Jorge Clifton

 

El guerrero de Tarapacá. Editado el 1887. Sin pie de imprenta

En 1921 publica La tumba de Miraflores. Antofagasta. Imprenta El Mercurio. 99 páginas.

Novela histórica sobre 1879. La Portadilla dice que fue escrita en 1911

Tomado de: Bahamonde, Mario y otros

Guía de la producción intelectual nortina

(Investigación bibliográfica)

Universidad de Chile, Antofagasta. 1971

Baldomero Castro

 

 

Compuso el himno a Iquique, el año 1889.

Lo escribió en Pisagua, en 1889, y está destinado a glorificar la epopeya de Iquique. Se cantó en todas las escuelas de Chile, entre 1890 y 1897.

El autor de la letra y música.

 

Tomado de: Bahamonde, Mario y otros

Guía de la producción intelectual nortina

(Investigación bibliográfica)

Universidad de Chile, Antofagasta. 1971

Franyo Zapatta Alvarado

 

Nació en Iquique el año 1934. A temprana edad, inicia, de la mano de su padre, un continuo peregrinar a través de todo el norte de Chile. En este andar se detiene algunos años por Santiago para después establecerse en Concepción, donde ingresa a un colegio francés. Vive una inquieta adolescencia en el movimiento estudiantil; sus afanes solidarios se manifiestan a temprana edad. Educándose y participando en la problemática social. Al egresar de la Universidad con el título de Abogado, se especializa en derecho colectivo del Trabajo y volviendo al Norte asesora a los Sindicatos de Tocopilla y de la Pampa del Toco. Después, se trasladaría a Arica, integrándose a la docencia en la Universidad Técnica del Estado, Instituto Tecnológico. La comunidad universitaria lo elige su director.

Se le encarcela por disposición de la autoridad militar (1973-1975); es quizás el único Profesor Universitario condenado a prisión en Chile, por desarrollar el Programa oficialmente aprobado para su cátedra.

Obtenida su libertad, viaja Ecuador donde enseña “Metodología de la Investigación Aplicada a la Economía”, en la Universidad de Guayaquil (1976-1978); alternativamente , desempeña un cargo ejecutivo en una importante empresa constructora.

En la urgencia de no desvincularse de los acontecimientos chilenos, retorna a un futuro incierto (1979). Ejerce libremente su profesión. Ha colaborado en la Comisión Chilena de Derechos Humanos, la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y la Asociación de Familiares de Ejecutados Políticos. Impulsado por profundas motivaciones, deriva paulatinamente hacia el trabajo literario, aplicándose al oficios en silencio y con vocación artesanal, en las horas que logra arrebatar a sus múltiples actividades.

Su primera novela Mañana los vencidos –obra sorprendente en el ámbito literario . no admite relación alguna con tendencias o autores determinados… Y sin embargo, se apodera del interés del lector en una increíble secuencia que lo lleva desde Daniel, “prisionero de guerra”, a través de una mágica y dramática búsqueda por conflagraciones, conflictos humanos, y protagonistas tan disímiles como Li Fu, Patricio Lynch, Luis Emilio Recabarren, inmersos en episodios de sufrimiento, lucha, amor.

Su hijo estudiante de Ingeniería Civil (U. De Chile) fue dejado recién en libertad provisional, luego de permanecer 15 meses detenido, en la Penitenciaría de Santiago, procesado por la Segunda Fiscalía Militar.

Tomado de Mañana los vencidos

Solapas. Editora Literaria. Ximena Carvajal Pizarro.

Santiago, 1988.

 

Manuel Jorge Miranda Sallorenzo

 

1930-2001

Muere en Hamburgo

Fue profesor de Castellano en el Liceo de Hombres de Iquique

Estudió Castellano en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, obtuviendo su titulo con la tesis «Los Aventureros en la Literatura Chilena».

En 1958 publica en Iquique «Contrabando para el amor» obra de teatro en un acto. En 1960 obtiene el Tercer Premio en el Concurso Gabriela Mistral con la colección de cuentos «Los Lindes del amargo».

Sus cuentos describen la vida áspera y desesperanzada de los hombres de Iquique. Narra con certeza vital, con mirada alerta, sin descuidar matices.

Los lindes del amargo (cuentos) publicado el año 1971 por la editorial Mazorca, Santiago. Contiene los siguientes cuentos:

La palabra en la arena

El pituto de la Petita

Guerrilla de las madres solteras

Hambre de infancia

La mujer está muy sola

El animal que llevamos dentro

Don José y las gaviotas

Otros libros:

El carruaje del diablo

La piel ajena

Y también los cómplices

¡Muchachos maten a Papá!

Más información:

Délano, Poli, 1936-. Manuel Miranda Sallorenzo, réquiem por un escritor [artículo] Poli Délano La Tercera. Archivo de Referencias Críticas. . Disponible en Biblioteca Nacional Digital de Chile http://www.bibliotecanacionaldigital.gob.cl/bnd/628/w3-article-210496.html . Accedido en 3/1/2020.

Migajas de don Pampa

Eduardo Cordero, el basquetbolista porteño convertido de la noche a la mañana en un astro del equipo chileno olímpico, contaba sus comienzos en el básquetbol.

-No es que me entusiasmara mucho el deporte y menos el básquetbol, pero en Iquique, donde nací, mis compañeros me hacían mucha burla por mi gordura. Era tipo «chupadito». Y decidí jugar básquetbol para bajar de peso. Era díficil que me sacaran de la cancha, me pasaba todo el día corriendo y brincando, hasta que conseguí lo que quería.

 

Si no hubiera sido por mi gordura no habría hecho básquetbol y me habría perdido este viaje a Londres y ser protagonista de una Olimpiada Mundial.

 

Don Pampa, Revista Estadio, 31 de julio de 1948, página 28

 

Juan «El moca» Olivera

Liviano que tiene el puño pesado

Empezó a los 20 años en el viril deporte- Ha realizado 53 combates; de ellos ha ganado 46 por nocauts – (De “La Nación”, de Santiago).-

El boxeo iquiqueño puede estar satisfecho de lo que han hecho sus representantes en el Campeonato Nacional de este año. Cual más cual menos, cada uno de los muchachos de la tierra del salitre ha estado en lo suyo, y han respondido a la tradicional calidad del pugilismo iquiqueño.

Claro que, como ocurre siempre, ha habido figuras en el equipo que han destacado del resto. Oscar Alvarado, en el peso gallo, dio bastante que hablar cuando en una faena inteligente y sin ningún complejo eliminó al veterano Nelson Carrasco. Lo propio ocurrió con el mosca Joaquín Cubillos, quien en una pelea estremecedora, que pudo hacer suya, cayó ante José Flores, de Valdivia, luego que éste en el primer asalto se fue a la lona tocado por un terrible zurdazo del nortino.

Para completar el terceto, Juan Olivