal
el desierto cruzó con alboroto,
reclamando más pan y más poroto,
como ley de equidad y orden social…
Y tú…¡Gran Capitán! en tu estulticia
defendiste al becerro en tu batalla
y colmaste de gloria a tu milicia,
resolviendo con sangre y con metralla
la Razón, el Derecho y la Justicia
al reclamo que hacía la canalla.

Nuestro Andrés Sabella denomina el soneto, como el que cruzó catorce caminos de odio al rostro de Roberto Silva Renard, el protagonista fatídico de la indeleble deshonra del gobierno de don Pedro Montt.

Como no nos es posible detenernos en las varias obras brotadas al calor de los sentimientos que provoca la masacre, enfocaré mi estudio selectivamente en dos autores: Volodia Teitelboim y Sergio Arrau, un novelista y un dramaturgo. Si tuviera que justificar tal elección, diría que ambas obras inciden fundamentalmente en el asunto y tema propuestos, y ambos conllevan un tópico específico: Elías Lafertte (1886-1961), el líder obrero en el primero; José Brigg, el dirigente de la huelga, en el segundo. Sobre Lafertte, representante del proletariado pampino en aquella época, hay una excelente autobiografía, cuya pluma o escritor fantasma, como se le conoce en inglés, corresponde a Enrique Délano, su camarada de ruta (información obtenida a través de amigos comunes); de Brigg no existe un estudio, ni mayores datos, pues no hay fuentes y sólo obtuve en una investigación en Perú, información sobre su arribo después de la masacre, pero nada con respecto a su vida y muerte en tierras hermanas. Sergio Arrau en base a mis informaciones y petición, escribió su obra teatral, premiada por la Universidad Católica de Chile, en Santiago, en 1985, con el galardón «Eugenio Dittborn.»
Obreros y dirigentes merecen ser recordados en esta ocasión en que se celebran noventa años del sacrificio por un sistema de vida acorde a la calidad de ser humano, en la región olvidada del largo y estrecho país, que usufructuó de la riqueza salitrera por más de una generación.
Yerko Moretic, ese gran crítico de El Siglo, al comentar en su página del domingo 26 de mayo de 1968, la tercera edición de Hijo del Salitre, aseveró
No es una biografía novelada ni una novela biográfica, tampoco una novela histórica, ni una novela de tesis, ni una novela de idealizadora propaganda política, aunque de todas estas especies novelísticas tenga algo en algún sentido, en el mejor sentido. Ante todo, es un inmenso y logrado esfuerzo por novelar uno de los procesos iniciales de la clase obrera chilena, el proceso de la transformación en clase revolucionaria, una clase en sí y para sí, una clase que comienza a generar su partido de vanguardia y se propone, todavía nebulosamente, objetivos políticos socialistas (…) El novelista puso su atención (…) en uno de los sectores más densos del proletariado chileno a comienzos de siglo: en los obreros de la pampa salitrera, brutalmente explotados en faenas rudas como pocas y en un medio geográfico de abrumadora hostilidad. Y como ejemplo individual del despertar de esta clase obrera (…) siguió con minuciosidad y hondura los avatares de la niñez y la adolescencia de Elías Lafertte.
Esta larga cita busca situar y dejar en claro que la novela no es un documento histórico y por lo tanto Lafertte no es el héroe, ni pretendió serlo. Es el aglutinador, el núcleo de la historia, simboliza el despertar de la conciencia obrera. Su autobiografía Vida de un comunista (Páginas autobiográficas) (1957) confirma la sospecha de la información recibida por Teitelboim de parte de Lafertte, de su vida y vicisitudes en la pampa salitrera. Elías no estuvo en la Escuela Santa María, así lo admite él mismo. Bajó de la pampa por solidaridad con sus compañeros de trabajo.
Lo notable de la aparición de la novela es el período histórico en que se publica, bajo la presidencia de González Videla (1946-1952), quien pese a ser elegido con el apoyo del Partido Comunista, dicta la Ley de Defensa Permanente de la Democracia (1948) que desplaza cívicamente a miembros y simpatizantes del partido, los cuales son relegados a distintos puntos del país, siendo el más notorio el de Pisagua. La novela entonces conlleva una triple motivación: trae al campo de la literatura nacional, la vida del líder obrero, de allí el título; relata morosamente la masacre de la Escuela, y se escribe y publica «en el tiempo de la ilegalidad.»

El desarrollo narrativo corresponde a la denominada novela de aprendizaje o Bildungsroman. El espacio definido por las fronteras geográficas del puerto y la pampa, conforman el mundo novelístico interior y exterior. Teitelboim divide su libro en cuatro capítulos: I. La áspera mañana. II. Vamos al puerto. III Sábado negro y IV El canto de la pampa.
El primero de ellos relata la infancia del protagonista y su ingreso al mundo del trabajo a los nueve años en la Oficina La Perla, como machucador o matasapos (el que tritura bolones de salitre). Tres veces retorna a su terruño, Salamanca, pero como lo manifiesta su abuela, » La pampa es la sal de la tierra. El suelo humea; pero allí el dinero corre como la sangre por las venas.» Elías a los veinte años se ha transformado ya en pampino de alma. Los capítulos restantes tendrán como motivo la gran huelga de 1907. La masacre, el sábado negro, marcará el destino del protagonista. A los veintiún años desaparecerá su inocencia social, para dejar paso a la duda, el compromiso y la identificación con la lucha que ha iniciado el hombre de la huella, Recabarren. Elías es parte de la pampa. Comenta el narrador, «Era un terrón viviente del desierto, hijo del salitre, parte de su pueblo, arena de sus dolores.» En el mundo fictio de la novela, Elias simboliza el despertar del proletariado pampino, que repuesto del sopor causado por la masacre, emprenderá la lucha en el plano político. Las ideas socialistas lograrán movilizar a los obreros que aún no adquieren conciencia de su potencialidad de lucha. De allí a la formación de un partido obrero, el Partido Obrero Socialista, hay sólo un paso. Que Iquique fuese la cuna de tal suceso sólo confirma el espíritu y la labor de los olvidados dirigentes de la época, encabezados por Luis Emilio Recabarren. La fundación ocurre el 6 de junio de 1912, en el local de El Despertar de losTrabajadores, Barros Arana 9, casi esquina de Sotomayor. Lafertte se incorpora al POS el 6 de julio de ese año. El hijo del salitre ha completado su formación social.
Si hubiese que criticar algún aspecto de la novela, sería el hecho que el narrador no otorga a José Brigg la altura y reconocimiento a su labor como dirigente. Uno de los personajes comenta refiriéndose a Brigg: Para él todo fue una aventura de anarco. No hemos vuelto a saber de él. Era anarquista – repitió- Su camino no es nuestro camino (466). Se ha olvidado que la captura de los dirigentes significaba su muerte inmediata. Que la censura fue absoluta, y el país cerrado para evitar la huída. La antinomia ideológica impide a la voz narradora un juicio imparcial.
Pero tal punto de vista será corregido, cuando Sergio Arrau, quien a fuer de dramaturgo es profesor de historia, se documente en el manuscrito que le proporcionara sobre lo ocurrido en la Escuela Santa María y acceda a escribir un drama que titulará Santa María del Salitre. Cómo sintetizar en una pieza teatral lo sucedido, y recuperar para las generaciones actuales y venideras un hecho histórico y social que como señala Leopoldo Castedo, aún se considera como una verguenza nacional y se silencia o disimula su registro histórico (322).
Arrau advierte al director ficticio,
La cantidad de actores necesarias para el montaje de esta pieza es variable.Algunos pueden hacer varios personajes. Los hay «reales»- históricos – y «ficticios.» Reales son los dirigentes obreros Brigg y Olea, las autoridades gubernamentales Eastman, Guzmán y Viera Gallo; los militares Silva Renard y Ledesma y el industrial Richardson. Los acontecimientos escénicos son fieles a los sucesos reales acaecidos, con la lógica condensación y estilización que requiere la escena. La obra se mueve en dos planos: histórico y costumbrista, recreando personajes que fueron y personajes que podrían haber sido, en un intento épico-dramático de aproximación y comprensión del acontecimiento tratado. (1)
El dramaturgo divide su Crónica Epico-Dramática en dos partes. La primera se inicia el 8 de diciembre de 1907. La segunda el lunes 16 del mismo mes. La trama argumental la sostienen tres personajes: uno chileno, Rosario; otro peruano, Cholo; completa el triángulo Estelita, hija del boliviano Urbina. De esta manera se entrecruzan las vidas y visicitudes de los tres principales estamentos obreros de la pampa salitrera. El autor, lejos de construir la obra en función de un punto de vista privilegiado, el del héroe por ejemplo, integra en la unidad sintagmática la pluralidad de diversos agentes. La organización estructural del drama está determinada por la superposición de líneas de configuración no paralelas, sino confluyentes. Me explico. Como es obvio en toda representación escénica, cada personaje configura una forma de ser arquetípica. Tenemos a Salvador, el dirigente obrero de base; a José Brigg, el dirigente histórico, a Rosario, Cholo y Estelita, jóvenes pampinos cuyas vidas se mueven en el plano afectivo y emocional; a doña Zoila, joven viuda que representa el despertar de la conciencia femenina en la lucha obrera. Con estos personajes, el dramaturgo avanza la acción en tres planos confluyentes: uno sociológico que nos entrega la visión del mundo pampino (la pulpería, abusos en las transacciones con fichas, pesos y medidas, el trabajo salitrero y sus peligros, las frustraciones de los enganchados por la quimera del salitre). El otro, centrado en Rosario, Cholo y Estelita, representativo de las nacionalidades. Finalmente la línea de configuración social que conllevan Salvador, Zoila y Brigg, elementos dirigentes, conscientes de lo que ocurre en la pampa y quienes son los signos de las motivaciones de la huelga.
Como era de esperarse de la dramaturgia de Sergio Arrau, la estructura es simple, brechtiana en la sucesión de escenas y cuadros que mediante la inclusión de un narrador, agiliza la acción, la dinamiza. Agréguense las canciones de la época y el humor arrauniano. La ausencia de escengrafía ingresan los actores y arman la escenografía con elementos ambientales esquemáticos y funcionales, desplaza el interés de la acción a los signos verbales del texto. Se acentúan así los personajes, la actitud, el gesto, la historia.
Uno de los aciertos de la lectura que Sergio Arrau hiciera de mi manuscrito, basado en documentos de la época, es el rescate de la actuación que le cupo al dirigente obrero José Brigg en la conducción del movimiento. Hijo de norteamericano, era trabajador en la pampa y fervoroso anarquista. Sobrevivió la masacre y se radicó en Perú, donde colaboró con sus compañeros libertarios del grupo de Delfín Lévano. En 1910, Centenario de la Independencia, el gobierno chileno dicta una amnistía para los líderes de la huelga de 1907. Hay una foto, en un periódico limeño, en la cual Brigg y Olea esgrimen brazos en alto, la noticia de la amnistía publicada en Chile. Rehúsan regresar al país. Olea muere en Guayaquil en 1911. Las huellas de José Brigg se pierden en el país hermano. Se ha olvidado que en el campo de las reivindicaciones sociales obreras de la época, fueron los anarquistas los más decididos defensores de sus hermanos de clase y demostraron en más de una ocasión, como en Iquique, que la violencia no era su arma de batalla. Brigg y Olea entre otros, lo probaron con su ejemplo.
Santa María del Salitre es una yuxtaposición de documento y ficción que como tal no se agota en ninguno de ellos, sino que recrea a la vez otras realidades que subyacen en la mente del lector/espectador. Actualiza la historia con la precisión de los datos y la veracidad documental. Es la otra historia, el resultado de la interacción de historia y literatura. Esta ha sido y es una de las constantes de la fición del salitre.
Si comparamos ambas obras desde la perspectiva de sus respectivos autores, veremos que Volodia Teitelboim centró el desarrollo novelístico en la biografía, aún no publicada, de Elías Lafertte, y coloca a su personaje como observador de los sucesos que deciden su existencia. Yerko Moretic lo manifestó acertadamente en la crónica citada,
La reconstrucción intensa, realista, de un hecho infamante de nuestra historia está lograda con un sin par maestría. Páginas tras páginas, con una pulcritud y un detenimiento que a ratos parecen excesivos, el autor compone un cuadro dantesco de la estúpida y dolorosa masacre (…) En cuanto al «héroe» individual de la novela, al joven Elías Lafertte, no realiza en verdad nada heroico. Es todavía un muchacho, y hay muchas cosas que no entiende, pero hay otras que empieza a entender.
Sergio Arrau absorbió la información de periódicos, cables, informes, deposiciones, defensa de los acusados y dio forma al play, acentuando la acción en la colectividad, tanto de los obreros pampinos, como en los representantes gubernativos y salitreros. De esta manera la perspectiva histórica se abre a cuestionamientos. Hijo del Salitre se escribe en el momento histórico en que la Guerra Fría determina la acción de los gobiernos latinoamericanos, seguidores de la política norteamericana que ya en 1947 empieza con la caza de brujas. Santa María de Iquique, cuando Chile ha sufrido lo que eufemísticamente se ha denominado crisis institucional. No debe llamar la atención ni es casualidad que uno de los protagonistas se llame Salvador. Cada autor respondió a su tiempo y a las utopías de su generación. El elemento aglutinador fue lo acontecido hace noventa años en la Escuela Santa María de Iquique. La memoria social no ha sufrido un revés, como acontece regularmente en este país llamado CHILE.

Testimonio de Francisco Javier Ovalle Castro

El siguiente es el relato de Francisco J. Ovalle Castillo, publicado en el libro «La Ciudad de Iquique» que fue editado el año 1908, acerca de la matanza ocurrida el 21 de diciembre de 1907, en la Escuela Santa María de Iquique:
La plaza «Manuel Montt» y la escuela «Santa María» han adquirido desde el 21 de Diciembre último una triste é imperecedera celebridad, por haber servido de asilo á catorce mil operarios de las oficinas salitreras declarados en huelga, en nombre de nuestra deplorable situación financiera.
El día 9 de Diciembre
El día 9 de Diciembre se demostraron los síntomas fatales de la huelga en la oficina San Lorenzo, situada en el «cantón» de Lagunas. Los obreros exigieron enérgicamente que el pago de sus jornales se hiciese al tipo de 12d.; que le fuese concedida la libertad de comercio en las oficinas por encontrarse absolutamente restringida, viéndose por tal motivo en la necesidad de verificar sus compras en la pulpería de la oficina donde prestaban sus servicios, aunque en otra parte la mercadería fuese mejor, más barata y más de su agrado; que fuesen cerrados con rejas de fierro todos los cachuchos y chulladores de las oficinas; que en cada oficina se colocase al lado afuera de la pulpería una balanza, para comprobar los pesos y las medidas, y muchas otras cosas que, examinadas con toda conciencia y justicia hacían muy razonables las peticiones y muy dignas de estudio por parte de nuestras autoridades.
El día 15
El día 15 del mes citado, los obreros de la Pampa, en número que pasaba de dos mil, llegaron a Iquique trayendo estandartes con lemas socialistas y banderolas donde se encontraban escritas sus justas peticiones. El descenso fué penoso; la árida y extensa pampa del Tamarugal, coronada por un sol ardiente y por fuertes vendavales que levantaban un polvo quemante, no ofrece á los viajeros sino modificaciones. Compréndase cuánto sufriría esa poblada guiada por una convicción sincera: la defensa de sus derechos, esa poblada, que venía a pié, con hambre y con sed, imposibles de satisfacer en un desierto! Y si á esto se agregan las mujeres, que venían también inspiradas en la defensa del derecho natural, y en el amor que les unía a los obreros, ese amor de las selvas, inspirados en esa ciega encarnación de los dos sexos opuestos, y que acompaña al hombre hasta el fin del mundo, destruyendo barreras, pisando volcanes y desdeñando los rugidos del Averno, -como lo probaremos más adelante, en el caso de una boliviana, – la jornada de los obreros, es una odisea admirable.
Cuando se tuvo conocimiento de que la romería se encontraba en las inmediaciones de los estanques del agua potable, tropas de infantería y caballería se dirigieron á ese punto con el objeto de rodear á los obreros, para que no se dispersaran por la ciudad, y escoltarlos al Club Sport, en cuyo recinto quedaron hospedados hasta la cinco de la tarde de ese mismo día, hora en que fueron trasladados á la escuela «Santa María».
Allí recibieron la visita del Intendente interino de la provincia señor Julio Guzmán García, á quien acompañaban el jefe accidental de la División y Comandante del Regimiento de Caballería señor Agustín Almarza y los abogados señores Santiago Toro Lorca y Antonio Viera Gallo. Todos estos personajes dirigieron á los viajeros frases amables que dejaron entrever una bella esperanza, que en esta ocasión no encontró en ellos el eco que hallaban cuando la inteligencia del obrero estaba en pañales y no se ofrecía todavía á sus ojos ese magnífico horizonte que ahora le permite vislumbrar el reinado de la República Universal.
El señor Guzmán García impartió las órdenes necesarias para que los viajeros tuviesen un almuerzo abundante y nutritivo, el cuál no sólo se les dió durante ese día, sino todo los demás que permanecieron en esta capital, habiéndose habilitado una sala de la escuela «Santa María» para depositar las provisiones que fueron de la mejor clase y muy copiosas.
El señor Guzmán García, mantuvo una activa comunicación telegráfica con la Moneda, ya pidiendo instrucciones, ya tropas para resguardar el orden, y celebró con los salitreros numerosas conferencias á fin de poder solucionar tan crítica situación.
Desde el 15 hasta el 21 de Diciembre
Desde el 15 hasta el 21 de Diciembre la afluencia de ciudadanos pampinos fué enorme, llegando á reunirse en Iquique al rededor de catorce mis almas.
El vecindario iquiqueño, ante tal afluencia de personas venidas de lejanas tierras, en nombre de su derecho, se alarmó profundamente y cerró las puertas de sus hogares. Otro tanto hizo el comercio. Todo esto se verificaba no obstante ser los huelguistas hombres tranquilos y respetuosos; pero si hemos de ser imparciales para dar al César lo que es suyo y á Dios lo que también le pertenece, debemos decir que de esta tranquilidad, el vecindario y el comercio hicieron muy bien de dudar, dado el hecho de que la poblada venía hastiada. Perseguidos de contínuo los obreros por las inclemencias de la suerte, llegaban á las puertas de Iquique profundamente descepcionados; así que, era muy posible que en un momento de ira, engendrada en su largo y profundo dolor, se lanzaran sobre los hogares del vecindario.
Los huelguistas encontraron aquí numerosos adeptos. Hicieron causa común con ellos casi todos los gremios de este puerto, habiéndose interrumpido absolutamente el tráfico de tranvías del ferrocarril de sangre, el de los carruajes del servicio público y el de los particulares. Solamente quedaron en funciones los operarios de la compañía de alumbrado.
Por disposición suprema vino á Iquique el buque de guerra «Blanco Encalada» cuya marinería debía velar por el orden de la ciudad. Después de una brevísima estadía en este puerto, el «Blanco» partió para Arica, con el fin de traer 250 hombres del Regimiento de Infantería «Rancagua» que vinieron á las órdenes del 2.º Jefe del expresado cuerpo, Mayor don Arturo Moreira y 50 hombres de la Compañía «Atacama» que traía el Teniente 1º señor Heriberto Behenke. Esta tropa se hospedó en el cuartel del «Carampangue» el cual sólo albergaba una parte de este Regimiento y que se hallaba bajo las órdenes del Capitán señor Rogelio del Pozo Barceló, pues el resto de él había á la pampa con el Comandante señor Villareal, quien se quedó en Central desde donde distribuyó sus tropas en las oficinas salitreras de norte y sur.
También se vino á Iquique el «Esmeralda» trayendo á su bordo topa del Regimiento de Artillería de Costa.
En la oficina «Buenaventura» los huelguistas sufrieron la dolorosa pérdida de uno de sus compañeros; pero en honor de la verdad, debemos declarar de que esta baja se produjo á causa de que el obrero trató desarmar á un soldado de la sección de tropa que mandaba el Teniente 1º señor Valenzuela, y el soldado, cumpliendo con uno de sus más elementales deberes de su cargo, se defendió, traspasando con el yatagán la espalda del huelguista, cuyo cadáver llevaron en un tren de carga más de mil ciudadanos que se dirijían a Iquique, para unirse á sus hermanos de la escuela «Santa María», y el cual les fue quitado por la policía al llegar á este puerto, con el fin de evitar desórdenes y acallar la ira encendida nuevamente por la demora de los salitreros en acceder á sus peticiones.
El Gobierno nombró una comisión á fin de que viniese á poner término á esa terrible situación, la cual fué compuesta del Intendente de la provincia señor Carlos Eastman, que se encontraba en Santiago haciendo uso del feriado legal, al mismo tiempo que gestionaba su retiro del la Intendencia; del General de Brigada don Roberto Silva Renard, que acababa de llegar de Europa y que hacía medio año que había sido nombrado Jefe de la División, y del Coronel don Enrique Sinforoso Ledesma, que se encontraba también en Santiago. Todos estos caballeros se embarcaron en el «Zenteno» el cual había recientemente llegado de su hermoso viaje á Hampton Roads.
La expresada nave de nuestra Armada fondeó en Iquique el día 19 de Diciembre, á las 3 1/2 de la tarde, en un día espléndido, pero con un mar sumamente agitado.
El muelle fué rodeado con tropas a fin de evitar aglomeraciones.
Una romería compuesta de más de 10 mil ciudadanos esperaba la entrada del señor Eastman, quien antes de venir a tierra celebró una conferencia á bordo, con el Intendente interino señor Guzmán García y el Presidente del Partido Radical señor Toro Lorca.
Los balcones de todos los hogares cercano al muelle estaban cubiertos de personas. En la torre de la Aduana se habían dado cita numerosos particulares, así como también en ñas ventanas del Club de la Unión.
La muchedumbre estaba inquieta con la demora de la comisión en venir á tierra. La conferencia duró media hora, al cabo de la cual las baterías del «Zenteno» dispararon tres cañonazos, con las cuales daban el adiós, al primer mandatario de Tarapacá.
En una lancha que traía izado el pabellón nacional, llegó la comitiva al muelle.
Descendió el señor Eastman con su pecho henchido de emociones; saludó con la hidalguía de viejo aristócrata á los que los esperaban en el muelle, y con aire marcial y seguido de miles de ciudadanos, que creían encontrar en él á un regenerador, tomó la ruta trazada por las tropas que le presentaron sus armas, en dirección á la Intendencia, bajo los rayos de un sol sofocante y las salutaciones destempladas pero respetuosas de la ávida muchedumbre.
Una vez llegado á la Casa Consistorial y repuesto de las fatigas del viaje, el señor Eastman apareció en uno de los balcones del lazo izquierdo y dirigió á la gran muchedumbre un lacónico y consciente discurso. Se conocía claramente que sus palabras brotaban de un pecho honrado. El no trató jamás de engañar á su pueblo. El señor Eastmann de nada es responsable; cuando él llegó a Iquique la hoguera estaba encendida; además, la tormenta se desencadenó para él en forma opuesta á las tormentas de su vida doméstica, las cuales no supieron ni inspirarle en su tarea de Estado.
El discurso del Señor Eastman fué interrumpido á cada paso por vivas destemplados que nacían de los pechos comprimidos de los obreros, de esos pechos que con tanta valentía, se ofrecen de blanco á las balas del enemigo en los campos de la gloria.
Pocos momentos más tarde la muchedumbre se dispersó por las calles, celebrando un meeting en la plaza Prat, análogo á los que habían celebrado los días anteriores. En esos momentos hizo su desembarco la tropa del Regimiento «O’higgins», que vino en el «Zenteno» al mando del Comandante del mismo cuerpo, señor José Agustín Rodríguez, la cual se hospedó en el Liceo de hombres, situado en la calle Baquedano, donde había estado alojada la oficialidad y la marinería del «Blanco Encalada». Parte de este nuevo refuerzo subió a la Pampa.
El señor Eastman trabajó con noble afán por la conjuración del conflicto: celebró interesantes conferencias con el señor Guillermo Hardie, presidente de la Asociación Salitrera, y con los directores del Comité huelguista, sin llegar á ningún arreglo satisfactorio, no obstante haber ofrecido los salitreros un aumento en el pago de los jornales, y el Gobierno otro, hasta dejar tranquilos á los obreros, mientras se terminaba en la Moneda el estudio del problema financiero.
Parece que el Comité huelguista, por un error, desvió el rumbo de las negociaciones. Sin duda alguna que este proceder se inspiró en la desconfianza que al obrero causa el patrón de las salitreras. No hubo avenimiento entre el señor Eastman y el Comité. Esto engendró el decreto que declaró la ciudad en estado de sitio, ordenando la evacuación de la escuela «Santa María». Se ha dicho también que la evacuación se decretó, en vista de que, con la aglomeración de gentes en un lugar no muy vasto, como la escuela, la salubridad pública estaba en peligro.
Desalojar la plaza «Montt
El día 21 de Diciembre el Intendente envió al General señor Silva Renard, que se encontraba en la plaza revistando las tropas, una orden para que hiciese desalojar la plaza «Montt» y la escuela «Santa María».
El General se marchó á cumplirla, seguido de su Estado Mayor y de los cuerpos de guarnición en Iquique. También lo acompañaban el Gobernador Marítimo y los Comandantes del «Blanco Encalada» y del «Zenteno», señores Jorge Mery y Arturo Wilson.
Una vez en la plaza «Montt» el General, dirijió á los huelguistas palabras de consejo para que abandonasen la escuela, procediendo de igual manera las personas caracterizadas del séquito del General, pero no obtuvieron nada de los huelguistas, los cuales creyeron que se trataba de hostilizarlos. Ante tan tenaz negativa, emanada sin duda alguna de la idea de la defensa de sus derechos, reventaron las balas de las ametralladoras del «Blanco Encalada», manejadas por un guardia marina del «Zenteno» y las de las tropas que rodeaban la plaza «Montt».
El campo quedó cubierto con sangre humana; la entrada principal quedó interrumpida por una gran barrera de muertos y de agonizantes. El espectáculo era siniestro. Las lamas más frías habrían temblado de temor. No pudimos contar el número de los caídos; los rujidos de ……. copiar página 286
Entre los heridos había una brava boliviana con un muslo roto, que penetró á la escuela en los momentos de mayor agitación. Impedida de entrar por la tropa, resistió esta imposición con una actitud heroíca, pronunciando estas palabras: Donde está mi marido allí entro yo; donde él muere, allí muero yo. La boliviana, tendida entre los muertos, respiraba dolorosamente; se conocía que su herida la atormentaba, pero que no estaba arrepentida de haber ascendido hasta el altar de su sacrificio: ella estaba satisfecha de haber derramado su sangre al pié del altar de sus convicciones.
Otro huelguistas, con un arrojo sin igual, al sentir las balas y al ver que sus compañeros caían, ofreció valientemente su pecho, diciendo: Apuntad, aquí tenéis mi corazón. Las balas penetraron en ese pecho viril, y de lo alto de la torrecilla de la escuela rodó ese hombre fuerte, que, de una manera elocuente, que nuestra raza no está degenerada y que es siempre la raza de titanes que ha dado glorias á la patria.
Tomado del libro La Ciudad de Iquique.
Francisco J. Ovalle Castillo
Imprenta Mercantil, Baquedano Nº 6. 1908.
pp. 272-288.

Testimonio de Leoncio Marín

21 de Diciembre
Compendio y relación exacta de la huelga de
pampinos desde su principio hasta su terminación.
DETALLES INTERESANTES
Estadística de las victimas
LEONCIO MARÍN
Iquique 15 de Febrero de 1908.
Presentación
El centenario de la matanza de la Escuela Santa María ha puesto en vigencia el tema de la memoria, no sólo en la ciudad de Iquique, sino que en ciertos sectores de la sociedad chilena. Se han diseñado actos políticos y culturales, se han abierto, por lo menos en la ciudad de Iquique un fondo concursable de proyectos direccionado para ese evento, actos académicos, reimpresión de libros, exposiciones fotográficas, etc. Todo ello en dirección de recordar la matanza de hombres, mujeres y niños del 21 de diciembre de 1907.
En una ciudad con una fuerte tradición obrera y popular, además de otras manifestaciones como el deporte y la religiosidad popular, el tema de la memoria, de la identidad y del patrimonio parece ser un tema central. Más aún si lo ponemos en el contexto de una ciudad que desde la década de los años 80 y por mediación de la Zona Franca ha ido cambiando su estructura demográfica, arquitectónica y cultural. Esto ha traido en otras tantas consecuencias, por ejemplo, el deterioro del casco antiguo, con todos sus lugares en la que la sociabiidad popular se desplegaba. Con la dictadura militar las referencias populares, fueron abolidas. Las calles cambiaron de nombre. Por ejemplo, la calle José Brigg fue cambiada por la de un militar de apellido González. Hay muchos otros ejemplos más.
El debate sobre la cuestión de la memoria ha alcanzado desde fines del siglo pasado, su mejor expresión. Al decir de Huyssen, se observa en Occidente una preocupación más sobre el pasado que sobre el futuro, tema éste tan especial de la modernidad que apuntaba fuertemente al futuro. Observa este autor que “Desde la década de 1980, el foco parecería haber pasado de los futuros presentes a los préteritos presentes (2007: 13). Ello en gran medida se explica por los debates sobre el Holocausto, en Europa y en Estados Unidos. En nuestro continente el fin de las dictaduras militares y su enjuiciamiento ha motivado una serie de actos afirmativos sobre la memoria que se podría resumir en la frase “Para que nunca más” o bien “Ni perdón ni olvido”. La relación, y sigo a Huysseen, entre el Holocausto y los régimenes dictatoriales del cono sur de América podría caber dentro de lo que él llama la “globalización de la memoria” (2007, 17). Lo dice: “Es precisamente el surgimiento del Holacausto como un tropos universal lo que permite que la memoria del Holocausto se aboque a situaciones específicamente locales, lejanas en términios históricos y diferente en términos políticos respecto del acontecimiento original” (2007, 17). Funciona entonces el Holocausto como una especie de memoria fundacional que señala que el horror carece de límites imaginables.
Los discursos de la memoria tropiezan sin embargo, con elementos no siempre fáciles de dilucidar. Uno de ellos, entre muchos otros, tiene que ver con la dificultad en separar el pasado real del pasado mítico. Habrá que recordar aquí la expresión de Appadurai con la idea de que toda “memoria es imaginada”. Aparte de las posturas de Freud que afirmaba que la memoria y el olvido están indisolublemente ligados unos a otros, que le memoria no es más que otra forma de olvido, y que éste es una forma de memoria oculta.
No obstante lo anterior, las memorias y sus discursos necesitan sus propios instrumentos para imponerse y reproducirse. En este sentido, las memorias dominantes, se imponen sobre las restantes, porque disponen de recursos materiales y simbólicos para ello. La memoria nacionalista apoyada fuertemente por el Estado, por la escuela y los medios de comunicación de masas, imponen los términos del recuerdo y una lectura fundacional del pasado que no deja espacio para que otros discursos, en este caso, el de la clase obrera, interfiera en su despliegue.
Es lo que sucede en Iquique. Los hechos del 21 de mayo de 1879, se constituyen en el hecho fundacional de la memoria nacionalista. Sobre este tropos se movilizan recursos materiales y simbólicos. Se levantan monumentos (el de Arturo Prat -1910- y el del Marinero Desconocido -1986-), se reproduce el evento a través de la educación, ya sea través de desfiles o bien en la enseñanza del hecho y en la construcción casi inmortal del héroe.
Los nombres de las calles, en su mayoría, recuerdan a los protagonistas de la Guerra del Pacífico. En otras palabras, gracias a la poderosa acción del Estado que busca la chilenización de esta zona ganada al Perú, se genera y se logra consolidar un sentido común nacionalista que nadie pone en duda.
No sucede lo mismo con la memoria obrera. Esta carece del apoyo del Estado, y sólo se mantiene y reproduce por los esfuerzos de grupos organizados que luchan por su difusión. La prensa obrera surgida en la época del salitre, entre lo que destacan, entre otros, Osvaldo López y Luis Emilio Recabarren, la literatura comprometida, el teatro obrero, son instrumentos que usa la clase obrera, o mejor dicho su élite, para su despliegue y proyección en el futuro.
La matanza de obreros (hombres, mujeres y niños) ocurrido el 21 de diciembre de 1907, ha logrado permanecer en la memoria obrera, aunque de un modo residual, fragmentado y a menudo sin coherencia histórica. Recién en los años 80 del siglo pasado la historiografía se preocupó del caso, pero fue y esto hay que recalcarlo, una historiografía que se distanciaba de la oficial. El trabajo de Eduardo Devés y de Pedro Bravo Elizondo son pioneros.
En la línea de la reconstrucción histórica de la matanza, y en la perspectiva de la recuperación de la memoria obrera y popular, reeditamos, tal como lo hicimos con la obra “Los Mártires de Tarapacá” de Vera y Riquelme, este texto de Leoncio Marín, editado en Iquique en febrero de 1908, publicado el 15 de febrero de 1908, sigue casi la mísma lógica del relato de Vera y Riquelme. Y al igual que esos autores, poco o nada sabemos de Leoncio Marín. En la presentación bajo el título de “Cuatro Palabras”, a modo de advertencia nos indica, en aras de salvar la objetividad del relato: “En tal virtud, perderán su tiempo los que con lijero prejuicio buscasen en estas hojas otro móvil bastardo y diverso del que imprimen la recta y horrada intención con que están escritas”. El relato es cronológico y dispone de varias documentos para avalar algunos juicios.
La recuperación y reedición de este libro hay que entenderlo en la necesidad de acopiar información de primera mano sobre los hechos acontecidos ese 21 de diciembre. La construcción de la memoria popular, en este caso de la clase obrera, requiere acopiar testimonios, que es el único modo que tenemos de conocer una de las matanza más grande ocurrida en nuestra patria.
Citamos a Leoncio Marín, cuando nos recuerda los desencuentros entre la memoria popular y la memoria nacionalista: “Y aquí termina, querido lector, la relación de la huelga de los pampinos cuyo trájico desenlace vino á enlutar tantos hogares y ágregar a la historia de Chile otra fecha memorable que hace triste contraste con aquel 21 de mayo que tanta gloria le diera: el 21 de diciembre de 1907”.
Una cruel ironía, una calle de Iquique lleva el nombre de Rafael Sotomayor, ministro del Interior que diera la orden de la matanza.
Bernardo Guerrero Jiménez
Iquique, invierno de 2007
CUATRO PALABRAS
Al emprender esta publicación no nos hemos propuesto escribir la historia de las luctuosas escenas del 21 de Diciembre del año último. Están aun muy frescos los sucesos y faltos de tranquilidad los espíritus, para que pudiéramos acometer una empresa semejante.
Nuestro objeto, por ahora, no es otro que hacer una narración desapasionada, en lo posible, exacta de lo sucedido, como quien escribe la crónica de un trascendental acontecimiento a fin de que no se extinga la memoria de los sucesos, ni el tiempo los condene al olvido, ni los que tengan interés en desvirtuarlos o quitarles la importancia que los abona, logren que quede en blanco ó confusa una hoja de sumo interés para la Historia de Chile.
No de otro modo, ni bajo otro punto de vista debe estimarse la presente publicación, que bien puede servir mas tarde como cabeza de proceso para que las generaciones venideras juzgando friamente los hechos pronuncien su veredicto y condenen a los que aparecen culpados.
En tal virtud, perderán su tiempo los que con lijero prejuicio buscasen en estas hojas otro móvil bastardo y diverso del que imprimen la recta y honrada intención con que están escritas.
Cuando se penetra al templo de la verdad y se habla bajo su inspiración, las pasiones quedan a la puerta, mendigando perdón de las almas superiores.

El Autor.

SABADO 14
A pesar de encontrarse en huelga los trabajadores de la ribera y otros gremios, la ciudad de Iquique el día 14 de Diciembre estaba tranquila y los ánimos de todos, como de costumbre, se encontraban en su propio estado de ser sin que nada hiciera presajiar el compacto movimiento que se preparaba en toda la región pampina. Contribuían a la realización de este fenómeno las noticias favorables que se recibían de los preparativos para el grandioso mitin que debía efectuarse,- como se efectuó,- con todo orden, en el pueblo de Zapiga el Domingo 15.
No se respiraba, pues, la misma tranquilidad en la región Sur de la Pampa donde las presentaciones de los obreros habíanse recibido no sólo con menosprecio sino hasta con burlas por los representantes de los salitreros.
A las diez de la mañana del mismo Sábado los obreros de la oficina San Lorenzo no resistieron mas la soga y cortando eslabón por eslabón la cadena de miserias que los sugetaba, se reunieron en improvisado Comité llegando a la conclusión que de la única manera que serian oídos era bajando al puerto de Iquique donde, respetuosamente, harían valer sus derechos. Al efecto, luego esta resolución tomó cuerpo en todas las oficinas del cantón y, en pocos minutos, tres mil obreros dejaban la herramienta para reunirse en sesión general en el pueblo San Antonio.
A las diez de la mañana se ponían en marcha hacia puerto.
Tomaron la ruta del Ferrocarril Salitrero, encontrándose muy luego con el tren de pasajeros que iba atestado de viajeros que, precisamente, se dirigieron a presenciar el mitin de Zapiga.
Las ventanas de los coches fueron abiertas casi a un tiempo pudiéndose distinguir entonces una gruesa columna de jente que se aproximaba al convoy. Luego, como vistas cinematográficas, empezaron a desfilar frente a los coches numerosos trabajadores en cuyos rostros se retrataba la fatiga de una forzada caminata.
En el centro mismo de la columna destacábanse los colores de las banderas chilena, peruana y boliviana cuyos pliegues se batían al viento orgullosos, ufanos, al ir a la cabeza de ese Ejército Internacional, que marchaba escudado por un Sol de justicia que los alumbraba y les llamaba no desde Iquique como la fantasía les hacia forjar, sino de la misma eternidad ..! Iba, pues, ese Ejército a reclamar el pan que se arrebataba del hogar de sus soldados (ilegible de la copia)
El tren se detuvo y frente a él, sudorosos y cansados, se tiraban sobre el candente y vaporoso suelo los caminantes, dándose de esta manera a la vista de los viajeros el panorama mas conmovedor que se puede imaginar, inspirando al propio tiempo un sentimiento de alta conmiseración.
Un tanto repuestos, los caminantes se aproximaron al maquinista quien les dió toda el agua que llevaba y los pasajeros los socorrieron con frutas, botellas con cervezas, etc., etc. Una vez concluido esto los huelguistas, sin lanzar un solo grito subversivo, se despidieron con frases de agradecimientos. En seguida el tren partió y ellos continuaron su peregrinación.
DOMINGO 15
Al parecer la aurora del día Domingo y cuando el Sol con sus rayos de oro enriquecía esas Pampas, la caravana de viajeros llegaba al Alto del León. Ahí, respirando el aire puro de la soledad, donde el mas leve rumor recrea el alma, donde Natura queriendo ser también positivista sólo ha desparramado por doquier trabajo y mas trabajo, en ese sitio, podían ver ellos con conocimiento entero de causa cuan sacrificada era su vida ajitada de trabajador pampino, cuya labor después de ser remunerada por un puñado de fichas de caucho pasaba, como el tiempo y todo en esta vida, a confundirse entre las casitas de cartón de que nos habla el cuento; esto es, que esa labor de incalculable importancia quedaba grabada en la memoria del obrero que la efectuó porque en ella se fué algo de sus pulmones, algo de su propia vida.
A las siete y media de la mañana entraban al Hipódromo los trabajadores pampinos rodeándoseles al instante con la tropa del Regimiento Granaderos para evitar de este modo que entraran a la ciudad.
En el Hipódromo los esperaban el Intendente suplente don Julio Guzmán García acompañado de los vecinos don Santiago Toro Lorca y don Antonio Viera Gallo y el Jefe interino de la División don Agustin Almarza con sus ayudantes.
La Municipalidad hízoles colocar pipas de agua en ese recinto ordenándose el inmediato envío de víveres.
Luego después una comisión de los trabajadores se apersonó ante el Intendente haciendo, a nombre de sus compañeros, las siguientes peticiones:
“Pago de los salarios al cambio de 18 peniques por peso. Cambio de fichas a la par. Control para la venta al público en las pulperías colocando una romana fuera del sitio del negocio donde el comprador pueda comprobar la exactitud de su compra.
Prohibición de arrojar a la rampla el caliche desechado, y otras peticiones de menor importancia.”
El citado funcionario que se encontraba como tres en un zapato no sabiendo qué hacer contestó como las chiquillas de quince……. prometiendo……. prometiendo.
Intertanto dentro del Hipódromo los obreros se habían repartido en numerosos grupos comentando picarescamente las incidencias de la travesía. De cuando en cuando solía sentirse el seductor olorcillo de la carne asada al palo que allá a la distancia cocineros improvisados preparaban para satisfacer el apetito de los sufridos caminantes.
La Flora, la mismísima esférica comerciante de la calle Tarapacá, se volvía cuatro vendiendo frutas y golosinas a los niños.
A un periodista que en ese sitio se encontraba a pesca de datos, un trabajador le dijo:
“-Patrón. Quien diga que nosotros hemos venido a formar bochinche a Iquique, nos insulta.
Usted ve señor que aquí todos estamos tranquilos. Nuestro Comité ha presentado las bases de las peticiones que hacemos.
¿Los salitreros no las aceptan? Bueno. No volvemos al trabajo. ?Las aceptan? Pues a la pampa otra vez patrón, a poner el lomo duro en la calicheras.
Estamos seguro de la justicia de nuestra causa, sabemos que es legal lo que pedimos, ¿para qué vamos a echar a perder el pleito que tenemos ganado, con tinterilladas de mala ley?
Mientras no se nos provoque, mientras se nos respete como respetamos nosotros, nuestra actitud sera de respeto para las autoridades y para todos.
Lo que nosotros queremos es una contestación categórica para saber si nos vamos ó no a la Pampa.”
En ese momento en el palco de la Intendencia aparece un miembro de la comisión de los obreros, quién dió cuenta de la siguiente propuesta que acababa de hacérseles:
“Obreros y patrones acuerdan un tregua de ocho días, tiempo que los agentes de compañías de salitres consideran necesario para consultar a sus jefes en Londres y Alemania.
Aprobado esto los huelguistas vuelven a sus faenas para lo cual están listos los convoyes.
Por su parte los patrones se comprometen a dar contestación en el plazo acordado y si Esta es favorable a los trabajadores Estos quedan en pleno derecho para abandonar sus faenas.”
Tomándole mal olor a las anteriores proposiciones todos los trabajadores, en coro, respondieron que no aceptaban pidiendo se les contestara en 24 horas.
En medio de las protestas de tal proposición ocupó la tribuna el abogado don Antonio Viera Gallo quien después de hablar de la Patria y otras cosas, terminó diciendo:
“Vosotros soldados de acero, que habéis cruzado infatigables y serenos las candentes arenas de la pampa que se dilata en el horizonte, vosotros que habéis delegado en vuestro Comité Directivo todas vuestras atribuciones, tenéis el deber de acatar esa resolución, pues dicho Comité ya lo aprobó y a vosotros os toca obedecer y callar.”
Inmediatamente salió a la palestra el joven obrero que había leído las bases propuestas y dijo:
“El señor Viera Gallo esta equivocado. El Comité no ha aceptado tales bases. Lo que ha hecho es recibirlas y presentarlas a vosotros para que acordéis su aceptación ó rechazo.”
Las “rechazamos” fué la frase con que se contestó a este desmentido.
Habló en seguida otro obrero en los siguientes términos:
“Compañeros:
Las grandes causas han tenido ardientes contradictores y muchas veces se han visto perdidas porque la elocuencia de los grandes hombres ha arrebatado a las masas.
Yo modesto obrero de la Pampa, átomo insignificante dentro de la sociedad general, levanto mi voz para rebatir la elocuencia arrebatadora del señor Viera Gallo.
Pigmeo de la oratoria mis frases sin hilación no desvanecerán el influjo magnético del orador señor Viera Gallo. Pero sepan ustedes que mis palabras no son el hueco cascabeleo de los trajes de Pierrots, sino que nacen del fondo mas intimo de mi alma.
Es espresión sincera del obrero que vejetando en las candentes arenas del desierto, como ha dicho el señor Viera Gallo, viene a reclamar aquí lo que con justicia se les debe. No somos una aglomeración de beduinos, ni traemos bandera de esterminio para nadie; pero queremos se nos pague a un tipo de cambio de 16 peniques porque si los salitreros venden el salitre en peniques ellos en nada se perjudican con la baja del cambio y al contrario los salitreros aprovechando de esa baja nos pagan hoy la mitad del salario que nos pagaban antes.
Es inútil, compañeros, que en estas circunstancias se recurra al manoseado espediente de hablarnos en nombre de la Patria, recordándonos sus glorias. Eso es engañarnos con lentejuelas de clows de circo.
No nos convencen con esas promesas, pues no es posible que hayamos hecho un sacrificio estéril para volver hoy con la rama verde de la esperanza que mañana ó pasado se disipara como la nube al soplo de la mas lijera brisa.”
Concluido este discurso se reanudaron nuevamente las conferencias y acto seguido se oyó la voz algo jadeante del Intendente Suplente, que argulló:
“Podéis iros tranquilos a vuestras faenas que yo como la primera autoridad de la Provincia os prometo que vuestras peticiones serán aceptadas. Pero se necesita el plazo de ocho días pedido por los señores Salitreros para dar su contestación.
En el caso que no os sean aceptadas vuestras proposiciones podéis estar seguros que después de ese plazo el Intendente de la provincia os pondrá trenes en todas las estaciones para que bajéis a Iquique.
A las 5 en punto los trenes que os conducirán a la Pampa, estarán listos.
Aquí quedan vuestros representantes que sabrán cumplir con su deber”.
Concluida que fué esta peroración los obreros en correcta formación con sus banderas a la cabeza, dirigiéronse a la Estación donde, en verdad, estaban ya listos los convoyes anunciando la locomotora con prolongados pitazos su próxima partida.
Ya embarcados los obreros dominó en ellos el espíritu de justo arrepentimiento y, a una sola voz, desembarcáronse y después de formarse nuevamente se dirigieron a la Plaza Prat donde celebraron un mitin.
De ahí se fueron a la Intendencia donde hablaron algunos miembros del Comité huelguista, aconsejando a sus compañeros el mayor orden y compostura.
Se acordó entonces facilitarles el local de la Escuela Domingo Santa Maria situada en la plaza Manuel Montt para que pernoctaran.
A las tres de la tarde del mismo día Domingo llegaban á la ciudad veintidos mujeres con niños que también habían hecho la travesía a pié. Venías desde San Antonio siendo recibidas cerca de los estanques por algunos obreros.
LUNES 16
En las primeras horas del día Lunes los obreros enviaron una nota á la Intendencia en la cual esplayaban sus peticiones.
Helas aquí:
1º- Aceptar por el momento la circulación de las fichas hasta que haya sencillo, cambiándolas todas las oficinas a la par; y si alguna no la hiciera multarla con 500 pesos;
2º – Pago de jornales a razón de un cambio fijo de 18 d;
3º – Libertad de comercio en las oficinas en forma amplia y absoluta;
4º – Cierre general con reja de fierro de todos cachuchos y chulladores de las oficinas salitreras, pagando éstas una indemnización de $5,000 a 10,000 a los trabajadores que se malogren, á consecuencia de no haber cumplido esta obligación;
5º – En cada oficina habrá al lado de afuera de la pulpería y tienda, una balanza y vara para comprobar pesos y medidas;
6º – Conceder lugar gratuito para que funcionen escuelas nocturnas, siempre que algunos obreros los soliciten;
7º – Que el administrador no podrá arrojar á la rampla el caliche decomisado y aprovecharlo después en los cachuchos;
8º – Que el administrador de la oficina no pueda despedir á los obreros que han tomado parte en el presente movimiento sin darle un desahucio de dos ó tres meses ó en cambio $ 300 a $ 500;
9º – Que en lo futuro se obligan patrones a obreros á dar un aviso de quince días antes de poner término al trabajo;
10º – Este acuerdo una vez aceptado se reducirá a una escritura publica firmada por los patrones y las personas comisionadas por los obreros.”
________________
Acto seguido los obreros elegían el siguiente Comité Directivo de la Huelga:
Presidente, José Brigg.
Vice presidente, Manuel Altamirano.
Vice presidente, Luis Olea.
Tesorero, José Santos Morales.
Secretario, Nicanor Rodríguez.
Pro-secretario, Ladislao Córdova.
Delegados
Francisco Ruiz, por la oficina San Lorenzo.
Rosario Calderón, por la oficina Santa Lucia.
Roberto Montero, por la oficina San Agustin.
Juan de D. González, por la oficina Esmeralda.
A. Méndez, por la oficina La Perla.
Pedro Sotomayor, por la oficina Santa Clara.
Samuel Toro, por la oficina Santa Ana.
José Paz, por la oficina Cataluña.
Luis Córdova, por la oficina Argentina.
Evaristo Peredo, por la oficina Palmira.
Félix Paiva, por la oficina San Pedro.
José M. Cáceres, por la oficina San Enrique.
Arturo Tapia, por la oficina Cholita.
Manuel Quiroz, por la oficina Sebastopol.
Ladislao Córdova, por la oficina San Pablo.
José M. Montenegro, por la oficina Cóndor.
Germán Gómez, por la oficina Pirineos.
Ignacio Morandé, por la oficina Buen Retiro.
Ramón Fernández, por la oficina Carmen Bajo.
Julio Irigoyen, por la oficina San José.
Tenían representación en el Comité estos gremios:
Gremio de Panaderos, Ricardo Benavides y Abdón Espejo.
Centro Estudio Social Redención, Manuel Aguirre y Carlos 2º Ríos.
Gremio de Carpinteros, Pedro Pavez y Rodolfo Fernecien.
Gremio de Jornaleros, Francisco Monterreal.
Gremio de Lancheros, Eduardo Jofré.
Gremio de Pintores, Luis Araya.
Gremio de Gasfiteros, Rosario Solís.
Gremio de Albañiles, Juan de Dios Castro.
Gremio de Maestranza, Miguel 2º Silva, Arturo Espinoza y Armando Tucas.
Gremio de Carreteros, Abel R. Cueto.
Gremio de Cargadores, Ventura Ortiz.
Gremio de Abasteros, Agustin Muñoz.
Gremio de Sastres, Francisco Sánchez.
MARTES 17
En este día ya el movimiento huelguista tanto en la Pampa como en Iquique se hizo general no quedando ningún gremio que no tomara parte, inspirados todos en la mas franca y decidida solidaridad.
La autoridad hizo saber á los obreros que el Gobierno había nombrado una comisión de notables en el Sur para que arreglara el conflicto y que esa comisión venia ya en viaje en un buque de guerra.
Desde este día empezaron a llegar más obreros de la Pampa qué también hacían la travesía a pie con el objeto de adherirse a sus compañeros.
Para atender a los obreros que iban llegando y otros servicios del Comité se nombraron los siguientes ayudantes de orden:
Félix Paiva, Ignacio Morales, Ramón Fernández, Roberto Leyton, Arturo 2º Encalada, Carlos Castro, Ramón L. León, Manuel Arias, José Vera, Ernesto Araya, José 2º Alarcón, José Rosa Guerrero, José Luis Córdova, Senobio Valenzuela, Victor Cerpa, Pedro Fernández, Guillermo Miranda, José M. Cáceres, Hipólito Jalarca, Francisco Bugueño, Juan Jones, Ceferino Molina y Fermín Rojas.

A las cinco de la tarde fondeó en este puerto procedente de Arica, el crucero Blanco Encalada que traía tropa a su bordo. En efecto, á los pocos minutos desembarcaban 150 hombres del Regimiento Rancagua y 50 de la Compañía Ingenieros de Atacama. Toda esta tropa venia al mando del mayor don Arturo Moreira.
Con la llegada de este contingente la ciudad tornóse en un verdadero campamento inmediatamente los militares recién llegados con los de la guarnición del puerto, quitáronle el derecho a la policía constituyéndose en patrullas.
Como a las ocho de la noche llegó un convoy con más de mil trabajadores procedentes de Lagunas y pertenecientes a las oficinas Norte, Centro y Sur Lagunas.
Estos trabajadores no pudiendo conseguir maquina para trabajar se apropiaron de una locomotora donde formaron un convoy con carros planos, gobernándolos algunos operarios entendidos en la materia. Una Comisión del Comité les fué a recibir llevándoles a la Escuela Santa Maria, sitio al que habían bautizado los pampinos con el nombre de CUARTEL GENERAL.
MIERCOLES 18
En este día el Cuartel General ya se encontraba con sus cuadras casi llenas de jente y todos los habitantes del puerto se aproximaban á sus puertas para cerciorarse del orden y corrección con que allí se instalaban los viajeros, convenciéndose todos de la veracidad de los detalles que sobre este particular daban los diarios locales.
El Comité Directivo estaba situado en la azotea del edificio y los espaciosos salones de los bajos constituían los dormitorios, bodegas de comestibles y comedores de los alojados.
El Comité Directivo sesionaba todo el día y aun en la noche; los delegados que iban llegando y una vez reconocidos como tal por el Directorio eran anotados en un registro dándoseles al mismo tiempo las instrucciones del caso: que la bandera del orden que habían enarbolado, jamás fuera arriada.
La organización de ese Comité era más que magnifica, acabada; ahí todo era orden y sus miembros sólo deseaban unión y resignación para esperar que se les contestara favorablemente.
Compuesto el Comité por obreros de cuna, por hombre, que sólo habían hecho brillar su seriedad y tino para que sus compañeros les encomendaran tan delicada misión, el movimiento era dirigido tan sabiamente que jamás huelguista alguno en el transcurso de esos días, dió motivos de quejas en ningún sentido para nadie. Fué este el principal y poderoso motivo por lo que el movimiento se hiciera simpático ante todos los habitantes que no sentían arder en su alma el vil contacto de aquellos hombres de las libras esterlinas a quienes la historia de este suelo les reservara paginas de sangre escritas en letras de esterminio.
A las diez y media de la mañana del Esmeralda fueron desembarcados un piquete de noventa hombres de marinería y cuarenta hombres de la compañía de desembarco. Los primeros estaban al mando del teniente segundo Muñoz y los segundos al mando del teniente de Ejército Depassie.
Fué entonces cuando el Comité huelguista tomó el acuerdo de no celebrar mas comicios públicos para evitar de este modo se diera pretesto para emplear la fuerza.
En ese día fallecieron dos pequeños niños que, junto con sus padres, también habían hecho la travesía a pie enfermándose de resultas de tan pesado como penoso viaje. Uno era hijo de un trabajador de la oficina Santa Ana y el otro del trabajador Juan de Dios González, delegado de la oficina Esmeralda.
JUEVES 19
A las dos de la tarde llegaba un tren como con dos mil trabajadores de Huara, yéndolo á recibir una comisión nombrada por el Comité para llevarlos al Cuartel General.
Divisábanse á la cabeza de la columna las banderas chilena, peruana y boliviana flameando también muy alto la bandera blanca que en este caso no era el símbolo de la Patria Universal, sino el estandarte del orden y la paz bajo cuyos pliegues se abanderizaban también los que iban llegando.
A la entrada de la Escuela Santa Maria los recibió el Comité y uno de los llegados a nombre del pueblo de Huara saludó al pueblo de Iquique en esta forma:
“Compañeros, dijo, desde ese rincón de la Pampa que se llama Huara os traigo el saludo fraternal de vuestros hermanos de sufrimiento”.
La voz de este trabajador demostraba las fatigas del viaje y luego terminó pidiendo unión y orden a sus compañeros.
Después usó de la palabra el obrero Manuel Aguirre y tuvo frases felices para expresarse.
En un párrafo, dijo:
“Todos los animales se esconden; el león mismo todo tímido, se mete en su caverna huyendo de la tempestad; solo cruza el espacio, majestuoso, el cóndor de los Andes, que es el emblema de nuestro escudo”.
En este mismo instante fondeaba en la bahía el Crucero Zenteno que traía á su bordo la Comisión nombrada por el Gobierno y que era compuesta por el Intendente Eastman, el General Silva Renard y el coronel Ledesma. Una vez desembarcados, la comitiva se dirigió á la Intendencia seguida de numeroso pueblo. Á los pocos minutos apareció en los balcones de esa oficina la inofensiva figura de un buen anciano que deseaba hablar a los hijos del pueblo. Era el mismísimo Carlos Eastman, aquel mandatario de la provincia que antes de dirigirse al Sur los salitreros habían indijestado á banquetazos y hecho obsequios por valor de buenas libras esterlinas. Venia, pues, á pagar en sus servicios, á castigar á la plebe que se había alzado con sus amigos, los salitreros y oculto bajo antifaz de la hipocresía, habló el anciano:
“Pueblo de Tarapacá:
Os saludo. Vengo, puede decirse, llamado por vosotros, á ver modo de arreglar amistosamente las dificultades suscitadas entre obreros y patrones. Espero que en compañía de los hombres de buena voluntad hemos de llegar al fin deseado y al que todos aspiramos.
Voy a imponerme de vuestros deseos: traigo la palabra oficial del Presidente de la República en cuanto á este ideal y al mismo tiempo á que todos trabajemos por el bienestar de la Provincia. No pensaba volver, y me habéis hecho desistir de ello.
Ayudadme entre todos á contribuir a la tranquilidad general.
Como acabo de decir, surje la resolución pronta y espero que mi palabra leal y mis deseos desinteresados traigan la armonía a esta Provincia.”
Las palabras almibaradas del mandatario surtieron su efecto y en pago el pueblo todo le lanzó unos cuantos vivas retirándose todos a su Cuartel General.
VIERNES 20
A las 9 de la mañana llegaban en 19 carros planos tres mil obreros de los cantones de Negreiros y Huara. Como a los anteriores, una comisión los recibió y en el Cuartel General el Vice presidente del Comité, Luis Olea, les dió la bienvenida en los siguientes términos:
“Compañeros:
A nombre del Comité Central saludo con todo mi corazón a los compañeros que han cruzado la Pampa para unir también sus fuerzas en este movimiento pacifico y respetuoso con que el pueblo de Tarapacá entero formula sus peticiones.
Bien venidos, queridos hermanos. Os recibimos con los brazos abiertos para confundirnos todos en un solo y fraternal abrazo.
La causa que defendemos es muy justa y prueba de ello es que la opinión publica esta con nosotros. Entonces, sin trepidar, sigamos adelante con el respeto que nos ha caracterizado desde el primer día del movimiento.
Confiemos en las autoridades, que ellas nos ayudaran.
Terminó recomendando el orden y la compostura de los recién llegados y que no bebieran una sola gota de licor para demostrar de este modo que el pueblo en estos momentos formula sus reclamos en pleno uso de su razón.”
Ese mismo día eran aprehendidos en Huara el comerciante Pedro Regalado Núñez y el obrero Pedro Díaz, á quienes se les trajo ocultamente hasta el puerto por orden de la autoridad y una vez aquí fueron embarcados en un buque de guerra acusándoseles de agitadores. La vía crucis que pasaron estos dos prisioneros duró varios días manteniéndoseles a pan y agua.
Por la tarde de este día se tuvo conocimiento en Iquique de los sucesos de Buenaventura donde la tropa sin motivo disparó sobre unos mil obreros que en convoy se dirigían á unirse con sus compañeros del puerto. Murieron siete resultando heridos varios.
A todo esto la existencia de trabajadores pampinos en Iquique pasaba de veinte mil y á cada momento llegaban más, reconociéndose este mismo día á los siguientes nuevos delegados:
Oficina Progreso, Cornelio C. Astrofe
Oficina Puntunchara, Manuel Paniagua.
Oficina Josefina, Francisco Aguayo.
Oficina Abra, Alfredo Loyandariza.
Oficina Amelia, José M. Vásquez.
Rosario de Negreiros, Eufracio Castro.
Oficina Democracia, José L. Bossa.
Oficina Transito, Jenaro Castillo.
Oficina Rosita, Guillermo Saavedra.
Campamento Verdugo, Francisco A. Cerda.
Oficina Maruccia, Juan Esteban Powdicht.
De Huara, Carlos Jorquera Vilche.
Oficina Argentina, Guillermo Miranda.
En las primeras horas del día Viernes el Comité nombró una comisión para que fuera á saludar al Intendente en nombre de todos los obreros. Esa comisión era compuesta por las siguientes personas: Luis Olea, Agustín Vergara, José S. Paz, Rosario Calderón, Pedro A. Aranda y Francisco Godoy Aguirre.
Agradeciendo el saludo y después de dorarla, el citado mandatario, les obsequió la siguiente píldora: “La autoridad estaba dispuesta y teñía los medios de asegurar en todo caso la tranquilidad de la ciudad y de toda la Provincia.”
Ahora cabe preguntar ¿á qué venia esa amenaza tan repentina y tan sin razón? ¿por qué? siendo que los huelguistas observaban siempre su tranquilidad y orden?… El hombre traía su plan de ataque y sus compadres salitreros habíanle metido en la cabeza que sus vidas y propiedades estaban en peligro, que las familias dormían intranquilas en presencia de tanto hombre y que, con tal motivo, se imponía la muerte de unos cuantos para correr a los demás.
Caía la tarde del Viernes, las autoridades metíanse en su concha y los huelguistas en su Cuartel General con la tranquilidad del que nada teme sin imaginarse jamás el día triste que les preparaba el Destino.
Por la noche en la Intendencia hubo un inusitado movimiento y á cada instante entraban y salían mensageros. A las 10 P.M. el Intendente dictaba el siguiente decreto que equivalía a una declaratoria de estado de sitio:
“INTENDENCIA DE TARAPACA. Iquique, Diciembre 20 de 1907. He acordado y decreto:
1º. Queda Prohibido desde hoy traficar por las calles y caminos en grupos de mas de seis personas á toda hora del día ó de la noche.
2º. Queda prohibido en la misma forma traficar por las calles de la ciudad después de las 8 de la noche, toda persona que no lleve permiso escrito de la Intendencia.
3º. Queda también prohibido el estacionamiento ó reunión en grupos de más de seis personas.
4º. La gente venida dé la pampa y que no tiene domicilio en esta ciudad se concentrará en la Escuela Santa Maria y Plaza Manuel Montt.
5º. Queda prohibido absolutamente la venta de bebidas capaces de embriagar.
6º. La fuerza publica queda encargada de dar extricto cumplimiento al presente decreto.
Anótese, comuníquese al Comandante General de Armas y publíquese por bando.- EASTMAN.- J. Guzmán García.
SABADO 21
Hemos llegado, pues, al triste é inolvidable Sábado 21 y al pretender hacer la descripción de los acontecimientos que se desarrollaron en ese día la pluma se resiste, el ánimo del autor de este folleto flaquea.
Haremos un esfuerzo olvidando más que sea momentáneamente el abismo de sangre que se presenta ante nuestra vista para describir los sucesos con los detalles que pudimos observar y anotar en el sitio mismo de la masacre.
Como nunca brilló el Sol en ese día pareciendo que sus rayos eran los portadores de algo grande, pero muy grande, para los trabajadores que esperaban momento a momento una respuesta favorable de los salitreros. En verdad, los rayos no mentían; la grandeza del sacrificio se aproximaba y sus mártires estaban ya escojidos.
En las primeras horas de ese día el Comité Directivo dirigió a la Intendencia la nota que damos en seguida:
“Iquique, Diciembre 21 de 1907.- En este momento este directorio central ha recibido verbalmente un llamado de V.S. al local de esa Intendencia.
El Comité ha creído que no podemos complacer a V.S. en este sentido porque la orden dada por V.S. el día de hoy desampara por completo nuestros derechos, y aun mas, al no poder ir allá en la forma pensada es susceptible de desórdenes que pueden amargar la situación.
En este caso creemos practico que V.S. se sirva nombrar una comisión para entendernos en lo que V.S. desee, pues lo ocurrido en Buenaventura nos confirma que las garantías para el obrero se concluyen, y seria por demás doloroso que las fuerzas de línea tuvieran que luchar con el pueblo indefenso como generalmente se hace y cómo nos da claro á comprender el bando publicado, en pago parece que las atenciones que los operarios han demostrado á V.S. y del orden y compostura que ese pueblo que se provoca ha observado hasta hoy con sumo agrado de Chile entero, y no es posible desviarnos de esa senda.
Sírvase V.S. tomar en cuenta nuestras razones y ordenar lo estime conveniente, insinuando este Comité el practico camino de notas, ó en su defecto, lo ya dicho por medio de comisiones, teniendo V.S. la seguridad que á tal efecto nosotros hoy como siempre, daremos las mas amplias facilidades.
Dios guarde a V.S. – BRIGG, – M. Rodríguez B. secretario.”
Como un toque funerario la Intendencia dictó minutos después el siguiente úkase:
“INTENDENCIA DE TARAPACA.- Iquique 21 de Diciembre de 1907. – En bien del orden y la salubridad pública, he acordado y decreto: Los huelguistas concentrados en la Escuela Santa Maria, se trasladaran al local del Club de Sport.
Comuníquese al Jefe Militar de la Plaza para su inmediato cumplimiento.- EASTMAN.- Guzmán García.”
A la una en punto de la tarde el general Silva Renard hacía reunir en la Plaza Prat á todas las tropas con que contaba la ciudad, incluso la marinería. Pasó revista compañía por compañía, examinándoles después á cada soldado su arma. Ahí se les peroró que la ciudad estaba en peligro y que ellos, como defensores de la nación, debían salvarla. Aun no terminaba la revista cuando el general recibe en este sitio un pliego cerrado del Intendente. En él se le ordenaba terminantemente diese estricto y severo cumplimiento al ultimo decreto.
Una comisión de soldados fué encargada de dirigirse á los sitios donde había huelguistas haciéndoles saber lo necesario que era en todos, lo mas luego posible, se encontrasen en la Escuela Santa Maria, sitio á donde irían las autoridades á conferenciar con el Comité Directivo.
La gente que andaba dispersa en pocos minutos fué reclutada al Cuartel General tomándose también posesión de la Carpa del Circo Zobaran levantada en la misma Plaza Montt y en la cual,-previa concesión graciosa de su propietario,-habían pernoctado la noche anterior.
Para el mismo objeto la señora Isabel Ugarte había facilitado su amplia bodega de la calle Barros Arana y la Municipalidad varios de sus establecimientos.
Mientras el General revisaba las tropas las familias de la jente pudiente se dirigían á bordo de los buques mercantes, ya, sin duda, sobre aviso de lo que iba á pasar. Algunas familias pobres que deseaban también hacerlo no pudieron porque en esos buques se cobraba una libra esterlina diaria por persona.
A las dos de la tarde el General partía hacia la Plaza Montt acompañado del coronel Ledesma, el comandante Almarza y los jefes de marina Wilson y Aguirre, seguido este Estado Mayor por tropas pertenecientes a los regimientos Rancagua, O’Higgins, Carampangue, Granaderos y marinería con sus respectivas ametralladoras.
Desplegada la tropa en la Plaza Montt el General se dirigió á los huelguistas diciéndoles que inmediatamente debían abandonar ese local para ocupar el del Club Sport, hablando como dos ó tres minutos sobre ese particular.
Secundando al General hablaron en seguida coronel Ledesma y los comandantes Wilson y Aguirre. Recibieron la misma contestación.
A todo esto los trabajadores hacían profesión de fé de no abandonar el local, pues comprendían que si lo hacían del mismo Club de Sport á fuerza de bayoneta se les intimaría para que regresaran a la pampa convocándoles convoyes frente a ese local.
Por otra parte ellos estaban seguros que nada les pasaría en la Escuela Santa Maria y que todo ese despliegue de fuerza no pasaría de ser mas que una amenaza. Estaban orgullosos del orden y respeto que observaban para con todo el mundo y muy especialmente para con las autoridades mismas á quienes vivaban en toda ocasión. Sus vidas las creían seguras antes sus hermanos que estaban formados frente a ellos con fusil al brazo.
Estaban equivocados, mentían sus creencias.
Hubo un minuto de calma.
Después el ruido seco que produce la culata de un rifle al apoyarse en el cuerpo del soldado, indicaba que se apuntaba sobre ellos.
Algunos curiosos quisieron huir pero las tropas y sus jefes no los dejaban constituyéndose un cordón que empujaba á todos hacia el centro donde se hacia fuego. En un arranque de penosidad el comandante Almarza libró la vida á varias personas entre los cuales le tocó al poeta Oscar Sepúlveda, la obra de este comandante no tuvo imitadores.
A los pocos minuto una, dos, tres, cuatro y cinco descargas con intervalos de ametralladora, hacia emanar un chorro de sangre inocente que no solo manchó todo el suelo de la Escuela Santa Maria sino que, muy principalmente, llegó hasta el alma misma de los que ordenaron el desastre.
Para que el lector se forme una idea cabal del cuadro y pueda estudiarlo con detenimiento damos un doloroso croquis adjunto levantado en el momento preciso de los acontecimientos:
En la primera descarga ya se vieron batirse al viento y que caían en mortal desmayo las banderas blancas de los huelguistas pidiendo piedad para sus vidas; pero todo era inútil, las descargas se sucedían una tras otras y poco a poco iban cayendo los abanderados desde la azotea, acribillados a balazos.
El vice-presidente del Comité Luis Olea fué un verdadero héroe, pues con una valentía digna de su raza avanzó por entre sus compañeros y descubriéndose el pecho, dijo: “Apuntad, General, aquí esta también mi sangre.” Después no se le vió mas ignorándose suerte que haya corrido este valiente obrero.
Concluyó el fuego. La obra estaba consumada.
En el campo quedaron trescientos muertos lo menos, y quinientos heridos, término medio.
A las puertas del Colegio Santa Maria una piña de doscientos seres humanos, unos muertos y otros moribundos, interceptaba el paso. Los cuerpos estaban unos sobre otros oyéndose agonizantes quejidos que partían el alma, que destrozaban el corazón.
Fragmentos de cristianos por acá, alaridos de angustia por allá. El cuadro era aterrador y el Campo de Agramante se destacaba gigante y severo, pero con toda la majestad de esa acepción, al contemplarlo las carnes tiritaban, el espíritu flaqueaba.
La Carpa del Circo y demás sitios de la plaza constituían el cementerio de la batalla, si es que así pueda llamarse a esta cobarde matanza.
El General entonces dió orden fueran sacados del Colegio los sobrevivientes, aquellos a quienes se dejó con vida no sabemos por qué, y se les llevara al Club Sport.
De diez en diez fueron sacados los trabajadores vijilados por los lanceros, llevándoseles por la calle Barros Arana.
Con la vista al suelo, el alma dolorida y los ojos bañados en lágrimas de angustia marchaban ellos dejando su Cuartel General en poder del enemigo y dejando también durmiendo el sueño eterno a sus mártires compañeros cuyas vidas habían sido sacrificadas por que reclamaban pan.
En el trayecto murieron lanceados varios obreros que por efecto de alguna herida no podían marchar lijero, argumentándose pretendían huir.
Como á la media hora después y cuando las ambulancias y bomberos empezaron á entrar al local de la Escuela que estaba regada de sangre inocente por doquiera fueron encontrados en la bodega donde guardaba provisiones, el subinspector de policía don Luis Alberto Díaz y el sargento del mismo cuerpo Juan Caviedes, quienes habían salvado por milagro.
El joven Díaz dirigía el rancho de los obreros desde el principio de la huelga llegandose hasta conquistar las simpatías de aquellos. A él ni al sargento no se le dió aviso alguno de lo que iba allí á pasar y solo cuando principiaron las descargas comprendieron de lo que se trataba. Felizmente Díaz anduvo listo y armó una trinchera con líos de charqui guarneciéndose allí con el sargento. Ambos cuando fueron sacados estaban en un estado nervioso tal, que se temía por sus vidas. El joven Díaz y su subordinado estuvieron en inminente peligro de perecer y bien se les puede decir, han nacido de nuevo.
De á diez y quince en cada carreta eran llevados los muertos y sepultados en un sanjón abierto a la espalda del Hospital. Otros, muy pocos, en el Cementerio No.2.
Mas tarde se supo que por suerte, ninguno de los Directores había caído bajo el plomo fratricida. Ligeramente disfrazados habían marchado también con sus compañeros hasta el Hipódromo.
Prestaron oportunos é inmediatos auxilios á los heridos todos los doctores de la localidad y los empleados de botica como así mismo los presbíteros Montero Vargas y Maturana.
En la tarde del mismo día el Intendente dictaba lo siguiente; haciéndose también mas estricta la censura que existía en las oficinas de cable:
“Intendencia de Tarapacá”.
Iquique, 21 de diciembre de 1907.
Queda absolutamente prohibida la impresión y venta de todo diario u hoja impresa. Las infracciones serán severamente reprimidas.
Dios guarde a Ud.
EASTMAN
Al editor……………………………….. Pte.
A todo esto la tarde caía envolviendo la ciudad en un fúnebre crespón. La Epoca del terror estaba, pues, manifestada en todos sus carácteres.
Por la noche ni un alma se veía por las calles y solo era interrumpido ese silencio por el ruido tétrico de los sables de las patrullas. Y así el calendario del tiempo doblaba la hoja ensangrentada del sábado 21 apareciendo la hoja enlutada del
DOMINGO 22
De los escombros del Cuartel General aún humeaba la sangre inocente de tantas victimas cuando Silva Renard pasó al Intendente el siguiente parte:
“COMANDANCIA DE ARMAS DE TARAPACA.- No. 161.- Iquique, 22 de diciembre de 1907.- Señor Intendente de la Provincia. – Presente. – Ayer, inmediatamente que recibí en la Plaza Arturo Prat, a la 1¾ p.m. y en circunstancias de revistar. a las tropas de la guarnición marina, la orden de concentrar en el Club Hípico á los huelguistas, haciendo que evacuasen la Plaza Manuel Montt y la Escuela Santa Maria, donde se sabía estaba la gran masa de huelguistas constituida en asamblea permanente presidida por los directores del movimiento, dirigí la infantería hacia dicha plaza y calles adyacentes de manera de poder cumplir la disposición de U.S. en la mejores condiciones de orden, sin dispersión de huelguistas, encausando la turba por la calle Barros Arana, hacia el Club Hípico.
Cumpliendo el movimiento por la infantería del ejército y marina, me dirigí á la Plaza Manuel Montt con cien granaderos, acompañado por el coronel Ledesma y mis ayudantes.
Al llegar á dicho sitio, ví que la Escuela Santa Maria que ocupaba toda la manzana Sur de la plaza estaba repleta de huelguistas presididos por el titulado Consejo Directivo de la huelga, instalados en la azotea frente a la Plaza y en medio de banderas de los diversos gremios y naciones. Desde adentro hacia el centro de la plaza, rebozaba una turba que no cabían en el interior de la Escuela y que en apartada masa cubría su entrada y frente.
Calculé que en el interior de la escuela habrían unos 5,000 individuos y afuera 2,000 que constituía ciertamente la parte mas decidida y exaltada. Aglomerados así oían los discursos y arengas de sus oradores que se sucedían sin cesar en medio de los toques de cornetas, vivas y gritos de la multitud.
Como U.S. comprenderá, los oradores no hacían otra cosa que repetir los lugares comunes de guerra al capital y al orden social existente.
Observada bien la situación y tomadas las medidas para circunscribir en el menor radio posible la acción de la fuerza pública, comisioné al coronel Ledesma para acercarse al Comité que presidia el movimiento y comunicarle la orden de U.S. de evacuar la Escuela y Plaza y dirigirse al Club Hípico con la gente. A los cinco minutos volvió el coronel diciéndome que el Comité se negaba a cumplir la orden y que habían sido infructuosas sus palabras primero pacificas y conciliadoras y después enérgicas y severas, para obtener el acatamiento de la orden:
En vista de esto tomé nuevas disposiciones para imponer á los huelguistas el respeto y la sumisión.
Hice avanzar á dos ametralladoras del “Esmeralda” y las coloqué al frente de la escuela con puntería fija á la azotea donde estaba reunido el Comité Directivo. Coloqué un piquete del regimiento O’Higgins á la izquierda de las ametralladoras para hacer fuego oblicuo á la azotea por encima de la muchedumbre aglomerada al lado de la puerta.
En este instante se me agregaron los capitanes de navío señores Arturo Wilson y Miguel Aguirre que espontáneamente se ofrecieron para ayudarme en mi delicada y grave misión. Cada uno conferenció con los huelguistas sin obtener mejor éxito. Quise agotar hasta lo último los recursos pacíficos. Pasando por entre la turba, llegué a la puerta de la Escuela y llamé al Comité. Este descendió de la azotea y rodeado de banderas se presentó en el patio exterior, ante la apiñada muchedumbre.
El estaba compuesto por los individuos Olea, Brigg, Aguirre y demás cuyos nombres no recuerdo pero son conocidos por U.S.
Ahí les comuniqué la orden de U.S. y les rogué, mejor dicho, les supliqué con toda clase de razones evitasen al Ejército y Marina el uso de las armas para hacerla cumplir.
Todo fué inútil. Durante media hora les hablé en todos los tonos, sin obtener otra cosa que declamaciones sobre las injusticias de que eran victimas como trabajadores y siempre defraudados en sus jornales por patrones y capitalistas.
Viendo que eran inútiles todos mis esfuerzos pacíficos y persuasivos me retiré, haciéndoles saber que iba a emplear la fuerza.
Reuní á los jefes que me acompañaban y estudié con ellos la posibilidad de obtener la sumisión con las armas blancas, introduciendo infantería con bayoneta armada que con un ataque vigoroso hacia el interior aprehendiese á todo el Comité ó haciendo cargar á la caballería la turba aglomerada en el exterior. Se constató que estas operaciones no darían resultado por lo apretada y compacta que se mantenía la muchedumbre del exterior para cargarla con éxito y se vió por el contrario, que un ataque de arma blanca ó caballería podía dejar a la infantería y ginetes en el peligro de ser copados por los huelguistas, complicándose la situación para las operaciones siguientes.
Se vió por lo tanto, que no había mas recurso que el empleo de las armas de fuego, para obtener un resultado eficaz y ordenado.
El capitán de navío señor Aguirre volvió á dirigirse á los huelguistas y lo mismo hizo el comandante señor Almarza, haciéndoles saber que se iba á hacer fuego y que la jente pacifica debía retirarse hacia la calle Barros Arana y yo volví nuevamente a decírselo, logrando que unos doscientos se apartasen y colocasen en la calle indicada, no sin ser insultado por la muchedumbre rebelde, que momento a momento se iba exaltando mas por la inacción de la tropa durante hora y media ocupada en parlamentar con los huelguistas.
Convencidos de que no era posible esperar mas tiempo sin comprometer el respeto prestigio de las autoridades y fuerza publica y penetrado también de dominar la rebelión antes de que terminase el día ordené a las 3 ½ P.M. una descarga por el piquete del O’higgins hacia la azotea ya mencionada y por el piquete de la marinería situada en la calle Latorre hacia la puerta de la escuela, donde estaban los huelguistas mas rebeldes y exaltados. A esta descarga se respondió con tiros de revólver y aun de rifle que hirieron á tres soldados y dos marineros, matando dos soldados de granaderos.
Entonces ordené dos descargas más y fuego á las ametralladoras con puntería fija hacia la azotea donde vociferaba el Comité entre banderas que se agitaban y toques de cornetas. Hechas las descargas y este fuego de ametralladoras que no duraría sino treinta segundos la muchedumbre se rindió. Hice evacuar la escuela y todos los huelguistas en numero de seis mil a 7,000 rodeados por las tropas, fueron conducidos por la calle Barros Arana al Club Hípico.
En la mañana fué disuelta esta masa enviándola á la Pampa salitrera por los trenes que U.S. puso a mi disposición de cinco a 6,000; el resto en su mayor parte gente de Iquique fué entregado á la Policía para su identificación incluso doscientos individuos que manifestaron el deseo de irse al Sur.
Esta es la relación exacta de los luctuosos sucesos ocurridos ayer en los cuales han perdido la vida y salido heridos cerca de 140 ciudadanos. El infrascrito lamenta este doloroso resultado del cual son únicamente responsables los agitadores que ambiciosos de popularidad y dominio arrastran al pueblo a situaciones violentas, contrarias al orden social que por la potestad de la ley la fuerza publica debe amparar por severa que sea su misión.
Dios guarde a U.S.
R. SILVA RENARD.”
Momentos después de pasado este parte que adolece de grandes y manifiestos errores y que, en honor de la verdad, no debió de haberse tergiversado los hechos en forma tan descarada, doscientos obreros fueron llevados á Cavancha desde donde se les embarcó en lanchas para conducirlos al Sur en el vapor Cachapoal al ancla en la bahía. A los demás se les hizo caminar hasta la linea del ferrocarril siempre custodiados por tropas y de allí embarcados en los convoyes que los esperaban para llevarlos á la Pampa.
A los pocos días después el Intendente daba cuenta al Ministro del Interior de su actuación en estos sucesos defendiendo abiertamente a los salitreros y atribuyéndoles a los obreros pensamientos perversos, anarquistas, que jamás pasaron por su mente.
He aquí ese histórico documento que ya servirá de malhadado consuelo a las viudas ó madres de los mártires del 21:
“INTENDENCIA DE TARAPACA.- Número 1918.- Iquique, 26 de Diciembre de 1907.- Señor Ministro:
Tengo el honor de dar cuenta a U.S. de los acontecimientos que se desarrollaron en esta provincia desde mi llegada á la ciudad en la media tarde del día Jueves 19 del actual.
En la misma tarde recibí en la sala de mi despacho a los miembros del Comité General de los Huelguistas y después de prolongada conferencia en la que escuché detenidamente hasta penetrarme bien de sus peticiones les ofrecí llevarlas á los representantes salitreros para considerarlas inmediatamente.
Momentos después recibí al presidente y directores de la Combinación Salitrera y conferencié largamente con ellos en busca del deseado acuerdo que pusiera término inmediato á las dificultades entre trabajadores y patrones, los que mantenían en alarma constante á la ciudad y á toda la provincia.
Los salitreros me manifestaron su buena voluntad en orden á estudiar y resolver detenidamente sobre las peticiones de los trabajadores; pero también me manifestaron que no les era posible discutir bajo la presión de la considerable masa de huelguistas condensada en la ciudad, porque si en estas condiciones eccedían al todo ó parte de lo pedido por los trabajadores, perdían el prestigio moral, el sentimiento de respeto, que es la única fuerza del patrón respecto del obrero.
El día Viernes en la tarde recibí nuevamente al Comité de los Huelguistas y les manifesté que los salitreros no desoían sus peticiones pues, estaban dispuestos á considerarlas y resolverlas en las mejores condiciones posibles de convivencia y equidad para unos y otros; pero pedían que los trabajadores volvieran á la pampa, dejando en la ciudad para que los representara, un Comité mas ó menos numerosos y de absoluta confianza de los huelguistas.
El Comité me espuso que sobre esa base seria muy difícil, quizás imposible, conseguir la vuelta de los trabajadores á las oficinas, y que, para conseguir ese objeto, proponía la idea de que se aumentaran los jornales en un sesenta por ciento durante un mes, tiempo que estimaban suficiente para que el Comité General de los trabajadores resolviera y estudiara con los salitreros la resolución definitiva sobre las diversas peticiones anotadas en el memorial que original acompaño bajo el numero 1.
A las 8 de la mañana del sábado, recibí por segunda vez á los directores de la Combinación Salitrera y les manifesté las proposiciones del Comité Huelguista. Les agregué que S.E. el Presidente de la República, defiriendo a mis insinuaciones me había autorizado cablegráficamente para decir á los patrones que el Supremo Gobierno concurría con la mitad del aumento de salarios que se acordara durante el mes que se calculaba duraría el estudio y resolución definitiva de las dificultades.
Los salitreros me replicaron que no harían cuestión de dinero pues tenían el propósito de resolver sobre las peticiones de los trabajadores en forma equitativa y correcta, y me reiteraron su propósito de no resolver bajo la presión de la masa, porque esto significaría una imposición manifiesta de los huelguistas y les anularía por completo el prestigio moral que siempre debe tener el patrón sobre el trabajador para el mantenimiento del orden y de la corrección en las delicadas tareas de las oficinas salitreras.
Propuse a los salitreros la idea de resolver las cuestiones por medio del arbitraje, como acaba de hacerse con éxito en Tocopilla, nombrándose un árbitro por cada parte y un tercero en discordia elegido de común acuerdo.
Los salitreros aceptaron la idea del arbitraje pero siempre sobre la base de que los huelguistas volvieran á la Pampa para evitar la presión é imposición del numero y mantener intacto el prestigio moral de los patrones.
Apenas terminada la reunión con los salitreros, llamé al Comité Huelguista para imponerle de la última resolución de los patrones y ese Comité contestó por medio de la nota que original acompaño bajo el numero…
A pesar del tono de esa conminación y de que el Comité ponía término en forma violenta a las relaciones benévolas que la autoridad se esmeró en mantener con ellos, desde el primer momento, quise tentar la ultima medida conciliatoria, y llamé a las diez de la mañana al Presidente de la Sociedad Mancomunal de Obreros don Abdón Díaz, á quien instruí detenidamente sobre el estado de las proposiciones entre obreros y patrones, y la extrema gravedad de la situación y á quien pedí llevara con mi palabra conciliatoria, el proyecto de someter la solución al arbitraje en la forma relacionada mas arriba.
Como a la una pasado meridiano regresó el señor Díaz y me dijo que no era posible obtener la vuelta de los huelguistas á la Pampa sin resolver previamente sus peticiones.
Perdida toda esperanza de solución pacifica y amistosa, dirigí a S.E. el Presidente de la República el telegrama en que expresé la ya impostergable necesidad de solucionar la cuestión en el mismo día, aunque se usara de la fuerza y se previeran dolorosas pérdidas porque la ciudad estaba seriamente amenazada con los huelguistas que abandonaban sus relaciones pacificas y respetuosas con la autoridad.
Poco antes de las dos de la tarde, transcribí al señor general Jefe de la División que se encontraba en la Plaza Prat, al frente de la fuerza publica el decreto que en copia acompaño, bajo el numero… en el cual se ordenaba que los huelguistas concentrados en la Escuela Santa Maria y Plaza Manuel Montt en el centro de la ciudad, fueran trasladados al local del Club Sport, ubicado en las afueras de la población y vecino á éste.
Como á las dos de la tarde el señor general rodeó con la fuerza la Escuela y la Plaza mencionadas, manifestó a los huelguistas las órdenes que debía cumplir inmediatamente por resolución del jefe superior de la provincia.
Durante más de hora y medio el general Silva Renard, el coronel Ledesma, los capitanes de navío Wilson y Aguirre y el comandante Almarza agotaron todos los medios pacíficos para convencer á los huelguistas del deber que tenían de respetar los mandatos de la autoridad, invocaron el patriotismo, la necesidad imperiosa de tranquilizar la ciudad y calmar la provincia; y concluyeron por pedir reiteradamente á los huelguistas no obligaran al Ejército de la República á usar la fuerza, que produciría dolorosas pérdidas.
Después de desairados y hasta vejados los jefes del Ejército, el señor general intimó, el desalojamiento de la Plaza y la Escuela por medio de las armas dando el tiempo necesario para que se retirara la gente tranquila.
Lo demás consta en el parte oficial que en copia autorizada acompaño bajo el número…
Respecto a lo que ocurriera en la provincia ante de mi llegada, original acompaño el oficio que me ha entregado el Intendente accidental de la provincia don Julio Guzmán García.
Y para terminar esta ya larga y descarnada relación no dejaré de hacer presente á US. que las medidas adoptadas por los jefes militares en el ultimo extremo y sus consecuencias tan sensibles se debieron á la pertinaz obcecación de los huelguistas azuzados por sus directores y agitadores y el inmenso peligro en que se encontraba la población bajo el pleno régimen del terror bazada en la amenaza de incendio y saqueo se temía de un momento á otro.
Y ese peligro inminente era, además manifiesto y ostensible, porque si bien es cierto que el Comité Huelguista expuso á la autoridad reiteradamente sus propósitos pacíficos en bien del orden publico, desde que la primera partida de la pampa llegada al Club Sport en la mañana del Domingo 15: fué publico y notorio que el día Lunes paralizaron por la fuerza el trafico de todo vehículo en la población y también el trabajo en las fabricas y faenas ordinarias, con excepción de la de luz eléctrica, respecto de lo cual declararon á la policía que PERMITIAN el funcionamiento para no privar del alumbrado publico, así como declaraban que, aunque AUTORIZABAN la circulación de las carretas necesarias para proveer de víveres a la ciudad y a ellos mismos.
En los días subsiguientes al Lunes, ya aparecieron permisos escritos del Comité Huelguista para el trafico de algunos carruajes del servicio publico y otros permisos ó salvo conductos firmados por el presidente y secretario del Comité en favor de determinadas personas y otorgados con propósito cuyo alcance se comprende por si solo; y así mismo iniciaron en el comercio y vecindario una suscripción para reunir fondos con todos los caracteres del cupo forzoso ó de la exacción arbitraria ya que nadie se negaba a contribuir, hay la presión de la amenaza de mas de 7,000 huelguistas parapetados en un edificio publico del centro de la ciudad.
La autoridad por sus propios medios de información y por serios denuncios comprobados de diverso origen se formó el día Sábado 21 el íntimo convencimiento de que en ese día, en una u otra forma los huelguistas debían ser alojados en sitio aislados de la población donde se le pudiera vigilar eficazmente.
La comprobación de la amenaza esta en la Intendencia; y esta se vió en la dura estremidad de usar de la fuerza pública para reducir á los huelguistas y salvar á la ciudad y á la provincia de pérdidas de vidas mucho mas numerosas y de daños materiales de incalculable cuantía.
Mi ultima palabra será para dejar constancia de que en estos días azarosos de la huelga y en los que han seguido, para normalizar por completo la situación de la provincia las fuerzas militares y de policía han cumplido con sus deberes con ejemplar actitud y tanto los señores jefes militares, navales y de policía como los oficiales é individuos de tropa sin excepción, han secundado con la mayor eficacia la acción de la autoridad con un celo y una disciplina digno de los mayores encomios.
Dios guarde a US.-CARLOS EASTMAN.- Señor Ministro del Interior.-Santiago.”
LA PRENSA
Bajo censura reaparecieron todos los diarios locales, excepción hecha de “El Pueblo Obrero.”
“El Tarapacá” y “El Nacional” que hasta la víspera de los acontecimientos habían defendido a los huelguistas diéronse vuelta la camisa aplaudiendo la matanza y ofendiendo á los pobres muertos.
“La Voz del Perú” dió cuenta descarnada de los hechos dejando ver su indignación por la caída de sus compatriotas.
“La Patria” como una protesta muda y sin poder quitarse la mordaza, no apareció este día sino el siguiente en que trató el asunto al sabor de las autoridades, tal era la situación. Sus redactores estaban amenazados.
A los muchos días alguien dijo que no existía ya censura para la prensa, entonces reapareció “El Pueblo Obrero” contando lo sucedido. Inmediatamente la Intendencia clausuró el periódico. Salió nuevamente a luz el 30 de enero.
La gente continuó emigrando en diferentes rumbos; los peruanos á su patria, los bolivianos á Bolivia, los argentinos y chilenos al sur y la mayor parte a la Argentina.
Los transportes “Maipo” y “Rancagua” llevaron a los emigrados al Sur.
Dias después se dió a la publicidad la siguiente carta:
“REPUBLICA DE CHILE.- Armada Nacional.- A bordo del Rancagua, Enero 7 de 1908.- Señor Editor de “La Patria”.- Iquique.
Muy señor nuestro:
Los abajo firmados antes de abandonar la rada de Iquique, de este Iquique donde vivimos por muchos años y de donde nos vamos en pos de la felicidad, enviamos un voto de agradecimiento al diario “La Patria”, franco y decidido adalid que ha sabido defendernos hasta el último. Al diario que Ud. dirije que siempre, escudándose en la justicia, ha abogado por los obreros, vayan los agradecimientos mas sinceros que envían desde a bordo del transporte Rancagua un puñado de trabajadores que emigra al Sur y también algunas Sras. que, habiendo caído sus maridos ó parientes en la tristísima tarde del sábado 21, se llevan su luto para llorarlo con entera libertad en aquellas tierras donde pasaron la primavera de la vida, donde su familia le espéranlas con los brazos abiertos.
Créanos, señor Editor, que nuestra alma afligida lleva un recuerdo grato para todas aquellas personas que se han interesado por nosotros y muy especialmente para el diario “La Patria” y su personal de redacción que en esta ocasión, como en otras, ha colocado a esa hoja en el lugar mismo donde debiera colocarse todo diario honrado.
El gremio de fleteros encabezado por el filantrópico Leoncio Acevedo, ha comprometido también nuestra eterna gratitud, porque desde los primeros momentos, hoy, abandonó sus labores para embarcar nuestros equipajes primero, y nuestras personas después.
Todo gratuitamente.
Horas después, una comisión del gremio nos repartía á bordo algunos víveres que hemos agradecido en el alma.
Llevamos tres horas embarcados durante las cuales toda la tripulación del “Rancagua” como así mismo los jefes nos han atendido con toda solicitud, teniendo para ellos solo palabras de gratitud.
Todo lo que dicen las lineas anteriores, señor Editor, la copia fiel de nuestros sentimientos y como en horas mas iremos navegando en viaje á nuestras tierras, no queremos abandonar Iquique sin haber antes dado salida á esos sentimientos.
Adiós señor Editor!
Attos. y S.S.
E.B Escobar, Benjamín Guzmán, Clodomiro Fuentes, Griselda v. de Godoy, Lorenza Mateluna, Rosalba v, de González, Eloy Péndola, Luis Machuca, Eliseo San Martín, Juana v. de Gueise, Elvira de San Martin, Delfín Peredo, José Reyes, A Briceño, Pedro Contreras, Juan D. Cancino, Carlos Donoso, Santiago González, Gregorio García, F.S. Muñoz, Ramón L. León y familia, Berta v. de Caballero, Irene Mancilla v. de Rojas, Esperanza v. de León , L. Ossandón, Dominga v. de Oralzo, Hortencia G. v. de Gil, Gertrudis Vives, Cristina v. de Díaz, Maria v. de Guajardo, Zorobabel Valencia, Marcelino Olivarez, Sara de la Luz v. de Mendoza, Juan de D. Díaz, José Tomas Cepeda, Juan Monroy, Elisa v. de Venegas y cinco hijitos, Juana v. de Verdugo y tres hijitas, Juan P. Cárdenas, Pedro Donoso._ (Siguen las firmas)
MUERTOS Y HERIDOS
De los heridos llevados en la tarde del 21 al Hospital han fallecido hasta el día 1º de Febrero, los siguientes:
Guillermo Villalobos, Manuel Torres, Francisco Ramírez, chileno, trabajador de la oficina North Lagunas; Marcelino Caipa, peruano, oficina Primitiva, Alamiro Varas, argentino, Of. North Lagunas; Gregorio Villarroel, chileno, Of. San Pedro; José Caviedes, chileno, Of. Cataluña; Manuel González, chileno, Iquique; David Llanos, peruano, Of. Santa Clara; Juan R. Gamboa, chileno, Centro Lagunas; Mauricio Cáceres, Of. Primitiva ? Ernesto Araya, chileno, Of. Cóndor; Remigio Jorquera, chileno, Of. San Lorenzo; Fructuoso Castillo, chileno, Of. San Lorenzo; Domingo Montes, boliviano, Of. Josefina; Juan Astudillo, chileno, Of. North Lagunas; Tomas Caipa, peruano, Of. Puntilla de Huara; Delfino Trigo, chileno, Of. Argentina; Luciano Rojas, chileno, Iquique; Humberto Gansan, peruano, Of. La Palma; Damaso Rivera, chileno, Of. San Lorenzo, Genaro Maldonado, peruano, Of. Marousia; Basilio Torres, boliviano, Of. Josefina; Guillermo Tirado, chileno, Of. Rosita; Manuel Castro, chileno, Of. Peña Chica; Basilio Ollavire, peruano, Of. Santa Rosa de Huara; Esteban Rojas, chileno, Iquique, Andrés Torrico, boliviano, Of. Tarapacá y Elisa Zavala, verdulera, que murió despedazada á balazos.
Estos son, pues, los muertos que apunta la estadística del Hospital hasta el 1º de Febrero no habiéndose computado en ninguna oficina los cadáveres que por carretadas fueron levantados del sitio de los sucesos.
Hasta la fecha existen numerosos heridos que se medicinan en diversas casas de la ciudad.
He aquí la nómina de los heridos que han salido sanos del hospital entre los cuales hay muchos cojos, zuncos, tuertos y con otros defectos. En esta misma lista están incluidos los que aun se medicinan en ese establecimiento y por cuyas vidas ya no se teme.
Fermín Pavez, chileno, Of. Santa Lucía.
Ramón James, chileno, Of. Providencia.
Hilario Rodríguez, peruano, Of. Carmen Bajo.
Emilio Vargas, chileno, Of. Marroussia.
José Carrasco, chileno.
Fidel Gutiérrez, chileno, Of. Esmeralda.
Félix Ramos, chileno, Of. Esmeralda.
Horacio Rodon, peruano, Of. San Pablo.
Manuel Chacón, peruano, Of. San Agustin.
Manuel Murillo, peruano, Of. La Granja.
Sixto Santos, chileno. Of. San Pablo.
Francisco Herna, boliviano, Sur Lagunas.
Pablo Olivares, chileno, Of. Rosita.
Domingo Meneses, chileno, Sur Lagunas.
Guillermo Rojas, chileno, Of. Keryma.
José Maurriel, chileno, Carmen Bajo.
Carmen Peña, chileno, Santa Clara.
Marcelino Gutiérrez, peruano, Of. Cataluña.
Juan de Dios Vergara, chileno, Caleta Buena.
Manuel Fanes, chileno, Caleta Buena.
José Flores, chileno, Of. Tarapacá.
Carlos Manzano, peruano, Of. Progreso.
Agustin Ceballos, chileno, Of. Providencia.
Celso Arancibia, peruano, Iquique.
Bernardo Núñez, peruano, Of. Cholita.
Juan Molina, chileno, Of. Tarapacá.
Juan Véliz, peruano, Of. San Donato
José González, chileno, Of. Centro Lagunas.
Ramón Pérez, chileno, Of. Peña Chica.
Evaristo Cortez, chileno, Of. Centro Lagunas.
Pedro Stuardo, chileno, de Iquique
Isidro Velasco, peruano, Of. Santa Clara.
Alfonso Suárez, chileno, Of. North Lagunas.
José Francisco González, chileno. Of. La Palma.
Anacleto Aguilar, chileno, Of. Buen Retiro.
Manuel Mestas, peruano, Of. Marroussia.
Carlos Herrera, chileno, Of. Rosario de Huara.
Filomeno Sierra, chileno. Of. Centro Lagunas.
Juan L. Vega, chileno, Of. Santa Ana.
Salomón Díaz, chileno, Of. San José.
Julio Rojas, chileno, Of. La Palma.
Juan Aliaga, peruano, Of. San José.
Felipe Astudillo, peruano Of. Carmen Bajo.
Ricardo García, chileno, Of. San José.
José Randan, peruano, Of. La Palma.
Justo Jiménez, boliviano, Of. Ramírez.
Maria Jordán, chileno, Of. Carmen Bajo.
Pascual Zamudio, peruano, Of. Keryma.
Saturnino Arévalo, chileno, Of. Tres Marías.
Francisco Zapata, chileno, Of. San Lorenzo.
Domingo Romero, chileno, Of. Argentina.
Juan de D. Jorquera, chileno, Of. Carmen Bajo.
Victor Zaconeta, chileno, Iquique.
Juan Contreras, peruano, Iquique.
Juan E. Sotomayor, chileno Of. La Perla.
Salvador Illanes, chileno, Of. Constancia.
Julio Gómez, chileno, Iquique.
Mariano Segura, chileno, Of. San José.
Juan P. Olivares, chileno, Of. San Jorge.
Rafael Pasten, chileno Alto de San Antonio.
Clodomiro Salazar, chileno. Of. Santiago.
Alberto Pérez, peruano, Of. Rosario de Huara.
Aurelio Aramburú, peruano, Of. Pan de Azúcar.
Fermín Pérez, chileno, Of. Santa Lucia.
Froilán Lizarozo, boliviano, Of. Cala-Cala.
Victor Vildoso, peruano, Of. Valparaíso.
Ignacio Véliz, chileno, Of. Santa Rosa de Huara.
Gregorio Cancino, boliviano, Of. Cholita.
Roberto Araya, chileno, Of. Puntilla de Huara.
Agustín Gómez, chileno, Of. Argentina.
Emeterio Farfán, peruano, Of. Josefina.
Ceferino Prada, peruano, Iquique.
Remigio Gándara, chileno, Iquique.
Pío Milla, chileno, Of. Esmeralda.
Juan Portugal, peruano, Of. Alianza.
Andrés Fierro, chileno, Iquique.
José Maturana, chileno, Of. Sebastopol.
Carlos Delgado, peruano, Campamento Verdugo.
Luis A. Valdivia, chileno, Of. Providencia.
Juan Santander, chileno, Of. Santa Clara.
José López, boliviano, Of. Marroussia.
Manuel Godoy, chileno, Of. Marroussia.
Belisario Guajardo, chileno, Centro Lagunas.
Manuel González, chileno, Of. San Pablo.
Juan Cuadro, peruano, Of. Constancia.
Ernesto Ortiz, peruano Centro Lagunas.
Guillermo Pérez, peruano, Iquique.
Agustín Avilés, chileno, Of. Tarapacá.
Juan Araya, chileno, Of. Carmen Bajo.
Germán Rivera, chileno, Of. Rosario de Huara.
Caciano Palma, chileno, Of. Constancia.
Juan Torres, peruano, Of. North Lagunas.
Manuel Muñoz, chileno, Of. Santa Ana.
Eduardo Rojas, chileno, Of. Santa Ana.
Martín Machaca, boliviano, Of. Cholita.
Miguel Espinoza, peruano, Of. Josefina.
Fernando Ilaja, peruano, Of. Carmen Bajo.
Saturnino Guillen, chileno, Of. Sebastopol.
Ejidio Lara, chileno, Of. San Pablo.
Manuel J. Segovia, chileno, Of. San Donato.
Juan Rojas, chileno, Of. Peña Chica.
Víctor Patiño, boliviano, Of. Cholita.
Angel Pacheco, peruano, Of. Peña Chica.
Pedro Erazo, chileno, Iquique.
Nicanor Vega, chileno.
Pedro Villacura, chileno, Of. La Perla,
Juan M. Varas, chileno.
Juan Norambuena, chileno, Of. Puntunchara.
Ismael Olivares, chileno, Of. Rosario de Huara.
Simón Díaz, peruano, Of. La Perla.
Gregorio Silva, peruano, Of. Virginia.
Hipólito Flores, boliviano,, Of. La Palma.
Eduardo Peña, peruano, Of. San Enrique.
Joaquín Barra, chileno, Of. Rosita.
Luis Contreras, chileno, Of. Sur Lagunas.
Mariano Gutiérrez, boliviano, Of. Buen Retiro.
José Contreras, chileno, Iquique.
Demetrio Jofré, chileno, Iquique.
ALGUNOS DOCUMENTOS
ANTES DEL DIA 21
“14 de Diciembre de 1907.- Intendente.- Iquique.- Si huelga originase desórdenes, proceda sin pérdida de tiempo contra los promotores ó instigadores de la huelga; en todos los casos, debe prestar amparo personas y propiedades; debe primar por sobre toda otra consideración, la esperiencia manifiesta que conviene reprimir con firmeza el principio sin esperar desórdenes tomen cuerpo. La fuerza pública debe hacerse respetar, cualquiera que sea el sacrificio que imponga.
Recomiéndole, pues, prudencia y energía para realizar las medidas que se acuerden.- Sotomayor.”
——————
“16 de Diciembre de 1907._ Intendente.- Iquique.- Para adoptar medidas preventivas, proceda como en estado de sitio. Avise inmediatamente oficinas prohibición de gente bajar Iquique. Despache fuerza inmediatamente para impedir que lleguen, usando todos los medios para conseguirlo. Fuerza pública debe hacer respetar orden cueste lo que cueste. “Esmeralda” va camino y se alista mas tropa:- Sotomayor.”
——————
«16 de Diciembre de 1907.- Intendente.- Iquique.- Suspenda censores en los cables. Basta con que llame gerentes cables y verbalmente converse sobre particular llamándoles atención articulo 339 Código Penal. Mantención censores obligaría cables comunicar censura internacional Berna, lo que debe evitarse para no producir alarma en extranjero.
Para cablegramas de cierta importancia, use clave que existe en Intendencia.- Sotomayor.”
“Para despachos urgentes sirvase West Coast que cobra media tarifa; gerente pasara a verlo.
Telégrafo del Estado esta notificando de que despachos deben trasmitirse con mucha discreción.- Sotomayor.”
EN LA VISPERA DEL 21
“20 de Diciembre de 1907.- Intendente.- Tarapacá.- En trasporte “Maipo”, que parte mañana de Valparaíso, van de ochenta a cien hombres de carabineros. No se puede mandar mas.- Sotomayor.”
EN LA TARDE DEL 21
“21 de Diciembre de 1907.- Intendente.- Tarapacá.- Para alejar de esa gente de Pampa, convendría hacerles regresar respectivamente oficina cada peonada por piquete tropa, cuyo jefe debe llevar orden terminante de impedir regreso. Piquete quedaría custodiando oficina mientras desaparece peligro revancha.
Seria muy conveniente aprehender cabecillas, trasladándolos buque guerra.- Sotomayor.”
LA FELICITACION
“27 de Diciembre de 1907.- Intendencia.- Iquique.- En este momento me apercibo no se ha enviado a US. telegrama acordado tan pronto se tuvo conocimiento del desenlace de la huelga, ó mejor dicho motín aprobando a nombre del gobierno su procedimiento y la actitud del señor general Silva Renard, y demás jefes que concurrieron al objeto.
Opinión pública comprende doloroso estremo fué necesidad ineludible para cumplir deber primordial de afianzar el orden y la tranquilidad publica. Hágalo así presente al señor general a nombre del Gobierno.
Las voces aisladas que por móviles políticos se han hecho oir en Diputados, no tiene eco como puede verlo US. por las apreciaciones de toda la prensa seria._ Sotomayor.”
Y ahora viene el parte del comandante Wilson pasado al jefe de la Armada, a su vez transcrito por este al Ministro de la guerra, y en el que hay detalles que asombran.
He aquí ese documento:
Valparaíso, 3 de Enero de 1908.- Señor ministro: El comandante del Ministro Zenteno, en oficio numero 532 de 26 del mes próximo pasado, me dice lo siguiente:
“Tengo el honor de dar cuenta a V.S. de nuestro arribo á este puerto, el día 12 á las 2 P.M., del presente mes, habiendo hecho escala en Caldera, para tomar a bordo 233 soldados, clases, oficiales y jefes del Regimiento O’higgins, que conduje á esta plaza á fin de reforzar la guarnición militar.
En cumplimiento de las instrucciones de V.S. tan luego como el señor intendente de Tarapacá y el señor general Silva Renard se hicieron cargo de sus respectivos puestos, me puse á sus órdenes para cooperar con las compañías de desembarco al mantenimiento del orden público, amenazado por la presencia en la ciudad de unos 10,000 huelguistas, que habiendo bajado de la pampa salitrera se habían unido al gremio de cargadores y lancheros de Iquique, para producir una huelga general en toda la provincia, pidiendo se les fijara su salario á 18 por peso, fuera de otros detalles secundarios.
Puedo asegurar á V.S. que he sido testigo de todos los esfuerzos gastados por el señor Intendente para obtener de los huelguistas, representado por un Comité directivo, una actitud conciliadora, a fin de llegar a un avenimiento satisfactorio; pero todo fué inútil, manifestándose resueltos a no abandonar la ciudad y el local que ocupaban, mientras no se aceptase el total de sus peticiones, é indicando a la autoridad se entendiera con ellos por medio de notas, pues no concurrirían en adelante a los llamados el señor Intendente.
La alarma en la ciudad era grande y todas las familias comenzaron á abandonar sus domicilios para emigrarse ó refugiarse á bordo de los buques surtos en la bahía, pues la presencia en el corazón de la ciudad de tan crecido numero de obreros, á pesar de su actitud tranquila, era un almacén de pólvora que á la menor chispa podía hacerlo estallara y, dado el material de las construcciones, todo era de madera, no era posible prolongar esa situación por mas tiempo, y en tal virtud el señor intendente resolvió hacerlos desocupar la Plaza Montt y Escuela Santa María para que se concentraran en el Club Sport, donde podían ser custodiados por las tropas, con mayor seguridad para la ciudad, mientras las cuestiones con sus patrones podían tener algún arreglo, encargando de dar cumplimiento á esta disposición al señor comandante jefe de la División, general Silva Renard, para lo cual al día siguiente a la 1 y media P.M., este jefe revistó toda la fuerza disponible en la Plaza Prat, donde recibió el siguiente decreto:
“Iquique, Diciembre 21 de 1907.- En bien de orden y salubridad pública, ha acordado y decreto:
Los huelguistas concentrados en la Escuela Santa María se trasladaran al local del Club Sport.
Anótese y comuníquese al jefe militar de la plaza para su inmediato cumplimiento.- EASTMAN.- Guzmán García.”
Acto continuo se dió orden de marcha a la tropa, dirigiéndose hacia la Plaza Manuel Montt, y una vez rodeada ésta se hizo custodiar las calles adyacentes á fin de dar cumplimiento á lo ordenado del modo mas conveniente, evitando así la dispersión de los huelguistas y hacer que estos se dirigieran hacia el Club Sport por la calle Barros Arana.
Al llegar el general Silva Renard con su tropa á la Plaza Manuel Montt, me uní á su Estado Mayor con el teniente 1º don Francisco Domínguez, como ayudante, tan luego como tomaron su colocación, el general comisionó al coronel Ledesma para que intimara al Comité directivo la orden de evacuar el local en que se encontraban y se dirigieran al Club Sport. Todos los esfuerzos hechos por ese jefe para inducirlos al cumplimiento de la orden que teñía, fueron infructuosos, luego ordenó el señor general otros movimientos de la tropa abocando las ametralladoras de la Esmeralda hacia el asiento del Comité directivo, y se dirigió después personalmente al sitio ocupado por este, donde les arengó elocuentemente, terminando por rogarles evitaran á la fuerza armada de la República el doloroso trance de verse obligada á tomar medidas de rigor contra sus propios conciudadanos. La contestación fué, plagiando a Mirabeau: “Estamos aquí por la voluntad del pueblo y sólo nos moveremos por la fuerza de las bayonetas”.
Todavía con la esperanza de conseguir algo, el capitán Aguirre, Gobernador Marítimo, y el que suscribe, nos dirigimos á la multitud que cerraba la puerta de la Escuela, para hacerles ver las consecuencias de su obcecada resistencia, convinieron al principio irse al Sur en los vapores que tocaran en el puerto; pero el directorio directivo no quiso salir á confirmar esta disposición, sino que con violentos discursos los exaltaron nuevamente, saliendo al fin uno de ellos en actitud insolente y dirigiéndose al general Silva Renard, le increpó con insultos su actitud.
Como ya habían transcurrido como dos horas sin haber conseguido se dispersara ninguno de ellos, y por el contrario, aparece una nueva turba, como de cuatrocientos individuos, de los gremios de Iquique, vivando á los pampinos, se dejó pasar á éstos entre las tropas a fin de que se unieran a los demás y evitar así quedaran en la ciudad exaltando a otros, se vió que no era posible demorar la solución, pues si llegaba la oscuridad de la noche, la situación se habría complicado enormemente.
Considerado esto por el señor General con todos los jefes que estábamos presentes, se vió que no había otro medio posible, sin exponer á la tropa, que un fuego directo sobre los huelguistas; por mas dolorosa que fuera esta medida fué aceptada una vez considerada, y puedo asegurar a V.S. que este momento fué para el general señor Silva Renard como para todos nosotros, de profunda emoción, como que ha sido el mas doloroso, como V.S. comprenderá, en toda nuestra vida militar, y entonces el señor general dirigiéndose a la multitud les exclama:
“Conste ante la faz del mundo entero que se han agotado todos los medios conciliatorios para evitar un derramamiento de sangre, y de las victimas que van á caer serán responsables los cabecillas que han inducido á tanta gente inconsciente á resistir una orden de la autoridad, dirigida al bien de ustedes mismos y de toda la ciudad de Iquique. La gente pacifica dirijase por la calle Barros Arana, pues voy á dar la orden de hacer fuego”.
Repetida esta orden por tres veces, sólo unos pocos se movieron en el sentido indicado, los que fueron pifiados por el resto que iba exaltándose cada vez más por la inacción de la tropa.
Se ordenó una primera descarga, que fué contestada con tiros de revólver y aún de rifles, que hirieron a tres soldados y a dos marineros, matando a dos caballos; luego se ordenó una segunda, siguiendo después las ametralladoras dirigidas sobre el comité, que en medio de las banderas azuzaba á la muchedumbre, con lo cual ésta se sometió inmediatamente, desfilando por la calle Barros Arana hacia el Club de Sport, como se le había ordenado, custodiada por la tropa.
A la mañana siguiente se dispersaban los huelguistas, y en número de más de 7,000 volvían en trenes á sus faenas en la pampa, pidiendo irse al sur unos 200 y cerca de 1,000 peruanos regresar á su país. Con esto quedó prácticamente terminada la huelga.
El resultado de esos luctuosos sucesos ha sido unos 130 heridos y un número proporcional de muertos que lamentar, debido a la obcecación de los agitadores de estos movimientos de las sociedades de obreros en contra de sus patrones, y que por el espíritu que noté entre los huelguistas, es una organización que obedece ciegamente á sus directores, no atreviéndose á desobedecer sus órdenes los obreros afiliados, por temor á los severos castigos que se les impone de azotes y aun de cuchillo, como tuve ocasión de oir á algunos de ellos. Así se vió también escrito en las pizarras de la Escuela Santa Maria: “Se prohiben las huelgas particulares. Las huelgas deben de ser siempre generales”.
Me informan, asimismo los guardiamarinas y marineros que condujeron á bordo del vapor á los doscientos que se fueron al sur, que al preguntarles por qué no querían salir de la escuela, les contestaron que el directorio les aseguraba que al echarlos al Club de Sport, era para que la escuadra los bombardeara con toda comodidad así que en lugar de morir por los cañones de los buques, mas valía morir donde estaban. Argumento ingenioso y criminalmente urdido por el Comité directivo para mantener á la muchedumbre cubriéndoles y poder así aprovechar una escapada.
Los señores oficiales y tripulaciones de los buques surtos en Iquique, han cooperado eficazmente con las tropas del Ejército á la conservación del orden publico, tanto en este puerto como en Pisagua, y me es grato dejar constancia de la disciplina y orden que han manifestado.”
Lo que tengo el honor de transcribir a V.S. para su conocimiento.
Saluda a V.S. – J. MONTT.”
OTRA FELICITACION
“MINISTERIO DE LA GUERRA. – C.1 Nº 389. Santiago, 17 de Enero de 1907. – Se ha impuesto el infrascrito de la detallada relación que en oficio Nº 2,308, de 28 de Diciembre, hace US. de los acontecimientos que tuvieron lugar en Iquique en los días 19, 20 y 21 de dicho es, á causa de la huelga de los trabajadores de la Zona salitrera de la provincia, que se reunieron en esa ciudad.
Examinadas las disposiciones tomadas por US. como jefe de la fuerza pública, en cumplimiento de la orden del señor Intendente de Tarapacá para concentrar a la gente venida de la Pampa en el Club Sport, en el camino de Cavancha, el infrascrito estima que US. ha procedido con la debida prudencia, que ha acudido a los recursos conciliatorios aconsejados por las circunstancias, y que, sólo en ultimo extremo, cuando no quedaba otro arbitrio para asegurar el orden publico, dió US. la orden de hacer fuego contra los que se negaban á obedecer á las autoridades.
El Gobierno aprueba plenamente lo obrado por US. en cumplimiento de un deber muy penoso; pero imprescindible en aquellas circunstancias. Con ello se ha evitado un gran desastre á la ciudad de Iquique, desastre que, si se hubiera realizado; había tenido las más graves y funestas consecuencias.
El concurso eficaz de los jefes, oficiales y tropa subordinados a US. y de los capitanes de navío señores Arturo Wilson y Miguel Aguirre y marinería, ha correspondido, como siempre, á la confianza que tiene depositada el Gobierno en la fuerza armada de la República.”
Dios guarde a US.- BELISARIO PRATS B.- Señor Comandante en Jefe de la División Militar.- Iquique”.
Y aquí termina, querido lector. La relación de la huelga de los pampinos cuyo trájico desenlace vino á enlutar tantos hogares y agregar á la historia de Chile otra fecha memorable que hace triste contraste con aquel 21 de Mayo que tanta gloria le diera: el 21 de Diciembre de 1907.
Iquique, 15 de Febrero de 1908.
Leoncio Marín

FIN

Testimonio del Dr. Nicolás Palacios

EL INFORME DEL DR. NICOLÁS PALACIOS
AL PERIODICO EL CHILENO.
Quién es el Dr. Nicolás Palacios.
Nicolás Palacios nació en 1854, en Colchagua. Estudió medicina, recibiendo su título en 1890. Durante su juventud se interesó en las ideas de Francisco Bilbao, Diego Barros Arana, Manuel Antonio Matta y José Victorino Lastarria. Luegó estudió las concepciones racistas de Varcher de Lapouge, el Conde Gobineau y Houston Stewart Chamberlain, autor de Bases del siglo XIX. Más tarde tales estudios lo llevarían a investigar el origén étnico del pueblo chileno en su afamado libro Raza Chilena. libro escrito por un chileno y para los chilenos, publicado en Valparaíso en 1904, sin su nombre.
En 1894 se traslada a de Santiago a Alto Junín, en la provincia de Tarapacá, en el departamento de Pisagua. Llegó allí como médico a las oficinas salitreras. Permaneció en la región del salitre alrededor de diez años, compenetrándose y entendiendo mejor que nadie la vida del pampino y de la industria del salitre. Su obligación, como la de todos los médicos empleados por las oficinas salitreras, era atender las poblaciones obreras de varias oficinas. Si no existía un ramal ferroviario que uniera las oficinas , debía viajar a caballo. Contaban con una casa habitación y su sueldo era pagado con el descuento que se les hacia a los obreros para atención médica.
Conocedor del elemento popular, en su trato directo con ellos, redactó varios artículos periodísticos bajo el seudónimo de » Un Roto «, que aparecieron en la prensa iquiqueña. La carta del presidente Montt que reproducimos en otra sección, firmada por un » Justo Pérez «, tiene en el Dr. Palacios un fuerte candidato como autor de ella, aunque hay otros renombrados dirigentes obreros que pudieron haberla redactado.
La compañia salitrera que lo empleaba lo despidió por considerarlo un elemento peligroso, y se radicó en Iquique, donde lo sorprendió la masacre del 21 de diciembre. El director del periodicó El Chileno de Valparaiso , Roberto Hernández, amigo epistolar de Palacios, le solicito una relación de los hechos. Este accedió, pero su nombre debió ser omitido para no crearle una situación difícil en Iquique. El doctor Palacios requirió tal anonimato, por carta, a Roberto Hernández.
Por razones históricas, importa destacar la dirección de Roberto Hernández en El Chileno. El periódico estaba bajo control del Arzobispado de Valparaiso. Ello no impidió a Hernández dedicar los números suficientes para dar a conocer los hechos de la huelga a la ciudadanía.
Roberto Hernández, director de El Chileno
Roberto Hernández, en sus memorias, Vistazo periodístico a los ochenta años (Valparaiso, imprenta Victoria, 1958),
Los sucesos de la huelga de Iquique, que culminaron el 21 de Diciembre de 1907, me hicieron tomar dos determinaciones que crei buenas, pero que no dejaronde tener inconvenientes por la gravedad extrema de los hechos.
De un modo confidencial supe de la llegada del Norte a Valparaíso, para determinado dia, como en viaje de incognito, del Vicario Apostólico de Tarapacá, don Martín Ruscker Sotomayor, sacerdote de amplia cultura, teólogo profundo, orador y escritor.
En el acto arreglé mi programa, a fin de celebrar con él una buena entrevista, como la obtuve y que pobliqué en la sección editorial de El Chileno.
(…) El otro paso que di enseguida fue para dirigirme al Doctor Nicolás Palacios, que residía en Iquique, pidiéndole una opinión suya, escrita, acerca de los trágicos siucesos y su génesis. Yo había entrado en relaciones epistolares con el señor Palacios, cuando la publicación de su libro Raza Chilena, que tan vivos comentarios había producido. Y no sali defraudado en mis expectativas, al acudir a una autoridad y a un conocedor y testigo de tan alta envergadura. El Chileno obtuvo, pues, de esa procedencia, un amplio y cabal estudio sobre la materia, y cuya publicación por secciones abrillantó las columnas del diario casi durante un mes entero.
Y acota Hernández un dato valiosisimo sobre otro autor, que ya conocemos.
Apremiado por Alejandro Venegas, que entonces residía en Valparaíso y con quien tenía yo antiguo conocimiento por ser del mismo pueblo, hube de revelarle el nombre del autor incógnito y convivimos en que más tarde, era de necesidad y de justicia darlo a conocer, Alejandro Venegas estaba en Valparaíso, como director de na escuela primaria del barrio de El Almendral, después de haber sido profesor de castellano en el Liceo de Chillán y vicerrector del Liceo de Talca, siendo Rector Enrique Molina. Más adelante escribió su libro Sinceridad, bajo el seudónimo de doctor J. Valdés Cange, que le trajo nuevas desventuras (…)(pp. 63-64 op. cit).
La relación del Dr Palacios jamás ha sido editada en Chile. Sin embargo, Oscar Bermúdez poblica en la Revista Chilena de Historia y Geografía, Nº. 136 (1968), su artículo «El Dr. Nicolás Palacios y la industria del salitre», con el cual desentierra la información que Roberto Hernández entrega en su libro Vistazo periodistico a los ochenta años.
El estudio aparece publicado el 5 de febrero de 1908 y termina el 7 de Marzo del mismo año. En abril aparece un largo «Epílogo de un Estudio», con los subtítulos:
NUEVOS RUMBOS A LA INDUSTRIA DEL SALITRE
Chilenización. Razones morales y sociales que la abonan.
Opiniones del autor de Raza Chilena.
El Dr. Palacios, como lo verá el lector, defiende al pueblo obrero porque su conciencia moral le permite observar y ver la dura realidad que le circunda. Enemigo del socialismo, ello no obsta para que se percate de la miserable condición humana en que viven y trabajan los obreros. Comenta en su libro,
El pueblo chileno, este Gran Huérfano, está dolorosamente penetrado en su aislamiento, de su abandono… por eso se asocia; por eso roba algunas horas a su trabajo para dedicarlas a organizarse, a educarse en política, a buscar jefes leales y patriotas, a leer, a reir, atento, grave, silencioso; por eso concentra sus fuerzas, modera sus pasiones, economiza sus energías: repara con su instinto maravilloso de pueblo de raza uniforme, que a llegar el dia en que pesarán sobre su conciencia grandes responsabilidades, y seprepara para afrontarlas y merecerlas. (Citado por Julio C. Jobet, Recabarren, op. cit., p. 122).
Propone el autor un programa para ayudar al país a salir de la sitoación económica en que se encontraba. Plantea tres puntos básicos:
1. La instrucción primaria, manual y técnica.
2. La implantación o introducción de industrias fabriles.
3. La población metódica de nuestro territorio con familias chilenas escogidas.
Sobre la orientación económica de la enseñanza y causas de nuestra medianía económica otro autor incidirá en el tema, Francisco Antonio Encina, con Nuestra inferioridad económica. Sus causas y consecuencias (1912).
Nicolás Palacios, después de su experiencia iquiqueña, decide regresar a Santiago. Continúa allí su lucha contra los barones del salitre. Publica artículos en El Ferrocarril y La Unión de Valparaiso. Acentúa su posición con respecto a la «chilenización del salitre» con una conferencia en el salón central de la Universidad de Chile, el 9 de agosto de 1908: «Nacionalización de la industria salitrera.»
El Dr. Nicolás Palacios fallece el 11 de junio de 1911.
Cuando en Iquique se crea una » Escuela de proletarios y suplementeros «para alfabetizar a dicho estamento de la sociedad, se acuerda darle el nombre de «Nicolás Palacios, como homenaje al celebrado autor de Raza Chilena.» (La patria, enero 16 de 1920.)
El doctor Palacios no podía recibir mejor reconocimiento del pueblo.
La Matanza de la Escuela Santa María, relatada por el Dr. Nicolás Palacios.
UN ESTUDIO DE IMPORTANCIA
DATOS Y OPINIONES SOBRE LOS SUCESOS DE IQUIQUE
Trabajo de un escritor inglés en colaboración con
un distinguido escritor nacional.
ESTUDIO HECHO EN IQUIQUE PARA » EL CHILENO «
Examen completo del conflicto con sus antecedentes y consecuencias.
«A raíz de los lamentables sucesos de Iquique, cuyo estudió completo aún no se ha hecho con suficiente claridad, El Chileno solicitó una » opinión honrada y sincera «de cierta distinguidisima personalidad que estaba en situación de conocer el asunto en todos sus pormenores y de pronunciar fallos en lo posible justicieros.
Anduvimos con suerte y por ello debemos testimoniar un homenaje de público agradecimiento. El distinguido escritor, a causa de entorpecimientos ajenos a su voluntad, no pudo concretarse entero por satisfacernos, pero se asoció en la pampa con un colega inglés, de noble e imparcial espíritu, y en colaboración común dispusieron el estudio que desde hoy comenzamos a publicar en El Chileno, faltando la partefinal solamente que, según se anuncia, es una de las más importantes.
Por el vapor California, fondeado en la mañana de ayer en la bahía, recibimos ste encargo, de manos de un enviado.»
» Iquique, 28 de enero de 1908.
Señor redactor de El Chileno
Valparaiso
Muy señor nuestro:
Habla muy bien de El Chileno ese espíritu de conocer » una opinión honrada y sincera » sobre los sucesos de Iquique, cuya repercusión ha sido mundial y ofrece un vastísimo campo de estudio para todo gobierno organizado.
Ningún hombre amante de la justicia puede negarse a estos pedidos; y protestando de que escribimos guiados por la conciencia más estricta, comenzamos el estudio.
Parte Primera
Patrones y obreros en las salitreras. Las quejas de los obreros.
Los reclamos que al principío presentaron los obreros, fueron sólo de índole económicacomo usted puede imponerse:
» Suprimir por completo el sistema de fichas y vales.
» Pago de jornales al tipo de cambio de 18 peniques.
» Permitir el libre comercio en todas las oficinas.
» Los cachuchos deberán cerrarse con rejas de fierro para impedir las continuas desgracias que sufren los operarios.
» En todas las pulperías debe haber balanza y vara para confrontar las mercaderías que en ella se venden.
» Habilitación de locales para fundar escuelas en los establecimientos salitreros.
» Los administradores no podrán arrojar el caliche que traen los operarios sin pagárseles previamente el valor de las carretadas.
» Las personas que han tomado parte y han organizado el presente movimiento no podrán sr destituidas de sus puestos en las respectivas oficinas a las cuales pertenecen, y si lo fueren serán indemnizadas con una suma que flutué entre 300 y 500 pesos.
» En caso de quedar de para una oficina, se dará a cada trabajador de 10 a 15 días de desahucio.
» Y se reducirá a escritura publica los anteriores acuerdos firmándola los jefes de casas salitreras y los representantes de los obreros. «
Un verdadero contraro de trabajo como los establecidos en varios países, era lo que pretendían ls obreros.
Han clamado en repetidas ocasiones por abusos o prácticas de los patrones de aspecto más bien moral que económico, como lo referente al servicio médico, a la moralidad de los pulperos, a la nacionalidad del sereno o guardián de las oficinas.
Demasiado conocidas de todos, por propia experiencia, son la sdificoltades que ha traído para la vida la baja tan considerable del cambio internacional, dificultades que han pesado sobre todo en las clases media e inferior de la sociedad. El alza repentina de los artículos de primera necesidad, sin que los jornales hayan experimentado un alza correspondiente, fue lo que llenó la medida de la paciencia del operario de la pampa.
Dos años atrás, el trabajador ganaba alrededor de $3.50 de 16 1/2 peniques al dia, o sea 56 3/4 peniques.
Cuando se inició el descontento obrero en la pampa, el jornal era de unos $ 5 de 8 peniques diarios, cerca de un 30 % menos, reducción considerable que ninguna faena en la que los salariosestén desde largo tiempo establecidos, puede soportar sin gravas perturbaciones.
Hay que añadir aún dos factores de agravación: Primero, que con motivo de la baja del cobre y paralización consiguiente de numerosas minas de Collahuasi, se vinieron a la pampa unos dos mil trabajadores, muchos de ellos con familias, los cuales hicieron bajar los salarios y aumentaron las expenzas de los calicheros los cuales tuvieron que hospedar a amigos y parientes. Segundo, que el comercio sube el valor de los artículos no solo en relación a lo que baja el cambio, sino también al peligro de una mayor depreciación, en una moneda sin valor efectivo, como la del país.
Los huelguistas llegaron aqui mostrando los comprobantes del valos de algonas mercaderías en las oficinas. Entre ellas el de $ 1.50 por un tarro de leche en conserva, que antes valía $ 0,60; el de una libra de azúcar, $ 0,60; una vela $ 0,40. Y así muchos otros. De un quintal de harina, obtenía una oficina $ 70 de pan.
Estos precios se explican por la causa anterior y además porque se refieren a oficinas en las que la elaboración del salitre es demasiado cara.
Con perfecto conocimiento de la vida de la pampa, voy a tratar de bosquejarla, haciéndome cargo de algunos de sus reclamos, empezando por el que consideran más irritante y ponen a la cabeza en su solicitud: las fichas.
Debo advertir que el Supremo Gobierno de Chile tiene noticia oficial de la justicia que asiste a los obreros de la pampa en sus reclamaciones con un memorial elevado a su conocimiento por una comisión informante nobrada con ese objeto en 1904, presidida por el senador y en esa fecha jefe del Ministerio, don Rafael Errázuriz Urmeneta, comisión compuesta de varios diputados y otros caballeros respetables a la que servía de secretario don Paulino Alfonso. Para asegurar la imparcialidad de las informaiones, formaba parte de dicha comisión don Manuel Salinas, abogado de la Combinación Salitrera y su delegado en Santiago. Aquella comisión que llenaba todos los requisitos apetecibles de seriedad, de competencia y de imparcialidad, propuso, con ligeras variantes, los mismo que hoy piden los obreros. Sin embargo, nada ha cambiado, desde entonces, sino en la agravación del mal estimulada por la falta de sanción.
Fichas – Sereno. Este negocio de las fichas no ha sido tratado por la prensa con verdadero conocimiento, por lo que el público no se explica bien con cuánta lógica el obrero protesta de su empleo en las oficinas, ni alcanza la razón por la cual los salitreros defienden tan tenazmente su uso.
En esta sola provincia de Tarapacá, sus noventa y tantas oficinas tienen en circulación unos $ 900.000 en dicha moneda. Las más reducidas de esas oficinas tienen $ 5.000 a lo menos, y más de $ 20.000 las grandes, en moneda de caucho o de cartón, de curso forzoso dentro de su radio de autoridad.
Ese capital, obtenido sin solicitud a banqueros ni hipotecas, representa a los dueños de oficinas unos $ 100.000 anuales de interés, dado el interés corriente en los últimos años.
De la bóveda de la oficina se sacan continuamente algunos centenares de pesos que se entregan al fichero para reponer las fichas que se pierden, se desgastan, rompen, emigran, etc. Cálculos hechos por personas muy conocedoras de este movimiento, estiman en ocho a diez años el tiempo en que una oficina renueva por completo su emisión de fichas, lo que daría otros $ 100.000 mensuales de utilidad a los oficineros de esta provincia.
A esa bonita suma de $ 200.000 de utilidad anual, agragan los oficineros la que se procuran por el procedimiento más seguro y rápido de ganancia, declarando un buen dia sin valor alguno sus propias fichas, pasando un corto plazo para canjearlas por dinero efectivo en la caja emisora.
Las razones de este expedito modo de cancelar sus compromisos y dejar a los operarios sin más recurso que el de hacer público su enojo y reiterar en vano sus clamores , son el hecho declarado ante sí por el patrón, de que se le está falsificando su moneda, el del traspaso de una oficina de un dueño a otro, que la recibe sin hacerse cargo de su pasivo, o bien, el de tener que paralizar sus trabajos por algún tiempo más o menos largo.
Los plazos acordados para el cange de fichas son desde un mes a unos cuarenta días. El aviso de la novedad se publica en alguno de los diarios del puerto, diarios que llegan a las oficinas con uno o dos dias de atraso. Los calicheros son analfabetos en su mayoría; pocos tienen tiempo, ocasión o voluntad de leer diarios, y los que lo hacen solo se imponen de los hechos de su crónica. Nadie se ocupa de los avisos de cuarta página de los periódicos, por lo que sólo llegan a imponerse de que han perdido su trabajo guardando discos de cartón, cuando ya no valen un centavo. En el número 5.204 de El Nacional de Iquique que le incluyo, verá usted el aviso de cuatro oficinas salitreras desmonetizando sus fichas. El motivo fue el cambio de dueño; y el plazo de un mes con solo 25 días hábiles, es el mes más largo de los que conozco.
Otro plazo equitativo para el canje de sus fichas es el que aparece en El Tarapacá del 21 de enero, primer aniversario mensual del sangriento del pasado diciembre.
El señor administrador concede » con motivo de proxima para, hasta el diez del mes de febrero: unos dieciciete días hábiles.
Entre los plazos más cortos de que recuerdo, está el que se inserta en el mismo El Tarapacá de fecha 11 de julio del año que acaba de pasar. Dos oficinas salitreras avisan que sus fichas no » tendrán ningún valor después del día 15 del presente mes de julio «. Como hay un domingo de por medio, el plazo fatal acordado por su dueño para que deje de tener valor la moneda que se sirvió emitir, queda reducido a sólo tres dias. Puede estarse seguro de que los trabajadores de esas oficinas sólo sufrieron el chasco que llevaban creyendo moneda los discos de caucho con que su patrón les había pagado su trabajo cuando ya no tenía remedio.
De estas fichas desmonetizadas, andan muchas en la pampa. Les sirven para entretenerse a los muchachos
En algunos casos, como el que podrá ver usted en El Nacional del 30 de mayo de 1907, los compradores de alguna oficina y que se han hecho cargo de su pasivo dan un plazo de quince dias » a los que tengan obligaciones » con la antigua firma de la oficina que ha cambiado de dueño para que se presenten en el escritorio de Iquique con sus créditos. Al obrero le es díficil y costoso emprender viaje de la pampa al puerto, pues a más del pasaje, pierde varios dias de trabajo, teniendo que abandonar a su familia y gastar en alojamiento y tentaciones de la ciudad. Esto dado el caso de haber leído el aviso, y dado el mucho más problemático de que sepa que entre las «obligaciones» están comprometidas sus fichas.
De todos modos, algo hay que agradecer a los oficineros que avisan por los diarios, de puro bondadosos el término del valor de sus emisiones. ¡ Cuántos serán los que ni siquiera avisan !
Comprendérase sin esfuerzo el disgusto permanente del trabajador por esa clase de moneda de valor tan incierto, y de que traten de gastar lo más pronto y en cualquiera cosa las tales fichas. Es de observación general que la moneda de oro estimula el ahorro a los pueblos que la poseen, como la que carece de valor intrínseco estimula al derroche.
La historia de las fichas es más larga y accidentada que lo dicho, y en el párrafo siguiente la veremos actuando al par del monopolio sobre venta de toda clase de artículos que en cada una de sus oficinas han establecido los salitreros, pero antes de tratar sobre eso, he de recordar el expediente del que se valieron ahora unos tres años, los salitreros para probar nada menos que los trabajadores preferían las fichas a los billetes.
Algunos diarios del sur y otros de aquí alzaron la voz condenando el uso de fichas en las oficinas. Dos o tres de estas con la lección bien aprendida, anunciaron en la ventanilla del cuarto del pagador, que desde ese mismo día no se daría a los operariossino billetes y monedas sonantes por su trabajo.
A la hora del pago, 6 p.m., llegaron con sus libretas centenares de trabajadores a pedir plata. El fichero había abierto un libro especial para la nueva contabilidad. El obrero alargaba su libreta, el cajero apuntaba en letras y números la cantidad pedida, fechaba y firmaba; luego hacía otro tanto en su libro diario de Caja, y por fin contaba cuidadosamente los billetes y se los pasaba al trabajador. Resultó que allá a las diez de la noche algunos operarios que formaban larga cola, esperando su turno, pedían fichas aunque fuera por ese día, pues la operación no llevaba visos de terminar a medianoche, a lo que el pagador respondía que en la oficina no había ya fichas, ni las habría en lo sucesivo. Muchos hubieron de irse a susm cuartos sin plata ni fichas con que tomar su desayuno al día siguiente, y al segundo de la nueva manera de pagar, se volvió a la antigua, a solicitud de los mismos obreros.
El pago de fichas es muy expedito: el fichero apunta un número en la libreta y saca la ficha respectiva del cajón correspondiente. La contabilidad se hace sola porque en cada cajón tiene preparada una cantidad conocida de dinero en ellas . Un fichero ejercitado despacha trecientos individuos en una hora. Pudo haberse hecho algo parecido con los billetes o poner dos pagadores; pero no se trataba sino de un sainete que los operarios estuvieron tentados de aplaudir en la imposibilidad de hacer otra cosa.
Quedó así probado experimentalmente que la oficina no podía pagar en dinero por falta de tiempo. Levántose un sumario por el juez, el subempleado y otros empleados de la oficina sobre aquella farsa, en el cual el sumario se establecía con testigos que los obreros preferían el pago en fichas al pago en dinero sonante . Varias veces han exhibido los salitreros tal documento.
Acuñar monedas es una prerrogativa especial de los gobiernos de Europa, privilegio que defienden on todo su poder, tanto porque siempre es un buen negocio, cuanto porque contribuye un atributo del poder mismo. En el Viejo Mundo un emisor de fichas no alcanzaría a realizar negocio alguno, porque sería conducido a la cárcel ipso facto. Aquí es otra cosa. No sólo en la pampa, en Iquique una casa comercial ha inundado la plaza con medallas de latón que llevan el nombre y el escudo de Venezuela, y se reciben en todas partes como moneda chilena. Lashay de 20 y 50 centavos.
Por la profusión que aquí y en toda la provincia se ve de tales monedas, no puede estimarse en menos de 30.000 pesos la cantidad emitida por ese feliz comerciante sin que la autoridad le haya dicho una sola palabra. Si falataba sencillo ¿ por qué no las emitió el Fisco ? Nadie lo sabe . ¿Por qué siquiera la autoridad na ha intervenido para limitar el monto de esa emisión según la necesidad y para cerciorarse de la responsabilidad del emisor si llega el casdo que esas fichas hayan de recogerse cuando lleguen las que se anuncia está acuñado el gobierno ? tampoco lo sabe nadie.
Muchas razones, todas especiosas, han dado los salitreros en justificación de su porfía en acuñar moneda cuando ha venido por acá algún mandatario lo suficientemente audaz para preguntárselas. Pero hoy dan una que antes no se le había ocurrido. Dicen que no es posible tener en las oficinas dinero sonante, porque estarían expuestas a ser asaltadas por los trabajadores.
En los diez años que conozco esta pampa , sólo una pulpería ha sido asaltada, y fue porque en ella se refugió su administrador huyendo de los trabajadores que intentaban darle una lección de box. El señor administrador, un inglés de buenos puños, había dado en la costumbre de abofetear a sus operarios con cualquier pretexto, y llevaba ya más de veinte jornaleos a los que había quebrado la nariz o botado los dientes, cuando se reunieron para atacarlo. Al ver que se había fugado de la pulpería, se desquitaron saqueándola
Las oficinas a veces están aisladas a veces a leguas de desierto de los retenes de policía , compuestos de cuatro o seis policías mal pagados y caballeros en jamelgos bamboleantes, no inspirando miedo a nadie. El único poder armado de las oficinas es uno de sus mismos obreros que con el nombre de sereno va dotado de palo y revólver. Su papel más importante es el de ahuyentar a los faltes que a hurtadillas suelen aparecer por las oficinas a hacer competencias a las pulperías; el de quitarle al operario lo que hubiese alcanzado a comprar, bajo pretexto de que es contrabando, y el de apuntar su nombre para arrojarlo de la oficina al día siguiente.
Las otras ocupaciones del sereno son, en la noche, dar sus vueltas por la fonda en donde se bebe , juega y baila, a veces de sol a sol, Y que es la «fábrica de locos» de las oficinas, como tan propiamente se los llama.En ella se traban las disputas y riñas que dirime el sereno, cuando puede, y cuando no y resultan heridos de ellas, hace de cirujano mientras llega el día de la visita médica. Vigila también el alumbrado, toca las horas, y despierta por las mañanas a los que deben levantarse temprano.
Esa sola autoridad basta para mantener a raya a quinientos o más hombres esforzados, diestros en el manejo de la dinamita que nunca les falta por ser el explosivo con que rompen las calicheras.
Hay que confesar que esos operarios son hombres honrados y tranquilos.
Los salitreros confiesan que en sus oficinas cambian a la par sus fichas, lo que prueba que tienen en ellas por lo menos tanto dinero en efectivo como el valor que aquéllas representan. En esto dicen la verdad. Tienen mucho de miles de pesos en caja. no es verdad entonces que el temor de asaltos justifique su rol de monederos particolares que tanto defienden
Fichas y monopolio comercial. Pero el más cuantioso de los beneficios obtenidos por los salitreros con su poder de acuñar moneda es el de compeler al obrero a gastar su jornal en la propia oficina, pues las fichas de una no valen en otra.
Es cierto que a la fecha casi todas las oficinas han abandonado la costumbre de recibir a los obreros sus propias fichas con descuento, que llegó en ocasiones hasta el 30 % o más del valor que representaban, como lo hacía el Gobierno con sus billetes, según decían, pero el operario necesita muchas veces comprar objetos en los pueblos inmediatos por no hallarlos en las pulperías de las oficinas o no agradarle su calidad u otras condiciones. También necesita a veces dinero efectivo para cumplir compromisos, enviar giros a sus familias o la Caja de Ahorros de ésta. En todas estas circunstancias ha de recurrir a los cambiadores de oficio o a los comerciantes de los pueblos, los cuales reciben las fichas con descuento de 30 %, cambiándolas después a la par en la oficina.
Está pues obligado el trabajador aperder una buena parte de sus sacrificios con motivo de esas clase de moneda. Es cierotambién que al operario le reciben a la par sus fichas en la pulpería de la faena, como en la taberna -garito que con el nombre de fonda tienen todas las oficinas y que sirve a menudo de prostíbulo, pero con el monopolio del comercio establecido en ellas las menestras, géneros y demás artículos dejan mucho que desear en todo sentido ya que son las de desecho en las tiendas del puerto, compradas a bajísimos precios por los agentes de las oficinas. Esas consecuencias naturales del monopolio, al que son muy aficionados los ingleses, obligan al trabajador a procurarse muchas de las mercaderías que necesita en los pueblos inmediatos a costa del referido descuento.
Pero las oficinas muchas veces están ubicadas a largas distancias de los pueblos, distancias que han de rrecorrerse a pie por sus mujeres o niños en los arenales caldeados y bajo un sol abrasador y constante.
Hay que comprar en la pulpería de la oficina, aunque le pidan el precio que quieran y sea o no de su gusto lo que le vendan.
Es común oír a los oficineros asegurar que no ganan gran cosa con sus pulperías, según puede verse en sus libros, que ofrecen mostrar al incrédulo.
En realidad, los libros acusan un moderado interés sobre el capital invertido.
¿Cómo explicar entonces la tenacidad con que defienden su monopolio?
Es muy sencillo para los que estamos interiorizados en estos asuntos: las facturas de compras de los libros de las pulperías dan el precio que su agente en Iquique o Valparaíso asigna a cada artículo, pero como dichos agentes compran las mercaderías averiadas, en vías más o menos avanzadas de polilla, o pasadas de moda, etc, con 50% o más de descuento para mandarlas a la pampa, poniéndoles el precio que tienen en plaza sus similares en buen estado, el provecho de aquel monopolio se ve sólo en los libros privados de los agentes, si es que dejan constancia de esos manejos.
Fichas y monopolios del comercio son dos columnas del mismo monumento con que el salitrero recoge con una mano lo que da con la otra. Así se explica el que defiendan con el mismo tesón ambos privilegios.
Los jornales son el renglón más dispendioso en las oficinas: una faena que ocupe 500 operarios con $5 pesos al día de jornal como término medio, invierte $750.000 en el año de 300 días hábiles.
Difícil y aventurado sería calcular el tanto por ciento sobre el monto real de jornales que una oficina reembolsa con ese sistema, pero mi experiencia en estos asuntos me hace creer que no él no es menor de 50% en algunas de ellas, computando como ganancia de los salitreros el descuento que sus agentes obtienen por compra de mercadería de desecho.
Pero es en la venta de licores seguramente en lo que el provecho es más cuantioso. El obrero que entre en la fonda se embriaga con un peso, y sea el que fuere el dinero que lleve en el bolsillo, sale de ahí sin un centavo.
Es justo agregar que en el horrible alcoholismo que está destruyendo al trabajador de las salitreras, NO sólo son los oficineros los culpables.
Los obreros de esas oficinas dicen que » topan la libreta «, esto es, que se ingienan para cancelar en la pulpería y en la fonda, el alcance total de los trabajadores.
No es sólo aquí. Adonde van los comerciantes ingleses implantan el mismo sistema, mientras se los aguantan. El truck sistem es conocido y odiado en todas las colonias y factorías inglesas y no inglesas.
A cualquier persona que tenga algún conocimiento del comercio- y aún sin tenerlo, con tal que medite un instante – le basta saber que en una faena, sea la que sea, se paga en fichas, vales u otro signo ficticio de moneda, y que la misma faena tiene casa de comercio establecida entre sus operarios, para estar segura de que allí se explota al trabajador por el truck sistem, y que el patrón que da en explotar a sus operarios no se detiene en ese sólo medio. Al juez le bastaría establecer la sola existencia de esa clase de moneda en un cntro cualquiera de trabajo para tener por comoprobada la tiranía del capital sobre la mano de obra.
Sólo aquí, después del luminoso informe de la comisión Errázuriz Urmeneta y de las incesantes quejas de los obreros, es necesario escribir cincuenta carillas y exhibir documentos para mostrar que los salitreros y sus agentes engañan al público con todo descaro.
Las balanzas y las varas de las pulperías. El servicio médico. A quí en esta pampa he venido a conocer la existencia de libras chicas y libras grandes, como las de varas costas y varas largas. El operario que llega a la tienda de la oficina y prugunta por el precio de la libra de carne, por ejemplo, debe saber ya de sobra que el precio que se le señala es el precio de la libra chica, que lo es más o menos según el valor del cambio internacional, el rendimiento del caliche, el preciodel salitre o la avidez del pulpero, y que a veces sólo llega a la mitad de la libra estatuida por la ley del país. Lo mismo sucede con las medidas de longitud, ocacionando muchas molestias y pérdidas al operarioque, habiendo comprado el número de varas de género indicado por el sastre para un traje, se encuentra que nole alcanza para lo que necesitaba, y tiene que comprarse otro pedazo y ponerse un traje con añadiduras.
Hay en Chile, se me dice una disposición legislativa que manda tener servicio médico en las faenas con cierto número de operarios yestablecidas lejos de los centros urbanos. En las salitraras esa disposición se cumple imponiendo al operario el pago del servicio médico no sólo para él y los suyos, sino también para el administrador y su familia, para los empleados y las suyas, para las visitas y para cuantas personas moren en la oficina y que no sea jornalero, puesto éste es el ónico contribuyente para sostener dicho servicio, aunque no se le reconoce el derecho de elegir al médico pagado por él, pues es el administrador o el gerente quienes lo imponen.
El inconveniente de lo anterior es que el jornalero mira como una expoliación e injusticia el que se haga pesar sobre él un servicio del que se aprovechan otros que están en mejores condiciones que ellos para cubrir su importe. Es esa imposición forzosa de sus patrones que lucran a su costa y que miran como mezquindad e injusticia lo que los irrita. El peso de suscripción mensual para médico que seles obliga a pagarles, les importa un bledo.
Los inconvenientes del servicio médico se reducen a la carencia de hospitales situados allá mismo, y al excesivo número de oficinas qoe atiende un solo médico, lo que le imposibilita, por más activo que sea, para prestar una mediana atención a sus pacientes.
La calidad de las drogas están en las oficinas desacreditadas por la acción refleja de las pulperías.
Habitaciones. Deshaucio. Escuelas. De las casas en las que se les obliga a vivir en algunas oficinas, me llevo fotografías como testigos, sin las cuales estaría expuesto a no ser creído. H ay países en los que un industrial, no digo de tanta fortuna como los salitreros, sino de mediana comodidad que obligara a vivir a sus operarios en semejantes chozas, tendría que vérselas con el juez.
Pero no es la miseria material de sus viviendas lo irritante, sini la carencia de un hogar propio, de domicilio privado, aunque sea por un mes, por una semana, a que está sometido el obrero. El sentimiento de inviolabilidad de su hogar está muy desarrollado en estos hombres, así es que la intromisión del sereno en sus chozas sin más autoridad que la de serlo y con el pretexto de buscar contrabando o de que ahí se oculta uno de los locos de la oficina o cualquier otro.
La oficina arrienda con canón mensual las viviendas, pero en elcaso de despedir a uno delos trabajadores, se acaba el contrato de arriendo y el inquilino es arrojado a la pampa con sus enseres y familia. Cuando no sale del todo peleado con el administrador, se le facilita un carretón para que se traslade a la estación más cercana del ferrocarril.
Desahucio con diez días han pedido infinidad de veces con el mismo éxito de siempre.
Esta tremenda amenaza para un padre de familia, de estar expuestos a quedar en la calle el día menos pensado, los obliga a fingir que no notan el excesivo colmo de sus carretadas, la mala clase de agua que se les vende, las trapecerías del pulpero, la insolencia del corrector, las multas y lasdemás expoliaciones y humillaciones entre las que agotan su vida.
Por las mismas razones debería obligarse a los administradores a anunciar siquiera con medio mes de anticipación el día en que paralizará la oficina, pero al fichero no le conviene dar esa noticia con mucha anticipación porque los trabajadores guardan sus últimos jornales en previsión del tiempo en que no hallarán trabajo, y la venta de la pulpería y de la fonda se reciente en esos días.
No será, por tanto , empresa fácil de convencer a los patrones aque se desprendan de esa espada de Damocles que tan útiles servicios les presta.
La sexta de las peticiones es que se les facilite un local como escuela. ¿De qué les serviría a los salitreros el que sus trabajadores supieran leer y escribir ?. Hay en ellos más inconvenientes que beneficios. Ni tampoco les haría caso la autoridad de su país. Si analfabeto los mando donde hay toda clase de recursos, no encontrará justo obligar a extranjeros a que llenen por ella la obligación de ensañar al que no sabe.
Esta petición de los obreros, digna de encomio por su objeto, es la única que no encuentro justa. Los europeos no tienen la obligación ninguna de venir a enseñar letras a los sudamericanos, ni les conviene.
Pago del caliche extraído. El séptimo de sus reclamos tiene por objeto impedir que las oficinas beneficien el caliche que no se les ha recibido, por considerarlo de mala clase los calicheros.
Es una de sus antiguas quejas, y para comprender hasta que punto es razonable lo que piden es necesario estar impuesto de que según un contrato verbal, al jornalero que trabaja en la extracción de materia prima se le paga según la cantidad que de ella extrae del fondo de la calichera, y avaluada por carretadas.
Uno de los procedimientos empleados por los dueños de las oficinas salitreras para impedir que un trabajador se procure mayor jornal calculado, o para despedir al que no les agrade, es el de decirle que el caliche por él extraído no sirve, según declaración del químico de la oficina. Pero una vez alejado sin remuneración, el supuesto incompetente operario, la oficina recoge y beneficia el caliche que había declarado inservible. Recurso muy usado y que por lo mismo es bien conocido de los obreros, a quienes no les queda otro camino, ya que de química no entienden, que perder su trabajo es irse a otra oficina. Es ésta una de las causas de la permanente migración de los obreros de faena en faena, perdiendo en andar a través del desiero, muchos días en el año.
Sistema igualitario en la ganacia de los obreros. Sólo conociendo de cerca el carácter del salitrero chileno podrá comprenderse cuánto le disgusta y humilla el sistema empleado por los calicheros para graduar la renta de sus operarios.
Los administradores de las oficinas salitreras hácen un cálculo general sobre el número de trabajadores de pampa, o sea de los encargados de extraer el caliche, que necesitará su oficina para elaborar la cuota o número de quintales de salitre que le ha figado la Combinación salitrera, y teniendo en cuenta la ley general de sus terrenos en salitre. Averiguando con la mayor aproximación posible ese número, se le asigna su parte en el presupuesto general de gastos.
Los despendios en operarios de la máquina, de la maestranza, de los empleados de escritorio, son fáciles de computar. Sólo los que se refieren a los extractores del caliche son variables en gran manera, pues dependen de la mayor o menor facilidad en la extracción de la materia prima.
Es por consiguiente en los jornales de los operarios de los jornales de la pampa, que son también con muchos los más cuantiosos, en los que mayor cuidado ponenlos administradores.
El administrador con una sencilla operación, sabe cuánto ha de ganar cada uno de los calicheros, según el presupuesto de gastos dedicado a ese ramo de su faena, y lo pone en conocimiento del corrector de la pampa, el empleado que contrata trabajo con los operarios, los vigila y les recibe el caliche obtenido.
A la vista de una calichera, de su hondura, de su dureza del grueso de la capa aprovechable, se acuerda entre el corrector y el operario, el precio de la carretada de caliche, que es la medida corriente. En sus visitas diarias por la pampa, el corrector se impone delos cambios del terreno, ya sean favorables o adversos a la empresa, cambios que afectan en sentido diametralmente opuesto a los intereses del obrero, y toma las medidas que juzga necesarias.
El administrador sólo saben si cumplen sus órdenes respecto a sueldos, examinando las planillas mensuales de jornales.
Ahora bien, ese sistema de limitar la renta que los operarios pueden procurarse con su trabajo en una región en que hay operarios de diversas aptitudes como el indio boliviano y el trabajador chileno, impone a éste, la obligación de igualarse con áquel, de no ganar más que el último jornalero si no quiere ver roto su contrato.
De una manera general puedo afirmar que el obrero chileno no despliega aquí, por la causa dicha las dos terceras partes del esfuerzo de que es capaz.
Mozos hay que pueden realizar una tarea dos o tres veces superiora la que les basta para ganar el máximo permitido. Trabajan tres o cuatro horas y el demás tiempo se lo pasan fumando, metidos en la calichera para engañar al corrector, si es que antes de ir a trabajar no han pasado a la pulpería o la fonda a proveerse de aguardiente con que matar el tiempo desocupado
No es fácil calcular el esfuerzo que por esa causa existe perdido en esta región, pero es sencillo imponerse del descontesto permanente que tal sistema engendra precisamente en los trabajadores más diestros y esforzados, obligándolos al engaño, y a darse al ocio y al vicio, pues na hay sino prguntárselo.
No es sólo perjucial al buen obrero ese sistema igualitario por reducción al mínimo, sino también a las oficinas. Si después de bien calculado el precio de una carretada de caliche no se le pusiera coto a la renta que el trabajador pudiera proporcionarse, éste se acomodaría a rebajar el precio de la carretada.
Si extrayendo por ejemplo, cinco carretadas al día a un peso cada una, se procura los $150 que en la administración de la oficina estima como renta media mensual de sus operarios, el trabajador se vendría a rebajar veinticinco centavos en carretada, si se les permitiera diez al día y elevara su renta a $225, con lo que la oficina economizaría $75.
En la oficina chilena «La Unión» hubo en un tiempo un administrador que procedió de esta manera, obteniendo gran economía en la elaboración del salitre, sistema que desgraciadamente no siguió su sucesor por encontrar muy subida la renta de los calicheros.
Cachuchos. Hay otra serie muy larga de pequeñas molestias a que está sujeto el trabajador pampino, teniendo todas ellas el mismo carácter de imposición y muchas, de fraude manifiesto, esperando que el jornalero no lo note y si lo nota lo sufra con paciencia. Uno de elos, aunqué menos común consiste en alzar la muralla de las carretas o colmarlas más de lo acostumbrado. En la calidad de la dinamita que se entrega para el trabajo, en la competencia del herrero que templa las herramientas y muchas otra pequeñas cosas que el patrón varía a su antojo, según sus cálculos, el obrero palpa día a día la falta de protección a su trbajo y dignidad. Obrero he conocido que fue arrojado de una oficina, porque no permitió que su esposa sirviera de ama al hijo del administrador, en circunstancias de que el médico había dicho al operario que su pequeño hijo moriría si toleraba esa servidumbre, y que el administrador estaba impuesto del dictamen del facultativo y le era fácil mandar a su familia a Iquique en busca de lo que necesitaba.
Inutíl por lo sabido, es hablar largo de los cachuchos sin puerta o marmita en donde se hierve el caliche a más de 100 grados de calor, y donde caen los operarios cociéndose vivos. Hay leyes y decretos especiales sobre esto. Como si no los hubiera. En los diarios que le mando, verá usted los quemados de esos días. En otros países, para iniciar el somario sobre uno de esos casos, vendría el administrador acompañado de un policía ante el juez. Aquí no. Se entierra el muero y todo en paz, y ya van muchos centenares.
Inmoralidad de los pulperos. Siempre se han quedado los salitreros sin comprender la causa de este reclamo de sus operarios, lo que manifiesta claramente el desconocimiento que de ellos tienen.
Uno de los diarios obreros que le remito, verá un reclamo de esa especie.
Es lo corriente aquí que las pulperías estén servidas por una clase particular de inmigrantes que se hace notar por su lenguaje indecoroso, sin que le impongan mesura la presencia de niños ni de mujeres. Es defícil imaginarse cuánto les desagrada a los pampinos, en especial, a los padres de familia, la conducta de tales pulperos. Continuas y acervas son sus quejas a ese respecto , como siempre, continuos sus desengaños.
Servicio militar. Algo que también contribuye en buena parte aldescontento del trabajador es la mala cara que ponen los administradores cuando los jóvenes de sus faenas les anuncian que dejarán sus labores para cumplir la ley de circunscripción militar de su patria. No pueden, recibir con agrados esos mozos el desdén , aun las burlas de algunos administradores ante su entusiasmo por cumplir un deber cívico que les demanda tanto sacrificios.
La Ley de Servicio Militar es realmente una pesada contribución al jornalero de esta provincia, pues es él solo, con pocas excepciones, el que acude al llamado de la ley.
Esta provincia a batido el record en el número de conscriptos en todo el país. Al último llamado que es el que hasta la fecha está haciendo su servicio, concurrieron 700 para el ejército y para la marina.
Esos jóvenes no sólo contribuyen con su persona al mantenimiento de las instituciones armadas de su país, sino que también con su bolsillo. En las filas ganan $ 20 mensuales, mientras que en la pampa puede estimarse en 150 como término medio. En los doce mese de conscripción , cada muchacho ha contribuido con la diferencia entre una y otra renta, o sea con 1.560 pesos. Los 700 conscriptos ayudan, por lo tanto, al erario nacional con 1.092.000 pesos. Suma considerable si se atiende a que es aportada por hombres sin más fortuna que su trabajo diario, si se tiene en cuenta que en las demás clases sociales de este país no pesa contibución alguna.
Separación de clases sociales. Carencia de administración de justicia. La tradición y la experiencia diara manifiestan al operario americano de las salitrares que entre él y su patrón hay un abismo moral. El orgullo británico y su desprecio por el indígena de los países que explota, proverviales en el mundo, han hecho escuela en esta región, siguiendo su ejemplo los patrones y administradores de las demás nacionalidades. Rarísimo es el salitrero que descienda a conversar con un obrero, siquiera sean dos palabras. Sus reclamos cuando los oye personalmente los escribe con majestad olímpica y los decide sin admitir réplica. Se conocen dos administradores en Tarapacá que tienen la bondad de dar los buenos días a los operarios que encuentran a su paso en la mañana. En cambio de esa conducta despótica con el americano, el inglés es extraordinariamente democrático con sus conacionales. Así Aprecia a menudo el jornalero americano el favoritismo de que gozan desde su llegada los peones y artesanos ingleses, tanto en sueldos como en posición y trato de los patrones, las más veces sin que valgan la mitad en condiciones morales ni de competencia que los americanos. Pronto lo ven subir sin que sea raro de que lleguen a patrones tan orgullosos como los que de patrones llegaron a estas playas, que son poquisimos.
Estoy personalmente convencido deque, más que los bajos jornales, cansan, fastidian, irritan a los calicheros las innumerables e injusticias y humillaciones chicas y grandes que sin tregua y día a día, año tras año les infieren los salitreros.
¿Por qué no apelan a las autoridades de la pampa en demanda al respeto de su derecho?, podrá preguntarse alguien. Por la sencilla razón de que el juez es a menudo el mismo pulpero de las libras chicas y de las varas cortas, y el subdelegado es con frecuencia el corrector de la oficina, esto es, el mismo empleado que hace botar su caliche a los trabajadores con el falso pretexto de que no tienen buena ley en nitrato. El que los obliga a colmar las carretadas, el que los despide sin otro trámite que ordenarlo cuando ve que el calichero está ganado más de lo que el patrón permite, o que lo trata mal de palabras y aun de hecho con el mismo fin de que semande a mudar de la oficina abandonando su calichera y dejando al corrector libre para entregarla a otro obrero, bajo nuevas condiciones.
Si las autoridades no son las personas nombradas o el fondero, lo son otros empleados de la oficina, y cuando no viven en la oficina sino en un pueblo inmediato aparentando independencia, allí reciben el sueldo que le dan los saliterros de su circunscripción, sueldo por lo demás indispensable para ellos, ya que el Supremo Gobierno no acuerda emolumentos de ninguna clase a estos representantes de su autoridad en una regió en que la vida es tan cara. El indefenso obrero está, pues, entregado en absoluto a su poderoso patrón.
Algunos rasgos del carácter del trabajador pampino. Estoy convencido de que los motivos del descontento de los trabajadores pampinos son más normales que pecunarios. Cierto es, sin embargo, que en estos últimos mese la daja del cambio y la consiguiente carestía de lo necesario para su subsistencia ha determinado el movimiento huelgístico. Pero la acción de esta última causa puede compararse a la de la gota que vaciada en un vaso lleno hasta los bordes, inicia su derrame.
Mi convencimiento nace de repetidos hechos porque me han sucedido a mí mismo, en los largos años que he gobernado obreros en este país.
Pero antes de referirme a algunos de ellos, prefiero recordar uno que no me concierna y tenga por lo mismo mayor fuerza probatoria. Trabajaba en una mina en esta provincia, con los mismos hombres que hoy son calicheros, mañana mineros y después o antes soldados, marinos o lo que se presente, el conocido industrial minero de esta provincia y residente en Iquique, don Alcides Nadeau. Agotados sus recursos, comunico a sus hombres su determinación de paralizar los trabajos y la causa que a ello lo obligaba.
Pues bien, a una sola voz y sin acuerdo previo todos sus operarios se ofrecieron a seguir trabajando sin sueldo, por sólo la comida y la ropa que pudiera sin mucho sacrificio pudiera proporcionarceles, al tiempo que en las salitreras vecinas los obreros recibían altos jornales.
Ocho mese estuvieron trabajando sin remuneración alguna, y lo hacían con mayor empeño que antes, según el señor Nadeau.
¿ Cómo explicarse una conducta tan generosa en el bajo pueblo de este país ? Porque en esa pequeña faena saciaron sus ansias de equidad acumuladas durante largas estadías en las oficinas salitreras. El señor Nadeau no les hizo jamás una injusticia y los trato siempre con benevolencia.
Sus operarios lo amaban, y al verlo fracasar en una empresa en cuyos resultados se habíaforjado halagüeñas esperanzas, no quisieron dejarlo solo en la mala fortuna y le ofrecieron todo lo que poseían.
De las incontables muestras de sentimientos de bondad y de justicia del trabajador de la pampaencontrará Ud una muy elocuente en uno de los diarios obreros que le remito.
Con sus columnas enlutadas por los muertos del 21 de diciembre, con sus páginas hirvientes de indignación, reerva un largo espacio a condolerse del fallecimiento de la esposa del señor Ericksen , antiguo administrador de oficinas y hoy gerente de una compañía salitrera, llevando su sincera voz de consuelo al atribulado esposo. Ahí leerá Ud. como todos los operarios que ocupa, participaron del sentimiento de su patrón. Ese caballero es un hombre justo y uno de los que saluda a sus obreros por la mañana.
Un ingeniero británico de esta provincia, cuyo nombre le doy al pie de ésta por encargo de reserva por las razones que Ud. comprendera, escribía entusiasmado a propósito de las excelentes cualidades morales e intelectuales del operario chileno, comparándolo con el de su patria. Todos los que de cerca hemos tratado al hombre de este país pensamos lo mismo a este respecto. Sólo los salitreros se quejan hoy de él en la provincia, quejas que en años pasados no existían.
Los operarios no han cambiado de carácter. Lo que ha cambiado son el trato que se les da y la calidad de los caliches que hoy benefician a las oficinas de Tarapacá, lo cual no ha de parecer extraño, después de un siglo de explotación.
Este agotamiento de una buena parte de los terrenos salitrales, es la causa matriz de todos los males del presente.
Más adelante le suministraré ciofras y datos sobre estos asuntos.
En acápite separado dejo constancia de que los procedimientos injustos recordados más atrás existen muy atenuados en algunas oficinas y están desterrados en absoluto en un buen número de otras, a las cuales nunca faltan operarios ni se declaran en huelga si no es por compañerismo y para apoyarlos ante sus patrones, cuyos procedimientos conocen bien.
Estas huelgas por simpatía sólo se producen en grandes ocasiones. Esa diferente manera de proceder tiene dos causas principales: el carácter del administrador y la necesidad que tienen algunas oficinas de aparentar que proceden como las otras, esto es, que pagan los mismos jornales y venden las mercaderías al mismo precio, etc, no pudiendo hacerlo, pues perderían dinero en la elaboración del salitre. De ahí que apelen a mil medios destinados todos a cercenar el jornal del obrero, a » toparle la libreta «como ellos dicen.
Segunda Parte
Sabido es, pero se hace pertinente aquí recordarlo, que la huelga es una manifestación universal de la protesta de los obreros contra la situación privilegiada del capital en la lucha económica moderna. También ha de tenerse presente que agotados otros medios, la huelga es el único recurso pacífico que posee el obrero paraa exigir lo que cree justo, imponiéndose para ello penosos sacrificios.
La huelga tranquila pero tenaz es propia de los pueblos reflexivos pero enérgicos. La huelga incendiaria y dinamitera es de los pueblos excitables y violentos por naturaleza o bien por desesperación. Sólo los pueblos degradados y serviles soportan con mansedumbre la injusticia.
El pueblo de este país, por lo que hasta aquí he podido imponerme, es un pueblo enérgico y tranquilo, pueblo de huelgas tenaces, pero pacíficas que merece se le conceda una legislación obrera adaptada a su temperamento.
Jornaleros chilenos hay en Iquique y en oficinas públicas como la Capitanía del puerto y el resguardo, que ganan 60 pesos mensuales y no dejan su puesto por estar obligados por un contrato, siendo ese sueldo tres o más veces inferior al de los jornaleros libres con quienes departen a diario.
Ya que la prensa se ocupa en estos días de legislación obrera, como medio de evitar futuros conflictos, es bueno recordar ciertas cosas elementales, a menudo desconocidas y se refieren a la ilustración del pueblo para el cual se legisla. Legislaciones buenas y malas ha habido en tiempos en que los pueblos eran absolutamente iletrados. Las leyes- expresión escrita de los sentimientos jurídicos y de los hábitos sociales- deben adaptarse al carácter, a las costumbres, al modo de pensar, colegido del modo de proceder del pueblo al que se destinan.
Me dicta las líneas anteriores, un estudio sobre legislación obrera inserto en El Mercurio y transcrito en El Tarapacá del miércoles 15 de enero y reforzado editorialmente por el diario iquiqueño, en el cual se mira como causas de la huelgas el que haya entre los obreros algunos que hacen jefe de ellos -como sucede en todas las esferas sociales y como sucederá siempre en todas partes- a los cuales deben perseguir las leyes obreras. Aconseja asimismo el articulista la represión de la » huelgas injustas » , lo que equivaldría a fallar antes de oír a las partes, y la limitación de la libertad de la prensa obrera, esto es, sancionar por ley el estado de abandono en que se encuentra hoy este pueblo ante sus patrones. Como razón de sus consejos, da la falta de ilustración y de hábitos de higiene en este pueblo.
En el fondo del movimiento obrero, poco menos que universal a la fecha, debe verse la resistencia instintiva a los peligros de muerte conque lo amenaza el inmenso desarrollo del industrialismo y del capitalismo modernos que, en su ansia de lucro, empieza a especular con la vida de los pueblos. El maravilloso progreso económico que alcanza hoy en el mundo, nunca visto en otras épocas ha perturbado las relaciones sociales bajo las que esos pueblos nacieron y se desarrollaron, por lo que la nueva orientación social hiere sus instintos de agrupación en sociedad o instintos políticos. De ahí que hayan terminado en políticos los movimientos obreros que inició el hambre en Europa.
Para darse cuenta razonada de estos complejos problemas, no bastan la escuela, el liceo, ni muchas veces la universidad, y esperar a que un pueblo sea razonadamente conciente de sus acciones colectivas de resistencia, para entonces aliviar por ley su situación desventajosa al frente de tan poderosos y despadiados enemigos o siquiera para hacer seca justicia, es declarar que no se quieren oír sus clamores. Es posible que los escritores de El Mercurio y de El Tarapacá no hayan tenido ese propósito, pero es lo que resulta de sus razonamientos.
Antecedentes. En la segunda semana de diciembre, los trabajadores del ferrocarril salitrero pidieron al gerente Mister Nicholls un aumento de sus sueldos y jornales en vista de la carestía de la vida causada por la baja del cambio. Mister Nicholls acordó pagar a todo su personal el cambio de 16 peniques, por encontrarlo justo, con lo que todos sus empleados y operarios quedaron planamente satisfechos.
Al día siguiente, los cargadores y lancheros de las casas salitreras elevaron a sus patrones una suplicante solicitud, pidiendo se les acordara a ellos lo que el gerente del ferrocarril había concedido a sus operarios. Los salitreros se negaron rotundamente, y la huelga se declaró en todas lsa empresas, menos en la del consúl inglés Mister Clarke, que se arregló con sus trabajadores, pero que suspendió el trabajo al día subsiguiente, pronunciándose la huelga general, que es fuerza mayor en los contratos de embarque.
El viernes 13 se supo en ésta que en la pampa los operarios de las salitreras del cantón de San Antonio, se declaraban en huelga pidiendo así mismo el pago a un tipo fijo de cambio, señalando el de 18 peniques.
Como los administradores de las oficinas repondieran que no estaban facultados para resolver lo solicitado por los operarios, éstos acordaron bajar a Iquique a entenderse directamente con los dueños o gerentes de las casas salitreras, y en donde expondrían sus quejas al jefe político de la provincia, impetrado de su autoridad amparo contra los abusos ya tan conocidos a los que estan sujetos.
Efectivamente, el domingo 16 a las 8 a.m. llegan apie más de 2.000 huelguistas al Hipódromo de ésta, en donde los esperaban las autoridades civiles y militares. Allí encontraron agua fresca, almuerzo, sombra y descansodespues de dos días y una noche en marcha
Expuestas por los representantes de los obreros las causas del abandono de sus faenas, se les contestó que se trataría de arreglar las dificultades con sus patrones.
Don Julio Guzmán García, intendente interino, y el abogado don Antonio Viera Gallo convencieros a los huelguistas de que volvieran a sus faenas dejando aquí una comisión autorizada para solucionar las dificultades, lo que significó una victiria que ponía término a la huelga y habría detenido espontáneamente el éxodo de los pampinos, pues los regresados habrían sido los mejores heraldos de la tranquilidad ante sus compañeros.
Convenido el punto, se nombró la comisión y los retantes se dirigieros a la estación de los ferrocarriles en la tarde del mismo día de su llegada a tomar el convoy que debía de restituirlos a la pampa. Desgraciadamente, sólo se les pusieron carros planos, y como el viaje se efctuaría de noche, en carros sin abrigo ni seguridad, los obreros temieron con razón que alguno de ellos pudiera caerse en el trayecto por los vaivenes de los carros en las numerosas curvas de la línea y ser ello de motivo de general descontento entre los demás operarios. No habiendo sido posible obtener otra clase de vehículos, resolvieron no wmbarcarse y esperar aquí en Iquique. Con esto se perdió la primera oportunidad de terminar pacíficamente la huelga.
Por teléfono se impuso toda la pampa salitrera de lo anterior, y una tras otra las diferentes oficinas vieron a sus operarios dirigirse a Iquique a reforzar la demanda de los primeramente llegados. El lunes, martes y miércoles siguiente fueron llegando a pie o en tren diferentes partidas, hasta sumar unos 7.500 individuos, contando la smujeres y los niños que los acompañaban esperanzados en que se les enviaría al sur, como se les dijo desde el principio, tanto por las autoridades como por la prensa, si llegaba el caso de que los ingleses, como aquí se denomina a los salitreros, no accedieran a lo pedido por sus trabajadores. Aquí se les unieron los huelguistas del puerto y los cocheros y conductores de los tranvías.
Marcha y carácter de la huelga. Días felices. Todos esos días los directores de los huelguistas, o Comité como se le llamo, tuvieron su conferencia con el señor intendente, quién no pudo darle otra contestación que los patrones salitreros no aceptaban arreglo alguno, permaneciendo sordos y mudos a toda propuesta.
El señor Guzmán García invitó a una reunión en la sala de su despacho a las autoridades, a los vecinos caracterizados de la ciudad y a los dueños y gerentes de las empresas con el propósito de consultar las diferentes opiniones sobre los medios conducentes para poner fin a la anómala creada por la huelga.
Concurrieron a la cita las autoridades, los vecinos y los salitreros de todas las nacionalidades, menos los ingleses. Como estos forman la gran mayoría de los industriales del salitre, no pudo llegarse a ningún acuerdo. El señor Del Rio, primer alcalde de esta comuna, pidió que se dejara constancia de la descortesía de los salitreros inasistentes para con la primera autoridad de la provincia y de su negativa a oír proposiciones de avenimiento, apoyando al señor alcalde los demás concurrentes, y acordándose comunicarlo al Supremo Gobierno por un Cablegrama.
Esta medida se postergó a propuesta del Capitán de navío Señor Aguirre y reforzada por el abogado don Claudio Barros, hasta después de conocer la opinión de los salitreros ingleses.
Para que se acercara a dichos caballeros en solicitud de una respuesta a la demanda de sus operarios, cualquiera que ella fuese, se nombró inmediatamente una comisión de los vecinos más respetables, entre los que figuraban el señor vicario Rücker, el comandante señor Aguirre, el abogado señor Viera Gallo y otras personas.
Los señores Richardson, Lockett, Hardie y demás miembros del comité inglés de resistencia, se negaron a oír proposiciones inmediatas de arreglo ni a dar contestación alguna a la soliciutud de sus operarios. Exigían que volvieran a la pampa, mientras ellos consultaban a Londres con los dueños de algunas salitreras de Tarapacá sobre lo solicitado por los obreros.
No sé si después de eso se envió al Gobierno el cablegrama acordado en la reunión de la Intendencia, pero me consta que los ingleses decían a quien quería oírlos que ellos se entendían directamente con Santiago, por medio del cable, y que era una insolencia y una insubordinación se sus trabajadores el haber abandonado las faenas, presentándose al puerto sin permiso de sus administradores. Que no oirían demanda alguna si los operarios no regresaban primeramente a reanudar sus trabajos.
Los huelguistas recibieron con tranquilidad estas noticias, teniendo como tenían plena confianza en que se les haría justicia como lo pedía la prensa toda, o bien que se les enviara al sur en los vapores de la carrera o en los transportes nacionales si llegaban luego, en el caso ya manifiesto de que los ingleses no hicieran juicio de sus reclamos.
La gran mayoría de los pampinos estaba alojado en la Escuela Santa María y en algunas bodegas, carpas y galpones facilitados graciosamente por particulares, pero muchos de ellos se horpedaban en casa de sus amigos y parientes en esta ciudad, donde recibían alimentos. A los que no contaban aquí con esas ventajas, la autoridad y algunos particulares le suministraban almuerzo y comida.
La actitud de los operarios fue absolutamente respetuosa y tranquila. De lo que día a día a dejado constancia todos los diarios de ésta. Ellos mismos vigilaban el cumplimiento de un decreto de la Alcaldía, ordenando la clausura de todos los establecimientos donde se expenden bebidas embriagantes, pues a pesar del decreto alcaldicio, algunas tabernas que nunca llega a descubrir la policía, continuaban expendiendo licor.
A los oradores populares demasiado fogosos o que no guardaban repeto debido a las autoridades, ellos mismos los hacían callar, habiendo sucedido que arrojaron del kiosko de la plaza a un orador profesional iquiqueño, un señor Sepúlveda , que se empecinaba en seguir hablando a pesar de los silbidos y protestas de los huelguistas pampinos.
Los ebrios recogidos por la policía esa semana fueron ingleses, como se ve por sus nombres, que dan los diarios, tripulantes de los buques al ancla de este puerto.
Ni un solo desorden, ni un huelguista entre los 10.000 que recorrían libremente la ciudad de día y de noche, fue siquiera amonestado por la policía. Ni una flor, ni una hoja de los jardines públicos que recorrían y en que reposaban fue tocada por ellos. Por entre ellos se paseaban tranquilos los ingleses, sin que una palabra, un gesto, una mirada de sus operarios les indicara a sus acusadores. Risas, bromas, algunos discursos repitiendo las razones que abonaban su demanda, paseos por calles y plazas, excursiones a la playa y baños de mar, aplausos a las autoridades cuando las encontraban a su paso, ocupaban su tiempo en esos días.
El comercio y algunos particulares enviaban a los huelguistas cigarrillos, frutas y otros obsequios con el aplauso general de la población y de la prensa. De ordinario se paseaban llevando una gran bandera blanca símbolo de su resolucón inquebrantable de mantenerse en completa paz y tranquilidad. En la pampa antes de emprender la marcha a Iquique dejaron sus armas. Ni cortaplumas traían.
Lo anterior podrá leerlo usted en los diarios de esa fecha, que con justicia no se cansaban de aplaudir esa conducta. El mismo diario de los ingleses como aquí llaman a El Nacional, deja estampada en sus columnas la correcta e hidalga conducta de los huelguistas.
Para los que hemos visto huelgas en otras partes, la compostura y tranquilidad de ésta nos causó verdadera aadmiración.
Los huelguistas mas pacíficos de Europa jamás dejan de dar muestra de ese espíritu de destrucción vandálico, que renace en las multitudes cuando se independizan aunque sea en pequeña parte del control de la autoridad. Los r´tulos de tiendas, los faroles, los bancos de los paseos son los que pagan el gasto en esas ocasiones. Burgués que asoma entre ellos, está seguro de oír chufletas, silbidos , insultos y hasta sufrir agresiones de hecho. Por eso al presenciar la calma extraordinaria de los huelguistas pampinos, creí haberme formado una idea falsa del carácter de este pueblo.
Durante esos días llegaron tropas de Tacna y del sur que el pueblo en huelga iba a recibir al muelle vivándolas estrenduosamente.
El miércoles 18 se anunció la llegada del señor intendente en propiedad, del general que debía hacerse cargo de las fuerzas de la plaza, el coronel jefe de la primera zona militar y del comandante de policía. Venían en el crucero Zenteno, que conducía también tropas del sur.
El jueves 19 llegaron efectivamente y fueron recibidos en el muelle y acompañados hasta la intendencia por los huelguistas que no cesaban de aclamarlos.
Desde los balcones de la Intendencia, el señor Eastman prometió al pueblo arreglar todas las dificultades en el menor tiempo posible, para lo cual venía ampliamente facultado. Una ovación estruendosa del pueblo respondió a la promesa de su mandatario.
Sin duda alguna, los huelguistas vieron ya coronados sus sacrificios, sonriéndoles la expectativa de haber hallado, desapués de tantos años de móltiples clamores, un intendente de la provincia que quisiera oírlos.
Conversando con ellos se advertía desde el primer momento que se sentían felices bendiciendo la hora en que se les ocurrió bajar a Iquique. Sabían muy bien que algunas oficinas se verían forzadas a parar sus máquinas si se les obligaba a proceder con equidad, por lo cual habían pedido desde un principio que se les trasladara al sur. Muchos de ellos se prometían solicitar de su Gobierno una concesión de tierras colonizables en el sur y dedicarse a la agricultura. Otros se proponían pasar el verano en el campo trabajando en las cosechas y regresar a las salitreras, cuando las oficinas iniciaran nuevamente sus tareas. En el caso extremo en que nada se consiguiera, les quedaría el recurso de abandonar el país con sus familias.
El intendente interino, según se decía, había solicitado y conseguido del Supremo Gobierno el envió de transportes y la autorización para contratar pasajes de cubierta en los vapores que van al sur, mientras llegaban aquéllos.
En el Club de la Unión, el de los chilenos, nadie dudaba del éxito del señor intendente en su misión de ablandar a los ingleses. Se recordaba la estrecha amistad que con ellos había cultivado desde que llegó a Iquique, las múltiples manifestaciones de aprecio que de continuo le dieron, los bailes y los banquetes regios con que lo despidieron en su viaje a Santiago.
El triunfo era seguro. El sobrante de brazos que ocacionaría el paro de algunas oficinas, cosa conocida por todos, se enviaría al sur como se hizo en idénticas circunstancias en la crisis salitrera de 1896 y como se hizo en Tocopilla y Taltal en otras ocasiones.
Los huelguistas venidos por espíritu de compañerismo sin tener queja alguna de sus patrones, volverían a la pampa y todo se resolvería en paz.
Además, con el motivo de paralización de muchas minas debido a la baja del cobre, se estimaba en 2.000 hombres a lo menos los que de la cordillera habían bajado a la pampa, que estaba ya llena de operarios con las últimas remesas mandadas del sur por los agentes de la combinación salitrera.
Sólo en el English Club se mostraban escépticos y reservados los más, pero algunos confesaban francamente que dejar sin castigo esa verdadera rebelión de los obreros, podría traer malos resultados en el futuro.
Marcha de la huelga. Primera nube. Se produjo en esos días, creo que el miércoles o jueves, no estoy seguro, pero puede verse en la prensa obrera de esa fecha, una reacción marcadísima, no en la actitud que siguió tranquila, sino en el carácter de los huelguistas, cambio que paso inadvertido para muchos, pero que a mí me llamo extraordinariamente la atención por múltiples razones.
En todos los grupos y centros de obreros de la pampa que recorrí, constaté el mismo fenómeno. La cara alegre y llena de esperanzas de los días anteriores, se había trocado en grave, triste y algo cavilosa. Todos comentaban el mismo asunto en frases cortas, tono bajo y actitud abatida. Uno de los diarios les había hecho saber que en los vapores de Europa estaban llegando al sur miles de inmigrantes extranjeros traídos por el gobierno para todas las faenas que en el sur lo necesitasen. La prensa grande en Iquique confirmaba en sus telegramas mucho de lo aseverado por la prensa chica u obrera. Los diarios llegados del sur hablaban de contratos entre el gobierno y agentes de inmigración para transportar desde Europa muchos miles de familia y agregaban que el Ministro de Colonización, señor Puga Borne, había dado cuenta al congreso que existían en las tierras fiscales del sur, más de cuatro mil familias de agricultores chilenos sin título legal de dominio sobre las tierras que cultivaban, por lo que serían arrojados de ellas si no se dictaban leyes especiales, leyes de que no podrá ocuparse tan pronto el Congreso, por lo que el lanzamiento de aquellos labradores nacionales entra en lo posible. Agregaba el ministro Puga que después de llenar todos los puestos que en los diversos trabajos hubiera vacantes, el exceso de inmigrantes europeos sería establecido en las tierras fiscales del sur del país. Con esas razones, según los diarios, defendía el señor ministro el presupuesto para desarrollar e impulsar una caudalosa corriente minmigratoria como la pedía cierta prensa y la necesitaba el país. Esas noticias que comentaron de mil maneras todos los huelguistas, eran la causa de su abatimiento.
Un caballero de Iquique envió ese día un telegrama al ministro Puga Borne, participándole el pésimo efecto que sus declaraciones habían producido en los obreros, con la esperanza de que el ministro modificara sus declaraciones, pero no sucedió así. Ni siquiera se dignó contestar aquel telegrama.
Un país en crisis económica tan grave como la que pesa en la actualidad sobre éste, sufre necesariamente la emigración de sus pobladores. Así fue que no comprendiendo el empeño de traer inmigrantes en estas circunstancias, me apersoné a quien pudiera explicarmelo.
Oí con extrañeza todo lo que se me refirió al respecto. Supe que el procedimiento de quitar por medio de la fuerza armada su terreno al agricultor nacional para entregarlo a los inmigrantes extranjeros, era antiguo en Chile, y que con ese sistema se había cambiado ya la población de una gran parte de dor o tres provincias del sur del país, cuyos labradores nacionales emigraban a la República Argentina. La nueva población, se me añadió, era compuesta de casi todas las nacionalidades del Antiguo Mundo, con especialidad españoles e italianos, en vez de franceses como me había imaginado.
Se me dijo también que las continuas remesas de inmigrantes obedecían, además de la colonización, a la necesidad de sistiuir a los jóvenes conscriptos del servicio militar en los vacios que dejaran en las industrias y en la agricultura mientras recibían su instrucción en las filas del ejército, el cual se pensaba en aumentar en varios miles de hombres en vista del descontento del pueblo. Asimismo, el número de conscriptos sería mucho mayor que al presente en los próximos llamados. Si al cumplr estos jóvenes su aprendizaje de soldados encontraban ocupado el puesto de su anterior oficio, podían emigrar a la Argentina o bién a Panamá, en donde se pagaban buenos jornales.
Se me agregó que ya en dos ocaciones los obreros de Valparaíso, una vez en número de 2.000 y otra de 4.000 habían solicitado de los cónsules extranjeros su contatación como inmigrantes a cualquiera parte, y que si entonces no lo lograron, podrían conseguirlo en otra ocasión y su ejemplo ser imitado por los obreros de otras partes del país, por lo cual la inmigración era necesaria en prvisión de ese caso.
Se explicaba así la presencia en Europa de varias comisiones encargadas de mandar inmigrantes a Chile, del envió de un ministro a traer colonos, y de una grusa partida del presupuesto votado por el Congreso para ese servicio, a pesar de que los apuros del erario nacional habían obligado al Gobierno a suprimir numerosas escuelas públicas.
Comprendí entonces el abatimiento de los huelguistas, y supe explicarme lo que a muchos a parecido extraño: la enseña que ese día exhibieron sus diarios en gruesos caracteres: «Todo el mundo a la Argentina». Era un consuelo para los desencantados huelguistas que soñaban con la región fértil de su país.
Eso explica asimismo, la magnitud de ellos que obstruía la calle frente al consulado argentino después del 21, tratando de inscribirse como ciudadanos de esa nación, les decían » ya no soy chileno, señor, no diré más viva Chile «.
Segunda nube. El viernes 20 fue un día de desengaño para los obreros. De las conferencias habidas por el intendente y los salitreros se obtuvo como respuesta final de éstos la misma que dieron la primera vez que se les interrogó: que regresaran aquéllos a sus faenas y después verían lo que había de hacerse. Propúsose entonces a los patrones someter las dificultades a un tribunal arbitral, como es corriente en casos semejantes, y como acababan de hacerse con buen éxito en Taltal y otras partes, a lo cual replicaron solicitandole al intendente que hiciera regresar a la pampa alos obreros lo más pronto posible, pues la ciudad estaba en peligro.
Aviniéronse los huelguistas a ceder a exigencias tan inconsiderada, pero a condición de que se les aumentáse su jornal en 60% durante un mes, tiempo en el cual una comisión de ellos quedaría en Iquique para arreglar definitivamente con los patrones todas las dificultades.
Los ingleses contestaron que no. Se hizo público el hecho de queimpuesto el Supremo Gobierno de esta última negativa de los salitreros, había ofrecido contribuir con la mitad del aumento pedido por los trabajadores y que habiendo comunicado el intendente esa resolución a los ingleses, éstos dijeron que no era dinero lo que les hacía falta, sino seguridad para sus vidas e interrogaron al intendente sobre si contaba o no con la fuerza suficiente al resguardo de la propiedad y de la vida de los extranjeros residentes en Iquique y la provincia de su mando. Habiendo obtenido contestación afirmativa, insistieron en lo del peligro de los saqueos, de su autoridad moral de patrones- que no la han tenido jamás, sino unos pocos, porque jamás han hecho nada por conseguirlo- y en lo de falta sin castigo pidiendo, en calidad de por última vez, que se hiciera regresar a la fuerza a los operarios a reanudar sus trabajos.
Antes de la llegada del señor intendente en propiedad, los cónsules extranjeros residentes en Iquique- salitreros o empleados de salitreros los más de ellos- intentaron enviar una nota de carácter diplomático al intendente interino, nota de redacción descomedida exigiendo declaraciones perentorias sobre la capacidad del poder público en el resguardo de vidas e intereses de los extranjeros de la provincia, y si quedó sólo en intento se debió a que el señor cónsul de México, don Antonio Viera Gallo, se negó a firmar la tal nota. Volvían, pues, hoy sobre lo mismo, produciendo alarmas infundadas y preparando documentación.
Primera alarma. Los huelguistas estaban perfectamente impuestos de todo lo que pasaba entre los salitreros y la autoridad. No les llegaba nota alguna de aliento, pero conservaban vivas las esperanzas de que su mandatario, su verdadero representante, el señor intendente, les cumpliera su promesa.
Sucedió en ese día algo que alarmó profundamente a los huelguistas. Después de ese medio día aparecieron en distintos puntos de la ciudad unos individuos montados bien vestidos, que mostraban interesarse en la suerte de los obreros, recorriendo activamente sus lugares de reunión, y empeñándose en hablar con el mayor número de ellos.
Todos esos individuos incitaban desembozadamente a los obreros a la resistencia violenta a la autoridad, asegurando que la tropa no les haría fuego, y lo más grave, recorfándoles que había tiendas y joyerías en la ciudad. Hablaban alto- especialmente cuando podían oírlos personas extrañas a la huelga- contra los salitreros, los patrones, el gobierno y » todos los demás tiranos «.
El contraste completo entre los consejos de estos desconocidos, aparecidos el viernes 20 y los que unánimemente les daban los habitantes de Iquique, que con ellos conversaban desde que llegaron hasta la mañana de ese día, iluminó su imaginación con un resplandor de siniestros presagios.
No encontraban prosélitos esos anarquistas desconocidos. Los obreros le increpaban su conducta y los denunciaban a los demás extraños que entre ellos había como a sujetos que no formaban parte de la huelga, como a intrusos malintencionados. Algunos huelguistas creyeron reconocer en los predicadores de la revuelta, a policiales secretos venidos de Santiago. Otros suponían fuesen empleados del comercio iquiqueño, pero nadie estaba seguro sino de que eran desconocidos de todos ellos.
Avisaron a la policía tal novedad y los diarios obreros El Trabajo y El Pueblo Obrero, de la tarde del viernes alcanzaron a dar cuenta al público de lo que sucedía.
Copio las palabras de El Pueblo Obrero.
Llega hasta nosotros el rumor gravísimo de que andan gentes mal intencionadas tratando de estimular a los trabajadores a hacer manifestaciones hostiles contra la autoridad o los salitreros, a fin de que por que esa causa fracase la huelga.
No tragar el anzuelo!
Seamos dignos! Respeto y orden!
Por su parte El Trabajo, después de dar cuenta de la grave intromisión de esos desconocidos, agregaba:
La gente de la pampa, en huelga, no debe de obedecer ni tener confianza en otras personas que no sean sus propios compañeros que forman las comisiones con quienes unidos han bajado a este puerto.
Los gremios de la ribera de Iquique tienen en sus comisiones lo mejor de sus compañeros y no necesitan que esos oficiosos intrusos los perturben.
Son sólo los hombres de trabajo de Iquique y la pampa los que necesitan entenderse y unir sus contingentes para la solidaridad y la formación de un solo bando en la contienda.
Medida acertada y ejemplar sería, la que tomaran los compañeros de la pampa y los de Iquique, si barriesen con todo individuo que no justifique su representación con poderes legales y autorizados de gremios o secciones de trabajo que están en huelga.
Si los huelguistas hubieran sospechado lo que había de suceder, habrían sido más explícitos y enérgicos en denunciar y condenar a esos malvados, pero dejaron la constancia suficiente para iluminar uno de los fondos más tenebrosos de esta huelga. No es prueba » a posteriori » es del día anterior al 21.
Los desconocidos anarquistas no hicieron prosélitos entre los pacíficos obreros como eran los que intentaros pervertir, pero no por eso perdieron su tiempo, pues que pasado el sangriento 21, los que pretenden justificar sus horrores con un peligro supuesto de anarquía y desórdenes, aseguran que entre los huelguistas había muchos que lo pregonaban y hasta tenían un plano de la ciudad en el cual se marcaba la tarea de destrucción, que a cada grupo organizado de obreros debería de corresponderles.
Segunda Alarma. La primera sangre. Ese mismo día llegaron a Iquique los detalles de un ataque de la tropa del» Carampangue» a un grupo de obreros en una de las oficinas de la pampa, en la cual habían caído muerto siete de éstos y resultado doce o más heridos. Era la primera sangre.
Si alguno de los diez mil hueguistas, entre iquiqueños y pampinos, creyó por un momento en que la tropa descargaría al aire sus rifles ante obreros indefensos, debió modificar su opinión despoés de las ùltimas noticias.
También ese mismo día recibió una súplica oficiosa para que enviara al sur en el vapor de la carrera del siguiente día la primera remesa de huelguistas, dando preferencia a los matrimonios con hijos pequeños, unas 300 personas en total. Esa medida calmaría los ánimos, muy inquietos y recelosos con los acontecimientos reciente y sería posible al Comité convencer a los obreros que sólo por compañerismo habían bajado a Iquique, a que regresaran a sus oficinas. El resto esperaría tranquilo en el Hipodrómo o donde se quisiera la llegada de los transportes anunciados, o bién el avenimiento con sus patrones. Nada se hizo. El plan de concluir con la huelga por otro camino estaba ya acordado.
Los «díceres» a que me refiero, señor Redactor, eran los comentarios de los clubes, calles y plazas en esos días si diarios, pero mis informaciones provienen de las fuentes más autorizadas, como que después he visto muchas de ellas confirmadas en los documentos oficiales que se han publicado. Los demás podrían comprobarse fácilmente el día que se quisiera, pues para todo hay testigos.
El día siniestro. Ultimos acuerdos. El sábado 21 apareció en los diarios de la mañana, precedido del anuncio en gruesos caracteres que decía DECLARACION DEL ESTADO DE SITIO, un decreto del Intendente, con fecha del día anterior, que fue más tarde publicado por bando, en el que se suspendían las libertades constitucionales de libre tráfico por las calles de la ciudad y los caminos públicos de la provincia, y el de reunión sin armas. Prohibía también ese decreto la venta de licores y ordenaba concentrarse en la Escuela Santa María y plaza Manuel Montt, que está al frente de dicho edificio, a todos los huelguistas que no tuvieran domicilio en Iquique. Se ordenaba al fin a la fuerza pública hacer cumplir lo decretado.
Al mismo tiempo se estableció la censura telegráfica y se notificó a las imprentas el siguiente decreto:
Queda absolutamente prohibida la impresión y venta de todo diario u hoja impresa. Las infracciones serán severamente reprimidas.
Debe haberse organizado también el espionaje, pues muchas personas de las más conocidas han sido llamadas ante la autoridad, que se les ha increpado con los términos más duros el haber emitido en sus conversaciones privadas opiniones contrarias al gobierno absoluto implantado en la provincia y amenazado con severas penas en caso de reincidencia. En los mismos días circulaban listas de adhesión a las autoridades.
Por lo que se ha visto después en los diarios del sur, del Perú y de Buenos Aires, la censura telegráfica no regía para los ingleses. Así se lee en los diarios que empiezan a llegar, la adulteración de lo ocurrido. La Nación de Buenos Aires de fecha 23 de diciembre atribuye carácter de revuelta al pacífico movimiento obrero de la pampa.
Estatuía, pues, ese decreto un verdadero estado de sitio, como lo dijieron los diarios y lo entendieron todos, por más que el decreto no lo dijera expresamente.
El tal decreto ne venía precedido de las frases » con acuerdo del Congreso » o » de la Comisión Conservadora » como es de mandato constitucional, según se observaba por las personas entendidas que lo comentaban, agregando que aquellas frases son las usadas por el Presidente en el caso de revolución , pues el que un intendente suprimiera el imperio de la Constitución del Estado en su oficina era fenómeno que se presenciaba por primera vez en Chile.
El bando fue, con todo, obedecido al pie de la letra. Los obreros marcharon silenciosos al lugar indicado, muertas todas sus esperanzas.
El estado de sitio reveló a todos que el fin de la huelga estaba próximo.
El inusitado movimiento de tropas, el desembarco de la marinería armada de los tres cruceros al ancla en el puerto, el de la guarnición del Esmeralda y de dos de sus ametralladoras al mando de oficiales subalternos, el presentarse la policía armada de lanza, el tono violento de las patrullas que recorían la ciudad disolviendo grupos de menor número que el autorizado por el bando que empujaba a los huelguistas al lugar de concentración, el contento de que hacían alarde los futuros vencedores y el mutismo de los partidarios de un avenimiento tranquilo, no engañaba a nadie respecto cómo se pondría fin a la huelga.
Se decía en todos los círculos que los ingleses habían ganado el animó del intendente y que estaba resuelto el obligar por la fuerza a los huelguistas a volverse a sus faenas sin concederles un ápice de lo que pedían, que esperar la llegada de los transportes para enviar al sur a los que quisieran irse, era dejar sin castigo a los culpables a quienes era de todo punto necesario doblegar y hacerles entender que sus patrones contaban con los medios de hacerse obedecer de sus trabajadores.
Por su parte los huelguistas comentaban decepcionados el hecho de que «mister Eastman » se hubiese pasado al partido inglés, como ellos decían.
La concentración de los huelguistas en un edificio situado en la ciudad, toda construida de tablas, era un obstáculo para el uso de las armas de fuego cuyos proyectiles atraviezan con facilidad varias casas de ese material, y así lo comprendieron los vecinos de la Escuela Santa María, exponiendo sus temores al tener conocimiento de lo que se intentaba.
Acordóse entonces hacer salir a los huelguistas de la población y concentrarlos en el Hipódromo, en donde se obligaría a regresar a sus faenas a los que no tivieran quejas contra sus patrones y a los restantes se les aplicaría el castigo que merecían.
Si se resistían a evacuar el edificio de la Escuela, allí se les castigaría tomando las medidas necesarias para no dañar a la población.
El derecho que el jefe supremo de Tarapacá tenía para ordenar a ciudadanos pacíficos su salida de la población y resolver el sitio en que deberían morar, era el pequeño ejercito puesto incondicionalmente a sus órdenes.
A pesar de su reclusión, los huelguistas no ignoraban un solo detalle de lo que sucedía, pues tenían acceso a la plaza y a la escuela muchas personas.
Los antecedentes acumulados desde el día anterior, no les permitían abrigar duda alguna sobre que se les esperaba un próximo sacrificio de sangre. Aceptada resueltamente su situación, su carácter cambió por completo desde ese instante. Ya no hablaron más de fichas ni de peniques. Apareció en ellos el fondo moral de todo gran movimiento obrero.
Poco antes de proceder, el jefe supremo de la provincia envió un recado a los jefes de la huelga para que pasaran a su despacho, como lo habían prometido el día anterior, a imponerse de sus últimas disposiciones. Aquellos contestaron que sus mandantes no se lo permitían por estimar que había cesado para ellos la garantía de vida, y prometían imponerse de las prposiciones y contestarlas por escrito.
A las 10 A.M. envió el mismo funcionario a don Abdón Díaz , presidente de la Mancomunal de Trabajadores de ésta, con otro recado para el comité huelguista, renovando su anterior invitación y comunicándoles que regresaran a la pampa atrabajar en sus respectiva oficinas, a lo del resorte exclusivo de los salitreros, nada podía hacer ella y por fin, que estos señores pedían también que los obreros se fueran a la pampa.
Nada nuevo se les decía a los huelguistas con esta rotunda negativa, si no es la burla de repetirla.
Contestó el comité, por la boca del mismo mensajero, que mal podían tener confianza en ir a su presencia, cuando ya se habían apoderado de uno de ellos, don Pedro R. Nuñez, y hechólo llevar como reo a bordo del Zenteno y que además de ese compañero habían desaparecido misteriosamente algunos otros.
A la intimidación de que dieran como fracasda en absoluto su huelga yéndose por donde habían venido, respondieron resueltamente que no lo harían sin haber obtenido lo que solicitaban .
Reiteraron al señor intendente su firme resolución de continuar en absoluta tranquilidad. Y añadían que si estaba en el ánimo de la autoridad el tomar medidas violentas contra ellos, estuviera perfectamente seguro de que las recibirían con los brazos cruzados, como había procedido pocas horas antes un grupo de huelguistas ante las bayonetas de los soldados de la nación.
Era la 1 P.M.
Imagen blanca del 21. Sucedió en esa mañana y a propósito del cumplimiento del bando un hecho singular, según creo, en la historía de las huelgas. Lo doy sin comentarios, porque serían superfluos para el que sea capaz de apreciar todo su valor no podrían ser sucintos para los demás. Es el siguiente:
Como a las 8 de la mañana un grupo de unos quincehuelguistas esperaban fuera de la estación de los ferrocarriles la llegada de un convoy en el que venían algunos de los heridos del tiroteo anunciado el día anterior en Buenaventura.
Comentaban a media voz la crueldad innecesaria del oficial del Carampangue con aquellos obreros pacíficos a los cuales no exterminó gracias a las súplicas del comandante de policía de aquel pueblo, cuando vieron aparecer por la bocacalle que venía un piquete del Carampangue cuyo jefe les gritaba algo que no entendieron.
Era una patrulla del cuerpo que venía por es parte haciendo cumplir el bando recién publicado en la plaza, y del que los huelguistas no tenían aún conocimiento.
Al divisar el grupo de obreros, la clase que mandaba el piquete les gritó que se disolviesen y se concentrasen en la escuela. Como viera que no se le obedecía, mandó a los hombres cargar a la bayoneta
En presencia de los soldados que corrían hacia ellos con la bayoneta calada, los huelguistas se alinearon rápidamente y, cruzándose de brazos, esperaron inmóviles. A unos cuatro pasos de la fila, el jefe de la patrulla mandó hacer alto a su tropa.
Allí se impuso de que los obreros no habían entendido lo que se les ordenaba y una vez sabido, se dirigieron tranquilamente al lugar indicado.
A ese hecho se refería el Comité en su última respuesta al intendente.
En marcha. A la 1:30 P.M. formaban en la Plaza Arturo Prat todas las fuerzas disponibles de tierra y mar para la acción. Concurrieron tropas del O`higgins, del Rancagua, del Carampangue, de Artillería de Costa y de marinería de los cruceros nombrados, formando la infantería. Granaderos y Policía armadas de lanzas, constituían la caballería y las ametralladoras del Esmeralda, la artillería. Mandaba la tropa desembarcada el comandante del Zenteno, y comandaba en jefe, el General.
Después de expuesto el plan de ataque y de la consiguiente peroración del General, la pequeña división de las tres armas se puso en marcha al campo de operaciones. En su trayecto por diversas calles de la población fueron obligando a todos los obreros que por ellas traficaban a caminar hacia el lugar de concentración de los huelguistas.
El enemigo lo componían unos 4.500 hombres, mujeres y niños asilados en la Escuela Santa María, y unos 1.500 en carpas y dispersos en la Plaza Manuel Montt.
La seguridad de que se obtendrían la victoria sin que le costara sangre se deja comprender en que no llevaron oficios religiosos, ni médico ni tomaron ninguna medida para que los particulares o los establecimientos que podían hacerlo hubieran preparado los recursos del caso.
El ejército llegó a la Plaza Manuel Montt, rodeó el edificio ocupado por el enemigo y se intimó la orden de marchar al Hipódromo.
Iba a cumplirse al pie de la letra la amenaza de los salitreros a sus operarios. Nadie dudaba del derramamiento de sangre, más aún , dado el término a que habían conducido con tanta constancia y habilidad su plan de venganza, todos estábamos convencidos de que el derramamiento de sangre se había hecho indispensable a la solución del conflicto, después de la orden del jefe de la provincia para que los obreros salieran de Iquique. ¡Y no era para la región del sur como ellos querían!
Frente al enemigo. Entre los incidentes que precedieron al ataque y que meresca reordarse está el de la presencia del cónsul peruano, señor Forero, y la del ex cónsul de Bolivia, señor Ojeda, entre los huelguistas, tratanto con todos los recursos de so elocuencia de hacer que sus connacionales, agrupados alrededor de sus banderas salieran del edificio y marcharan a donde se les ordenaba, pues la tropa que tenían al frente haría fuego sobre todos sin distinción de nacionalidades.
Peruanos y bolivianos respondieron sin vacilar que habían acompañado, voluntariamente a los chilenos en la jornada de paz y de justicia, y que abandonarlos en la hora del sacrificio lo consideraban como una cobardía y una traición que no estaban dispuestos a cometer,
Las mofas y vituperios de toda especie que a muchos a merecido la hidalga conducta de esos grupos de huelguistas, me convencen una vez más de que es desgraciadamente muy común el desconocimiento del fondo ideal de los grandes movimientos obreros. El hambre sola no provoca manifestaciones organizadas de la entidad y firmeza de éste, aunque ella sea de ordinario la causa ocacional, el móvil inmediato.
Otro incidente fue el discurso de un huelguista a la marinería formada bala en boca frente a ellos:
Marineros del Esmeralda – decía el orador-¿ Consentiréis en que se empañen vuestras glorias adquiridas al frente de un enemigo poderoso y en defenza de los chilenos, matando ahora a los chilenos indefensos ? ¿ Querréis que el pueblo de Chile no pueda ya invocar el glorioso 21 de mayo sin recordar al mismo tiempo un cobarde 21 de Diciembre ? .
También se ha invocado este discurso como un justificativo a posteriori de las medidas «enérgicas». Parece que se esperaba de los obreros el que hubieran azuzado a la tropa a descargar sobre ellos sus rifles.
Es así mismo digno de ni recordarse el intento de los huelguistas de apoderarse del señor comandante don Miguel Aguirre, invitándolo a penetrar en la Escuela y aun rodeándolo con la intención de introducirlo en medio de un movimiento combinado mientras el comandante les suplicaba que obedecieran a la autoridad, pues la resolución de hacerles fuego era inquebrantable.
Los huelguistas- que ya no oían sino que hablaban, según el señor Aguirre – deseaban tenerlo como rehén entre ellos sabiendo el aprecio que aqui tienen todos por él, y escudarse con su persona.
Como último episodio anterior a las descargas, debe dejarse constancia de la consulta que el Comité hizo en aquella hora solemne a los huelguistas sobre la orden perentoría de salir de donde estaban y marchar fuera de la ciudad.
El presidente señor Brigg, el tesorero señor Morales y otros miembros del Comité, hicieron uso de la palabra proponiendo una actitud conciliatoria y manifestando algunas esperanzas en que se les cumplieran las promesas de hacerles justicia, acatando la orden de abandonar el sitio ocupado. Los espírtus estaban ya resueltos, y la contestación del pueblo determinó la respuesta negativa a la última intimidación de la autoridad.
Hay muchos otros detalles interesantes de ese crítico momento que dejo en el tintero en obsequio a la brevedad, pero es conveniente apuntar siquiera uno más .
Con la recogida de toda clase de gentes, especialmente obreros, que la tropa venía haciendo en su marcha al sitio de los huelguistas, se concentraron allí involuntariamente muchas personas que no tenían nada que ver con la huelga. Cuando estas personas se impusieron de los aprestos para hacer fuego trataron de abandonar lugar tan peligroso, pero ya no era tiempo: La tropa que rodeaba la plaza y la Escuela rechazaba con las armas a los que pretendían alejarse. Un hijito, de unos 14 años del doctor L. Campos, logró salir de la plaza, merced a que fue reconocido por los soldados como hijo del antiguo médico de ese batallón. Algunos otros pudieron escaparse por circunstancias pareceidas. Los demás quedaron allí reconcentrados.
Tan vanas como las súplicas de los cónsules nombrados a sus compatriotas, resultaron las amonestaciones del comandante Aguirre y de otros militares y paisanos a los huelguistas chilenos para decidirlos a rendirse sin combate.
De variadas maneras se ha interpretado después la resuelta actitud de esos hombres ante la intimidación de hacer fuego sobre ellos si no cumplían lo ordenado. Unos han pensado que los huelguistas no creían en que se realizaría la amenaza, otros en que éstos esperaban la sublevación de los conscriptos muchos de los cuales tenían a sus padres, madres y hermanos entre ellos.
Alguien ha dicho que los huelguistas tenían la convicción de que sólo se trataba de sitiarlos y obligarlos a rendirse por hambre, lo que habría sido facilísimo llevar a cabo, dado el respeto que este pueblo tiene por la fuerza armada por su país. Una linea de soldados a diez pasos de distancia, uno de otro, sería una valla insalvable para ellos.
Muchos han encomiado su valor, pero muchos más, especialmente del partido inglés, lo han tenido como una prueba inequívoca de idiotismo.
Yo, personalmente, estoy convencido de que este pueblo no es de idiotas, ni mucho menos. También estoy cierto de que no se les pasó un momento por la imaginación el que una parte del ejército chileno, se les presentara allí armado y amenazante para representarles una comedia. Seguramente no creyeron en que se les fusilaría en masa, ya que había entre ellos muchas mujeres y niños, circunstancias sabida del general y que sería la primera vez que el ejército de su patria cometería una acción semejante, pero de que tendrían de que caer muchos de ellos no abrigaban la menor duda, como lo prueba el heccho presenciado por todos de la prontitud en que después de las primeras descargas de fusilería y ametralladoras al balcón central, alzaron banderas blancas en la azoteas y otras partes del edificio indicando que estaban rendidos. El número de esas banderas de sumisión fue una veinte, según el doctor Bidart, aunque otros dan números mayores. El encargado de izar la bandera de rendición en el asta central de la Escuela era un viejecito a quienes ayudaron algunos jóvenes para acelerar la operación. Los pañuelos que se agitaban y las banderas de paz servían de blanco a los tiradores. En el hospital hay uno de esos abanderados.
No les pareció propio rendirse a simples amonestaciones, sin haber mostrado antes que no eran unos cobardes, y que un medio ruin a la muerte viniera a desacreditar a última hora la justicia de su causa.
En los momentos más críticos divisé a uno de los huelguistas abrirse la camisa y mostrar el pecho desnudo, invitando a los soldados a tirar sobre él.
Aquellos hombres habían visto en un instante desplomarse el mundo sobre ellos. Niños mimados del público y de la prensa eldía anterior, llenos de ilusiones halagadoras, hoy presenciaban derribadas toddas sus esperanzas, sus amigos de la víspera los abandonaban, la suerte estaba echada.
Fue notada por muchos la notada verbosidaddespertada en este pueblo de suyo callado. Apareció una gran cantidad de oradores, todos tratando del mismo tema, sordos a las razones de seguridad y conveniencia personales que los extraños con las mejores intenciones les daban. Se les oía repetir hasta el cansancio las palabras de justicia, constitución, leyes, derechos, dignidad y otras semejantes con acento conmovido y la faz iluminada por intensa emoción.
Con muecas de soberano desdén recibían las amenazas a sus personas. Lo único que en ese momento les preocupaba era la violación, el atropello intentado por la fuerza de las armas, de ideales que miraban como sagrados. La crisálida había roto su envoltura.
Con sonrisa desdeñosa, han comentado los ingleses y otros que no lo son, el surgimiento inesperado de estos demagógos de última hora. Podrán discutirse sus doctrinas, la oportunidad de su aparición, su influencia en el cruentísimo drama que se seguió, pero es fuera de toda duda el que jamás objetivos villanos y egoístas conmovieron de esa suerte a las masas populares.
La batalla. LLamo así la acción que en el menor nímero posible voy a referir, porque batalla se la llamó ese día y aún sigue llamándosela hasta hoy, y como una victoria guerrera se la celebró en los clubes chileno e inglés, bebiendo abundante champaña por el éxito de la jornada.
Sigan creyendo y propalando los ingleses de Iquique, organizadores de la campaña, que han muerto a ladrones vulgares, refugiados con sus familias en la Escuela Santa María.JYo me llevo la convicción de haber asistido al espectáculo más dramático e imponente de energía varonil que es dado presenciar: había terminado el plazo concedido a los huelguistas para rendirse; se ordeno retirarse a las personas que aún insistían en aconsejarles sumisión; se mano preparar las armas y apuntar…
En el balcón central del edificio permanecían de pie, serenos unos treinta hombres en la plenitud de su vida, cobijados por una gran bandera chilena y rodeados de otras de diferentes naciones.
Era el Comité de los Huelguistas, eran los cabecillas, los condenados a muerte desde el día antes. Todas las miradas estaban fijas en ellos, hacia ellos se dirigían todas las bocas de fuego. De pie, serenos, recibieron la descarga. Como heridos del rayo, cayeron todos, y sobre ellos se desplomó la gran bandera.
La muerte de los jefes de la huelga y las banderas blancas y los pañuelos que se agitaban en varias partes, nos hicieron creer a los espectadores imparciales que elacto había terminado, ilusión que sólo duro unos instantes: el fuego graneado que de todas partes siguió a la descarga fue tan vivo como el de una gran batalla. Las ametralladoras ( servidas sólo por individuos de tropa) producían un ruido ensordecedor y continuado. Hubo un momento de silencio mientras se modificaba el alza de las ametralladoras, bajándola en dirección al véstíbulo y patio del edificio, ocupados por una masa compacta e hirviente de hombres que rebasaba la plaza y demás de cuarenta metros de espesor, y luego el trueno continuó.
La fusilería entre tanto disparaba sobre el cuerpo asilado en las carpas de la plaza y a los y a los que huían desalentados del centro de combate. Ente los espectadores que me rodeaban oí las más enérgicas interjecciones del castellano; vi a muchos llevarse el pañuelo a los ojos, y a don Carlos Otero secretario de la Combinación Salitrera, caer presa de un síncope.
Callaron las ametralladoras y los fusiles, para dar logar a que la infantería penetrase por las puertas laterales de la Escuela descargando sus armas sobre grupos aterrados de hombres y de mujeres que huían en todas las direcciones.
La derrota se pronunció en toda linea (para seguir hablando como aquí lo hacen los partidarios del inglés). Los huelguistas huían despavoridos por las puertas de los cuatro costados del edificio, ganado las calles por entre las patas de los caballos, arrostrando las lanzadas de los Granaderos encargados de impedirlo y buscando un asilo en las casas inmediatas.
Cesado el fuego, empezó la emigración o más bien la huída en masa de los huelguistas hacia el Hipódromo. Penosa debió ser la fuga de aquellos derrotados que llevaban consigo a sus mujeres y niños, y en brazos o a la espalda a muchos de los heridos, que iban marcando su camino con rastros de sangre. Uno de éstos que marchaba por sus pies, sintiéndose desfallecer y temiendo ser atropellado por la caballería encargada de picar a la retaguardia al enemigo, trató de desviar el camino y dando traspiés agónicos, se apartaba a un lado del camino, cuando fue visto por un soldado de caballería, quién enristrando su lanza con bandera chilena, corrió hacia él y se las hundió en las espaldas.
Entre el crujir de dientes de los hombres, los sollozos de las mujeres y el llanto de los niños,llegó por fin aquella gente al lugar de su destino. Luegó tomo colocación estratégica el ejército vencedor, asestando a su frente las temibles ametralladoras.
Los obreros refieren muchas otras cosas pero sobra con lo dicho.
Cómputo de bajas. Desde 1.400 a 130 fluctuán las cifras que se han dado al público, como la de muertos y heridos en la masacre del 21.
Parece que el número exacto de bajas quedará para siempre en el misterio. Hubo en los momentos en que pudo conocerce un empeño particular en ocultarlo.
Mis investigaciones a ese propósito las he dirigido a obtener el número de muertos y a colegir de esa cifra el de heridos, que guardan con el de los primeros una relación más o menos fija. Pero si de los heridos es imposible obtener cifras aproximadas por el número desconocidos de ellos quese refugiaron en casas particulares, no loes menos respecto de los muertos, gracias a la prisa con que fueron conducidoa al cementerio y echados a la fosa que se tenía preparada.
Junto con empezar la retirada de los huelguistas, llegaron los carretones que esperaban el momento en una calle próxima y comenzó el acarreo, aprovechando la soledad en que quedaron las calles.
Lo único, que ha podido establecerse es que los cadáveres sepultados en los primeros momentos no bajan de 40, pero el obrero Rozas cree que no es díficil probar que fueron 149. El mayordomo del cementerio, que ese mismo día confesó haber recibido sólo cuatro carretonadas, se ha encerrado después en el más absoluto silencio.
Tendido en el campo antes de concluir el acarrereo, halló un practicante militar 200 cadáveres. Una hora después de la matanza, un farmacéutico que atendía heridos contó 117. El doctor Gómez halló 98, y el capellán del ejército, don V.M? Montero, 91.
Todos estos caballeros sólo pudieron ocuparse esa tarea después de haber llenado la misión de atender a los heridos, esto es, cuando ya quedaba poco que hacer a los carretoneros.
La estadística del hospital acusa solo 95 cadáveres conducidos allí en esa tarde, pero de los heridos llegados murieron poco después 29 hombres y una mujer.
El señor Queirolo halló al anochecer de ese día, 5 muertos entre una veintena de heridos en el conventillo Nº 198 de la calle Barros Arana. De 3 muertos más en casas particulares ese día, da cuenta La Patria del 28 de ese mes.
Yo me retiré de aquel sitio sin voluntad de ir a presenciarlos destrozoos causados por las ametralladoras, así es que he de atenerme en estos cálculos a las cifras más dignas de fe.
Cuento entre éstas el número más bajo de los cadáveresllevados al cementero: 40.
Desecho la cifra 200 dada por el practicante, pues esposible que tomara por cadáveres a heridos graves que tenían la apariencia de aquéllos, y acepto la del farmacéutico, que los contó dos veces: 117.
Los heridos que alcanzaron a huir de las ansias de la muerte y fueron a expirar a casas particulares, deben de haber sido más numerosos de los que se tiene noticia: pero sólo este número es seguro :8.
Para el cómputo general de bajas estimado por el de muertos, hay que contar entre éstos a los heridos que fallecen poco después de la acción. Así los heridos agonizantes que expiraron a poco llegar al hospital, deben contarse entre los muertos, pues tal habría sucedido en un campo de batalla: 30. Suma total de muertos, 195.
Los heridos estan lo más a menudo en relación de 2 por 1 respecto de los muertos en una acción con armas de fuego modernas, por lo que su número sería 390. Lo que daría por suma total de bajas huelguistas 585.
Al hospital sólo fueron conducidos 164 heridos, según las estadísticas del establecimiento, los demás se refugiaron donde pudieron.
Al mismo establecimiento llegaron sólo dos mujeres heridas, una de las cuales llegó agonizando. En casas particulares había 15, según laprensa, de las cuales es muy probable hayan muerto algunas. Niños pequeños, uno sólo murio en la batalla o lo que fuere; heridos he visto dos en la calle uno de ellos de seis mese con una pierna atravezada por una bala, que perforo al mismo tiempo un brazo de su madre.
Sé que mis cálculos serán tachados excesivamente reducidos por algunas de las personas que contemplaron los montones de cadáveres, horriblemente destrozados en el área que abarcaron las ametralladoras, pero me atengo a los datos comprobados, desechando los más o menos, porque ese es mi sistema y porque no veo la necesidad de aumentar horrores, de suyo apenas suceptibles de ponderación.
En cuanto a las bajas contrarias el total es de 6 heridos: tres marineros del crucero Esmeralda, uno de los cuales tiene un balazo, de revólver al parecer, en una pantorrilla, y los otros dos ligeras resmilladuras que no parecen de armas de fuego; dos soldados del regimiento O´higgins y uno de Granaderos. Los tres estan heridos por proyectil de ametralladora, o rifle según los médicos. Los mismos proyectiles mataron dos callos de Granaderos.
Hasta por debajo de los entablados de la Escuela se buscaron inmediatamente de evacuada, las carabinas, los rifles recortados, los revólveres, los corvos, la dinamita y demás armamento que un miedo inmotivado e indigno había hecho suponer como existentes en poder de los huelguistas. A cuatro revólveres, tres cargados y uno sin balas, todos sin señales de haber sido usados, y algunos cortaplumas, se redujo el armamento recogido al enemigo, después de un prolijo registro de caídos y de prisioneros.
Los revólveres serían de seguro de los obreros iquiqueños o de algunos de los curiosos que había entre los huelguistas. El obrero de la pampa no usa arma, sino por rarísima exepción, y esós las dejaron en sus casas, antes de bajar a Iquique.
Refieren algunos haber visto disparar con revólver desde una ventana de la escuela, dos o tres tiros, pero después de comenzado el segundo ataque de las ametralladoras. Si es de revólver la herida del marinero del Esmeralda, ésa sería la única víctima causada por los obreros, si es que no fue alguno de los mismos militares que con sus revólveres tomaron parte en el fogueo. Los demás heridos, incluso los caballos, de los atacantes lo fueron por ellos mismos.
Las cifras de bajas que dan los partes oficiales son falsas. El comandante del Zenteno da 130 por todo; el general, da 140, también como total de muertos y heridos.
¿Cómo explicarse que un dato de tanta importancia cual ése, no haya merecido más atención por los dos jefes que mandaron el fuego? No es posible suponer que quisieran dejar constancia númerica, irredargüible de la ligereza de su proceder en un asunto de tan extraordinaria importancia como aquél. Ni puede imaginarse que la vida de sus compatriotas les sea tan indiferente que no les importen algunos centenares de más o de menos.
El parte del intendente también da cifra falsas, con la circunstancia agravante de que fue redactado seis días después del acontecimiento, cuando ya en el hospital se tenía hecha la estadística de los que habían llegado allí.
Tengo noticias de algunos partes de detalle, pasados por jefes subalternos y oficiales dando cuenta del desempeño de su papel respectivo, ese día , y también son falsos.
Ha sido una falsificación general de documentos oficiales y , lo que es muy digno de atención, todos falseados en el mismo sentido.
Estamos, por lo tanto, en presencia de una dulteración sistemática de la verdad, que tiene por esa condición un gran poder probatorio y un significado moral de que me haré cargo en el último parrafo de la presente.
Terminación de la huelga. Conozco el tema , pero es largo, por lo que aquí, señor Redactor, solo emitiré algunas reflexiones que me permite la presente.
La huelga común es la resolución del obrero a sufrir hambre aguda por un tiempo limitado, en cambio de un hambre crónica de duración indefinida. Así es que » por hambre » es la terminación natural de la huelga cuando es favorable a los patrones. La terminación violenta de aquel uso legítimo de la voluntad del trabajador no es la natural. Y dejo el tema.
Por primera vez en la historia de la huelga se emplea la ametralladora para acallarlas. En rusia se ha emplado el cañón con bala rasa, pero fue con ocasión de estar los huelguistas atrincherados y formando entre ellos la tropa de un regimiento sublevado que llevaba sus rifles y sus nananas repletas, lo que los constituía en revolucionarios. Si el Zar hubiera dado en usar ametralladoras contra su pueblo, especialmente si hubiese esperado u ordenado su concentración, tiempo ha que habría limpiado de rusos su vasto imperio.
En la Escuela Santa María, el efecto de las ametralladoras estuvo limitado, no por el número de proyectiles lanzados, ya que uno de éstos puede atravezar diez hombres, sino por la corta distancia que forzosamente hubieron de ser colocadas, lo cual restringió la amplitud de la línea de muerto o sea el ángulo del triángulo formado por los movimientos laterales impresos al cañón. Las balas llegaban a los huelguistas muy próximas unas de otras, lo que explica que algunos cadáveres aparecieran verdaderamente destrozados, otros con el cráneo cortado como con serrucho, según pudieron constatarlo los médicos y emás personas que visitaron el campo. Si las ametralladoras hubieran podido ser colocadas unos docientos metros más atrás, las bajas habrían sido miles, pero la amplitud de la plaza no lo permitió, quedando sólo a unos setenta metros de la masa de hombres.
No hay duda que el empleo de la ametralladora es el más eficaz para terminar toda huelga, pero tiene varios inconvenientes, inmediatos y futuros.
Y sín más paso a recordar un efecto imprevisto derivado del modo cómo se apaciguó la huelga.
Desde antes del «affaire» Dreyfus, pero sobre todo después de él, los socialistas franceses han sostenido una campaña tenaz y permanente en la prensa, en la tribuna, en el Parlamento, en el teatro, en todas partes y ocasiones, contra la fuerza armada de su nación, especialmente contra el ejército francés.
Las consecuencias acumuladas de aquella insensata campaña, dieron al fin su resultado lógico: el pueblo francés llegó a mirar con menosprecio al militar de su patria, burlándose de sus tradiciones gloriosas, ridiculizando su instrucción, sus paradas, sus maniobras y hasta dudando de su patriotismo. En varias ocasiones fue silbada por el pueblo la tropa francesa, mientras lucía sus conocimientos profesionales en revistas públicas.
Podrá calcularse fácilmente la alarma que produjo en los espíritus previsores y patriotas de aquella nación tal estado de ánimo en el pueblo. Los más esclarecidos talentos franceses salieron al frente de los socialistas que pregonaban aquellas doctrinas causantes seguras de la organización y de la ruina. La contracampaña de los patriotas no daba resultados apreciables.
El pueblo veía desfilar un batallón con indiferencia, cuando no con desdén: la mala simiente parecia haber echado profundas raíces en su ánimo.
En esta situación se produjeron las grandes huelgas de la regióncarbonífera de La Mancha. Los obreros destruían maquinarias y edificios atacaban a los patrones y derrotaron a pedradas y a tiros a la policía que intentó dominarlos.
Aquel pueblo inminentemente excitable, en que no escasean los socialistas convencidos y aún anarquistas, se entrego a una verdadera revuelta frenética. En Lens, en Lieven, en Trith y oras ciudades, hubo saqueos,incendios y asesinatos, hasta la llegada de una división del ejército francés que el gobierno mandó apresuradamente a sofocar a sangre y fuego aquella revuelta.
La táctica desplegada por el ejército para contener aquel pueblo enfurecido, consistió en aislarlos formando los batallones entre las pobladas y los sitios que deasaban protejer, y luego marchando de frente haciendo retirarse a los huelguistas ante las filas que avanzaban.
Copio de la revista francesa Armée et Marine del 5 de mayo de 1906, algunas líneas en que se describe la actitud de la tropa en aquella ocasión y las reflexiones que le merece:
Bajo la lluvia de ladrillos y piedras que sucedía a las injurias, estos hombres armados,que pudiendo con una simple descarga dispersar a esa multitud acosada por la locura del asesinato, permanecen impasibles; los oficiales en la primera fila blancos visibles, exponiéndose para ser más fácilmente atacados, no han usado de su autoridad sino para refrendar el ardor de sus hombres. El teniente Allud es herido de gravedad: el teniente Latour recibe un golpe mortal; los tenientes Vincent, Béraro, de Versel, Coine,VerliottiBaluso, son heridos; el capitán Ricourt recibe un adoquín en pleno rostro; y estoicos estos franceses, rehúsan de usar de represalias contra otros franceses, están seguros que sus tropas pueden resistir al pueblo amotinado sin hacer uso de sus armas; a así sublimes de abnegación eelos retienen a sus hombres y permanecen en sus puestos en las filas, a no ser que hayan perdido el conocimiento; ellos han dado prueba de las grandes cualidades de mando: sangre fria y serenidad ante el peligro.
Apagar aquel volcán que abrasaba dos departamentos, costó al ejército francés 8 días con sus noches, de heroicos esfuerzos, 6 muertos y cerca de 100 heridos. Los huelguistas tuvieron cerca de 20 muertos y más de 50 heridos de bala, fuera de los heridos y contusos por las culatas de los rifles.
El ministro M. Etienne condecoró con la Cruz de Legión de Honor a los jefes y oficiales que más se distinguieron por su heroísmo pasivo. He aquí cómo comenta la revista citada – portavoz de la armada y del ejército de aquella nación- esa actitud del jefe de gabinete:
Su modo de proceder ha tenido la aprobación de la Francia entera y especialmente de todo el ejército; cuyos oficiales sentían latir sus corazones de soldados y de franceses al leer las narraciones de los diarios. Cuántos han exclamado: » nuestros compañeros han estado admirables, ellos han merecido cien veces más sus condeoraciones que si las hubiesen obtenido en el campo de batalla, donde si se reciben golpes , también se les devuelven.»
Como resultado no previsto del comportamiento de la tropa de línea ante sus compatriotas momentáneamente extraviados, se obtuvo el restablecer de un golpe la simpatía del pueblo por el ejército. En París, en Lille, en Burdeos, en Lyon, en todas partes el ejército es recibido con vivas atronadores por el pueblo. Una ola de alivio, de tranquilidad, de esperanzas ha recorrido la Francia entera, regocijando los corazones de los patriotas. Toda la elocuencia y actividad de M. Jaurés en su reciente campaña antimilitarista, no ha logrado convencer al pueblo de Francia que el ejército de la República carece de los dotes de disciplina, de abnegación y de heroísmo que tantas glorias diera a su patria en mejores tiempos.
Con sus clubs ( porras ), dominó la policía de Londres el año pasado el tumulto de mujeres y hombres sufraguistas que furiosos por el rechazo de sus pretenciones en el Parlamento,se entregaron a destruir el hermoso parque central de Londre, el Hyde Park.
En Francia, en Alemania e Inglaterra, ha habido meetings y huelgas tumultuarias y ardientes que han sido apagadas por los bomberos con sus chorros de agua, como otro incendio cualquiera.
Hay varios otros modos, pero yo recordaba lo sucedido en Francia, sólo por el contraste de lo que aquí he presenciado. Los obreros pampinos en huelga vivaros, como recordé a la tropa de línea cada vez que se les presentaba la ocasión. En el muelle recibían con aplausos a los soldados que llegaban de otras partes y hasta la marinería del Esmeralda, la vivaron cuando desembarcó con las ametralladoras, mirando con curiosidad aquellas pequeñas máquinas que valen por un regimiento.
El 21 de enero se reembarcó una parte del O´Higgins. La despidieron en el muelle las autoridades de Iquique y los jefes del ejército aquí acantonado y algunos ingleses. No asistió pueblo a la despedida. Los fleteros y demás gente de la playa no aplaudieron; estaban distraídos mirando hacia otro lado.
Los vencidos, después del 21. Ha llamado la atención de muchas personas el absoluto abandono en que los vencedores dejaron a los heridos del bando derrotado. Me consta que no ha sido esa la conducta del ejército de Chile en otras ocasiones. Lo que es en ésta sólo se preocupó después del encuentro de sus propios heridos,mandando traer de a bordo, el personal y útiles del caso.
No todos los huelguistas heridos pudieron huir, siendo además sólo los chilenos los que se apresuraron a hacerlo. Muchos buscaron por sus pies el hospital y muchos otros fueron conducidos por los particulares en brazos o en angarillas improvisadas. Ni la autoridad civil ni mlitar se acordaron de ellos. Han pasado muchos días y el olvido continúa. El vicario señor Rücker, el capellan señor Montero, los médicos y farmacéuticos iquiqueños, el doctor de un vapor alemán anclado en la bahía y demás personas caritativas que prestaron consuelos y atenciones a aquellos desgraciados en los primeros instantes, tendrán que esperar el regreso del señor Brigg, para recibir una palabra de agradecimiento. Sólo mister Richardson, administrador » ad honorem » del cementerio, no se había descuidado, teniendo lista una amplia fosa.
El paño de lagrimas de todos los abandonados que produjo la » masacre» de los heridos que se esconden como condenados a muerte en las pobres viviendas de sus compañeros que las tienen, de las viudas, de las madres sin amparo, de los huérfanos, ha sido el señor Rücker.Larga cola de mujeres llorosas y enlutadas se formaba a la puerta de la vicaría cuando él estaba en Iquique. Hoy están desamparadas. No todos como él, podían arrostrar las sospechas de las autoridades mostrándose compasivos con las víctimas. Ha sido considerada una audacia la del notario señor Marín Vicuña, al pedir al público ropas usadas para los heridos del hospital.
Merced a los ruegos del señor vicario, pudieron embarcarse para el sur en uno de lo transportes nacionales algunos de los heridos, aunque sin recursos médicos de ninguna especie, cuando la autoridad había ordenado que sólo pudieran emigrar las viudas que produjo la catástrofe.
A propósito de estas viudas, se me ha observado que muchas de ellas no saben de cierto si lo son. Cuarenta cadáveres fueron llevados sin reconocimiento alguno del campo al cementerio, en donde tampoco se exigió el pase respectivo con los datos prescritos. De los ciento quince cadáveres que se expusieron en dos salas del hospital la mañana del día 22, sólo pudieron ser identificados muy pocos, porque sus deudos o estaban cercados de tropa en el Hipódromo o escondidos en el fondo de casas particulares. Del mismo modo muchas madres, niños y tras personas sólo suponen que sus deudos hayan muerto por no aparecer entre los vivos. Hubo mucha premura en cumplir con la obra de misericordia que nos manda a enterrar a los muertos.
Eco tristísimo de aquel apresuramiento, son los avisos que publican en los diarios obreros,las esposas, las madres, las hermanas, preguntando por sus deudos desaparecidos el 21. Conmueven la prolijidad con que describen sus facciones, el color de su ropa, por si algún extraño logra verlos por alguna parte, rogando se les avise al lugar que indican. Una pide a la prensa del sor que reprodusca su aviso con la esperanza de que su hijo pudiera haberse embarcado sin despedirse en el transporte que condujo algunas huelguistas. Otra trmina su aviso con un » Uregente.» ¡Pobrecilla la cándida! ¿ Quíen se dará prisa hoy aquí por consolar a una madre chilena ? Da para reír.
Muchos de los desaparecidos, se me agrega, tienen depósitos en la Caja de Ahorros de Iquique, depósitos que quedarán a beneficio fiscal, pues será raro el heredero que pueda o tenga voluntad de esperar los diez años que se requieren para dar por muerto un ausente y cobrar lo que le pertenece
Pero los más beneficiados con aquel olvido involuntario d identificación de los muertos, han sido los salitreros, quienes heredarán muchos centenares de carretadas de caliche que aquellos desgraciados dejaron listas en la pampa para cobrar a su vuelta.
El martes 31 recién pasado enero) celebró sesión por primera vez después del sombrío 21, la Junta de Beneficiencia de esta ciudad, presidida por el Intendente y con la sistencia del administrador del hospital. En ella se trataron diversos asuntos, pero no se dijo una sola palabra del papel desempeñado por esta Sociedad de Beneficiencia, la única de este pueblo, sostenida por todos, en el campo vastísimo abierto a su acción, con motivo de la espantosa catástrofe del 21. Ni una sola alusión a las tares extraordinarias que repentinamente, sin nigún aviso previo, pesaron sobre el personal del Hospital, con motivo del gran número de heridos que allí se curaban. Le remito también uno de los diarios que da cuenta de aquella sesión tan elocuente en su silencio. Lo único que tiene relación con la huelga es la gratificación de $300 que mister Richardson pidió y obtuvo para el mayordomo del cementerio.
Estos días presenta Iquique el aspecto más singular. Mientras los ingleses y sus srvidores ríen, cantan, beben champaña y celebraron la Pascua y el año nuevo con suntuosos banquetes, y en las plazas tocan las bandas militares las más alegres piezas de su repertorio, el pueblo está mudo y triste. Rara es la mujer de luto que no vista de luto.
Los heridos asilados en el hospital han muerto en una proporción horrorosa. No es la gravedad de las heridas, aunque hubo muchas mortales por la corta distancia a la que funcionaron las ametralladoras, me decía un doctor, lo que explica la mortalidad inusitada que hemos tenido. Es la depresión moral de los pacientes lo que se los ha llevado: no tienen voluntad de vivir. En el mismo día de la matanza algunos heridos suplicaban a gritos que les quitaran la vida. se dece también que algunos que traían cortaplumas lograron suicidarse. Heridos injustamente como ellos creían, y heridos por los soldados de su misma patria, el deseo innato de vivir se trocó en odio a la existencia.
Si en uno de aquellos momentos de simple compasión que se siente aún por el asesino condenado a muerte, alguno de los que ordenaron su fusilamiento se hubiera acercado al lecho de los heridos a decirle que el sangriento castigo lo habian creído necesario, eso habría bastado para salvar muchas vidas. Este pueblo posee un alma generosa y tierna. Tengo de ello repetidas pruebas. Aquella simple explicación de sus victimarios habría despertado en algunos, si no en todos, el deseo de creer y de perdonar, que les devolvía las ilusiones de vivir, su pecho se habría descargado por sus ojos y se habrían salvado. Pero las autoridades han huido del hospital, como de un lugar maldito,y los heridos han muerto con los ojos secos y el corazón inundado.
Con los huelguistas que escaparon ilesos, no se han portado mejor los ingleses. Se les dijo que podían subir a la pampa a traer a sus familias e irse al sur. Subieron y bajaron al día siguiente, habiendo vendido o regalado sus pobres enseres. Aquí se les exigió certificado de cancelación de sus cuentas de las oficinas. Vuelta a subir y vuelta a bajar, otro día perdido y pago de nuevos pasajes en el ferrocarril. Cuando ya creyeron asegurado su viaje, se les dijo que sólo tenían pasaje gratis en los transportes del Estado las viudas que hubiera dejado la revolución.Las súplicas de monseñor Rücker consiguieron que también fueran algunos heridos. Entre tanto los peruanos, bolivianos y argentinos eran atendidos por sus cónsules en todo lo que necesitaban y transportados a sus respectivos países a costa de sus gobiernos.
Esta serie de engaños consta en la serie de diarios de esos días, y por ellos podrán convencerse de la seriedad y buena fe de estos patrones en su trato con los obreros, los que no conozcan de cerca la vida de la pampa, ni hayan leído el memorial Errázuriz Urmeneta.
La huelga del puerto termina por hambre. Con la destrucciòn de la huelga de los pampinos, no terminó la de la gente de playa, que como recordé inicio el movimiento huelguista, extendido después a la salitrera.
Tal vez estaban dispuestos a reanudar sus trabajos, pero corrió la voz de que el Intendente tenía la intención de ordenar a todos los desocupados de la ciudad que se concentraran en el Hipódromo, y eso los determino a seguir en huelga, a pesar de estar agotados sus recursos y empeñadas sus últimas prendas, pagando un 100% mensual de interés. Los alojados, como ellos decían por las viudas, huerfános y heridos a quienes hospedaban, los decidieron al fin a dar término a la huelga, excluyendo sólo a dos patrones.
En esta ocasión los salitreros usaron el recurso tan vituperado por ellos en sus trabajadores: se mancomunaron.
En efecto, los favorecidos desecharon la oferta si no se incluía a dos compañeros, y hubo de hacerse así.
En uno de los diarios que le incluyo,podrá imponerse, señor redactor, de algunos e los abusos que se ven forzados a tolerar los playeros de ésta. Uno de ellos es el de no permitir que los cargadores que trabajan a tanto el bulto movilizado, tomen nota del número de bultos para ajustar sus cuentas. Como parecerá tan verosímil tal procedimiento por parte de los patrone, a los que no sepan hasta dónde puede llegar el abuso cuando no tiene sanción, y si el apoyo de la fuerza, recordaré por vía de jemplo un caso de esos, que tiene circunstancias agravantes.
Cuando el año pasado marinería y oficiales del crucero Esmeralda sirvieron de peones y mayordomos respectivamente alos salitreros que carecían de operarios con motivo de una huelga, los salitreros favorecidos cercenaron buena parte de los jornales ganados por los marinos con el mismo procedimiento de contar de menos los bultos.
De cómo los salitreros produjeron la alarma que engaño a la autoridad. El viernes 20 en la tarde se esparció por la ciudad la noticia de que esa noche o la siguiente, los revolucionarios se entregarían al saqueo y al incendio de la población.
Las familias empezaron a trasladarse a bordo de los buques de la bahía. En el Club de la Unión se fijaron carteles invitando a los de buena voluntad a formar una guardia de salvadores, y en todos los corrillos y clubes apareció un número increíble de gente medrosa comentando como un hecho seguro el estallido revolucionario de un momento a otro. Para los que conocemos a las personas de este pueblo, era seguro que de aquellos cobardes ni la mitad lo eran de nacimiento, siéndolo el mayor número por consigna.
Lo que había difundido la larma en todas partes y hecho creer en la convicción repentina de los pacíficos huenguistas en asesinos e incendiarios, fueron las medidas tomadas por el comandante del numeroso cuerpo de bomberos de ésta, compuesto de 10 compañías a las que pertenecen miembros de todas las familias acomodadas. Se le veía correr de un cuartel a otro, aconsejando de pasada a las familias de que estuvieran alertas y cerraran las puertas de calle.
Organizó guardias en todos sus cuarteles, les previno armarse y distribuyó el trabajo, pues era seguro que la conflagración empezaría por varias partes a la vez. Pidió tropa armada para resguardar estanques y cañerías, hizo reisar el material y a la caída de la tarde dejó convencido a medio Iquique de que los huelguistas no eran tales sino bandidos.
El temor a un incendio en la población era tanto más justificado, cuanto pocos meses atrás quedo ante todos manifiesto la inepcia en la dirección general de aquel cuerpo, con ocasión del grande incendio que en la mitad de día sólo se detuvo después de destruir siete manzanas, mediante la actitud de algunos paisanos secundados por tropa del ejército que echó sobre sí la responsabilidad y la tarea de cortar el fuego.
Las familias corrieron a refugiarse a bordo, y en la noche se firmó el decreto daclarando la provincia en estado de sitio, y se combinó todo el plan desarrollado al día siguiente.
Admirable fue la facilidad con que los salitreros impusieron su opinión a las autoridades de Iquique en una materia tan grave como la de declarar bandidos al pueblo de su mando y ordenar su muerte por simples sospechas.
¿Para qué habrían traído los obreros a sus familias si venían con ese propósito? ¿Hacia dónde huirían después de cometido su crimen?
¿ Por qué habrían esperado la llegada de tropas del sur y del norte para realizar su plan ?
¿ Cómo explicarse el que estuvieron en el tren listos a volver a sus faenas el mismo día de su llegada, y que no se fueron sólo porque no se les quiso llevar? ¿Por qué no se proveyeron de armas , siquiera de dinamita que tienen a discrección en la pampa, si venían con tan insentatos propósitos? ¿Por qué permitieron el alumbrado de la ciudad, sus teléfonos, telégrafo, cañerías y en general todos los servicios menos el tráfico de coches y tranvías ?¿ Por qué se mantuvieron alegres y tranquilos todos los 10.000 huelguistas durante una semana ?.
Con miras fáciles de comprender, se ha dicho que los cabecillas eran anarquistas y bribones. De la nómina que de ellos ha publicado la prensa, conozco personalmente a seis y me consta que son operarios de lo más laborioso y honorable de la pampa: artesanos, padres de familia, elegidos jefes por sus compañeros, precisamente por su misma seriedad. De los demás nombres que dan los diarios se medice lo mismo, y es natural que así sea.
Lo que de esos pocos cabecillas hayan traído por la fuerza a los calicheros, sólo puede creerle el que no tenga remota idea de la independencia de carácter de la gente de la pampa.
Alguno que otro vendría a empellones, cosa corriente en toda huelga, ya que en las salitreras hay gente de varias partes. Es también falso que el Comité ejerciera una acción despótica sobre los huelguistas, pues los consultaban siempre que había de resolverse algo importante y para lo cual no estuviera expresamente facultado.
El anarquista español Brigg, a quien persigue la policía y de quien tiene conocimiento oficial el Ministro Sotomayor, no es el Brigg que hacía de presidente del Comité huelguista, pués este es un joven criado en Chile, aunque de padres norteamericanos, y es un mecánico de lo más competente y honorable de la provincia.
El señor Brigg del señor Ministro no ha venido por acá, si es que existe y no es la invención de algún mal intencionado que ha dado datos falsos al señor Ministro para que aparezca en la historia de estos hechos, como justificando con inexactitudes su participación en ella.
La verdad de todo esto es que la invenciones contra los huelguistas sólo se hecharon a correr cuando ya se tenía acordado expulsarlos de Iquique y obligarlos a la fuerza a que volvieran a la pampa. Sabían que eso no podría hacerse con palabras y comprendiendo que el público imparcial condenaría la sangrienta represión acordada por ellos, sin más causa que las verdaderas, inventaron las que pudieron justificarlas.
De cómo justifican el 21. Por el eco de los salitreros que ha repercutido oficialmente en Santiago, puede verse que han adoptado con resiganación el papel de víctimas. No hay operario en el país mejor pagado y servido que el de las salitreras. Si no fuera por los anarquistas que los arrastran a cometer tonterías de las que ellos mismos se arrepienten, el trabajador de la pampa sería inmejorable. Se quejan sin razón, porque les mandan que se quejen, hoy porque se les paga en fichas, mañana porque se les paga en dinero. Siquieren libertad de comercio, es sólo para que se permita la entrada de licores espirituosos al campamento. Las pulperías venden más barato que en la ciudad, etc,etc. Uno por uno niegan todos los cargos.
El informe de la Comisión Errázuriz Urmeneta que comprobo la verdad de las quejas de los obreros se ha perdido; después nadie se ha ocupado con conocimiento de la materia de exponer al público la justicia que asiste a los trabajadores, y los salitreros han vuelto a su negativa en la confianza que nadie les contradirá.
En cuanto al último alzamiento promovido como todos por cabecillas ajenos a las labores y que sólo viven del engaño, él no fue una huelga, sino un movimiento político contra el gobierno nacional, el cuál tomo al fin todos los caracteres de una revolución, siendo necesario debelar por las armas, como otra revolución cualquiera.
Pruebas de que la huelga de diciembre fue revolución, presentan varias, todas concluyentes.
Primera: el mitin de Zapiga celebrado a presencia de las autoridades de Pisagua dos semanas antes y en que se acordó pedir al gobierno una moneda fija. Zapiga está al norte de la provincia, región de la que no vino ni un obrero a Iquique, pues fueron del extremo sur y algunos pocos del centro los que bajaron.
Segunda: en Buenos Aires se decía que en la ssalitreras habría paro general a fines de ese año.
Tercera: que desobedecieron a la autoridad.
Cuarta: que el Comité huelguista impuso contribuciones al vecindario
Quinta: que decretaba como si ya se creyera vencedor.
Sexta: que tenían determinado incendiar y saquear la ciudad.
Hay no sé cuáles otros de menor importancia, pero los apuntados bastan para que no se les crea.
No vale la pena refutar una por una tales aserciones, pero es bueno recordar que en la reunión habida en la Intendencia el 16 de diciembre se advirtió que era del dominio público en Iquique, el hecho de haber informado el comité inglés de resistencia del Supremo gobierno, que el alzamiento de los obreros de las salitreras obedecía a planes políticos dirigidos contra el Gobierno, no contra los patrones; que eran por lo tanto revolucionarios y no huelguistas. La Patria de los días siguiente y subsiguiente trató editorialmente la materia, dejando a todos convencidos de lo absurdo de tal especie.
El plan inglés de acumular antecedentes y documentos para una reclamación diplomática se ha puesto a la vista de los ciegos con ése y otro expedientes.
Por los diarios de los huelguistas que le mando podrá imponerse, señor Redactor, de la energía con que los obreros rechazaban una imputación semejante. Y por esos mismos diarios y también por los demás, verá que impedía a los oradores politiqueros iquiqueños el que hablaran de política en sus mítines.
Las contribuciones impuestas por el Gobierno revolucionario las hallará usted también nominalmente expresadas en los diarios que le remito. Alcanzaron ellas a unos 140 pesos, y los suscriptores son obreros y pequeños comerciantes en su mayoría, no como contribuyentes obligados, sino accediendo a la súplica de uno de sus diarios para que las personas que simpaticen con los huelguistas los auxiliaran con lo que fuera su voluntad.
La desobediencia de que se ha hecho caudal, fue la negativa del Comité a presentarse en la Intendencia poco antes del ataque de los obreros. Por la contestación de éstos, se comprenderá que estaban al corriente de todo lo que se pensaba hacer con ellos. Mientras iban i venían los recados de la Intendencia a la Escuela Santa María, toda la tropa de la guarnición, recién almorzada, caminaba hacia la plaza Arturo Prat , y a la hora del último recado ya estaba acordado el plan de ataque y la tropa formada esperando la orden de marcha, y el Comité tenía plena conciencia de todo.
Los decretos supremos del Comité fueron unos permisos concedidos a determinados huelguistas para que pudieran trabajar por un tiempo dado. Estos permisos sólo se dan en las huelgas flojas como se dicen a los obreros, y como lo fue aquella. El Comité es el encargado de velar por que todos cumplan su compromiso de abstenerse de trabajar, por lo que se requiere una orden de dicho Comité para alzarles transitoriamente el compromiso.
Uno de estos decretos fue expedido a solicitud de un fletero para que se le permitieraconducir a bordo a la acaudalada y generosa señora iquiqueña doña Isabel Ugarte, quien había facilitado a los huelguistas una bodega de su propiedad para que se alojaran. Los otros dos o tres decretos, como han dado en llamarlos los ingleses, fueron expedidos por motivos semejantes a cocheros, carretoneros y no sé si a otros trabajadores.
Una prueba evidente de que los huelguistas eran revolucionarios, y que olvidé más arriba, fue de que llegaron a Iquique ordenando como déspotas quién había de trabajar y quién no. Ya recordé de que aquí estaban en huelga los gremios de la playa, los más numerosos y mejor pagados del puerto. También lo estaban los operarios de varias otras fábricas. Cuando llegaron los pampinos, se les unieron algunos otros por compañerismo, entre ellos, los cocheros de simón y los de tranvías. No permitieron que dejasen su trabajo los operarios de la fábrica de gas, los de la luz eléctrica, carretoneros del mercado, aguadores y varios otros de servicios necesarios que pensaron unírseles.
Procedieron así, tanto porque ellos nada tenían que ver con los trabajadores de Iquique, cuanto porque no fuera algún mal intencionado a sospechar de su absoluta tranquilidad, permitiendo que molestara al vecindario. Se ve que a pesar de sus precauciones no han faltado gentes que los inculpen por su misma prudencia.
Nimias y pueriles parecerán esas razones para que un gobierno declarado por sí y ante sí omnímodo, haya creído revolucionarios a los huelguistas más pacífico que es dable imaginar, y haya dispuesto su fusilamiento, pero así sucedió.
Es una revolución muy particular compuesta de hambres desarmados, sin más programas políticos que sus reclamos y sus deseos de volver al sur de donde se les había traído bajo promesas que no se les cumplían , y encasillados con sus mujeres y sus niños en un reducto de tablas tan resistentes a las balas como una hoja de papel. Faltó voluntad, falto inteligencia, falto conocimiento de este pueblo a las autoridades, y de ahí que faltaran en absoluto los mas rudimentarios sentimientos de conmiseración hacia él.
Pero en estos días se levanta un sumario para encontrar otras razones o reforzar las antiguas que patenticen la justicia de los salitreros, y la sin razón de los operarios.
Y es ya un secreto a voces que saben hasta los fleteros, el de que se ha encontrado todo lo que se quería. Algunos huelguistas de los llevados al Zenteno lo han revelado del plano, sin grandes urgencias inquisitorias, y una vez «compuestos» como dicen los fleteros, en el barco nombrado, se los han entregado al juez de tierra para que proceda.
Ingleses a ingleses. En párrafo separado, con lo hice respecto de los salitreros, dejo también testimonio de que aquí como en otras partes, hay ingleses que son verdaderos gentlemen ; pero no son ellos los más numerosos ni los de más poder, por lo que, en graves situaciones, no pueden hacer más que callarse.
La historia del mercader inglés es una de las más sangrientas del mundo.
Es cierto que aquellos audaces comerciantes han sido los pionerers de la expansión del Imperio Británico, por lo cual sus cañones les han allanado muchos obstáculos, pero los abusos de esos mismos mercaderes de corazón de pedernal, han obligado al gobierno inglés a refrenar su codicia insensata que ha puesto en peligro el domino político.
La historia de la India inglesa, del Africa, de Oceanía, con sus páginas de crueldades feroces son testimonio irrecusable. Hoy mismo la agitación promovida por el Sawaraj indostano, que tan semejante es al Sinn Fein irlandés, tiene por causa la tiranía inaudita de los mercaderes ingleses con los indígenas a quienes tratan como seres irracionales, y aún peor, como lo ha comprobado personalmente Keir Hardie en su visita del año pasado al Indostán.
Aquella pobre gente, a la que una esclavitud de largos siglos ha hecho mansa como a un buey, se organiza en sociedades secretas aprestándose a jugar su vida en una acción violenta antes de soportar un yugo que se la quita lentamente. Mr. Hardie predice la pérdida para la corona inglesa de aquella rica factoría si el gobierno no toma rápidos y enérgicos medios que permitan con algún alivio a esos infelices esclavos cuyos lamentos han sido oídos por castas indúes que los anima y dirigen en su campaña de libertad.
Los chilenos no tienen necesidad de apelar a la literatura extranjera para imponerse de estas cosas. En la relación que el almirante chileno Lynch hace de su campaña a la China, promovida por mercaderes de opio, en la armada británica al mando de Sir F. Sear, puede leerse la toma de una isla en la desembocadura del Tigré, cuya guarnición casi sin armas, presentó una débil resistencia a los cañones ingleses, entregándose a los pocos disparos, conducta que no les aprovechó en gran cosa, pues según refiere el almirante Lynch, «de su guarnición, que no bajaría de 4.000 hombres, no se escapó uno, pues rendidos, fueron todos asesinados». «No somos tan crueles como mis maestros», exclama el almirante.
Los que no están al cabo del extremado orgullo de raza y de sus intentos de quedarse al fin de ellos solos en el mundo, por no haber leído las millares de obras escritas por ellos sobre esta materia; puede imponerse de un estudio «científico» que incerta El Tarapacá del 25 de enero, tal vez el primero de una serie, en el cual se afirma como un hecho establecido el de que las razas mestizas deben desaparecer de la superficie de la tierra, y entre ellas las formadas por el criollo americano, de «aquel que siente en sus venas los latidos de la sangre roja de sus antepasados».
Es probable que en la prensa del sur, pregonadora de la inmigración europea y del desaplazamiento del chileno, aparezcan lugo escritos «científicos» como el anterior. Faltará ver de qué parte de Europa van a traer esos reemplazantes de raza pura. No serán ingleses porque son unas de las razas más mezcladas de aquel continente, ni eslavos, mestizos de europeo y asiático, que también sueñan con quedarse al fin solos en el mundo; ni italianos, que son liguro-etruscos-pelasgos; ni españoles, ni franceses, ni otros, que todos tienen en sus venas sangre de varias procedencias y colores.
El articulista no nombra el 21 y su hecatombe, pero está subentendido en todas sus interlineas. Es realmente el tema del escritor, sus palabras son sólo el justificativo de aquella eliminación violenta de unos cuantos centenares de estos mestizos destinados a desaparecer del todo en poco tiempo más.
El resultado final de todos estos estudios «científicos» ya lo dijo con anticipación de más de dos años un emigrante colaborador de El Ferrocarril de Santiago: «Si me preguntáis, decía F.P qué raza es conveniente traer al país , os responderé que la más barata.» O lo que tanto de la más servil.
Las bajas de la Escuela Santa María son, pues, una bicoca para esos hombres, aunque ello sea considerado sólo como un ensayo preliminar. Hay que preguntar a los hindúes estas cosas para saber a qué atenerse.
Y de que los mercaderes ingleses no tienen mayor estima por los sudamericanos que las que les merecen los hindúes, no hay que dudarlo. El mismo sistema que emplean en el Indostán, usan aquí, y con el mismo éxito: arman a algunos de ellos, a quienes tratan con desdén, pero sin mezquindad, para que fusilen a los compatriotas que no soportan con resignación los vejámenes y expoliaciones que su codicia y altanería quieran imponerles.
Pero los hindúes son al fin súbditos británicos, y por humanidad y por conveniencia su emperador Eduardo velará por ellos. Los sudamericanos no tienen que esperar de aquel monarca sino auxilio de la marinería, de las ametralladoras o de los cañones de algunos de sus buques de guerra para acelerar su propio exterminio.
Hasta aquí he reseñado, señor Redactor, la conducta de los salitreros con el pueblo del país en que se han enriquecido
.
Tomado de:
Barvo Elizondo, Pedro
1993 Santa María de Iquique. 1907: Documentos para su Historia.
Ediciones del Litoral.
Santiago, Chile pp 44-74

MENU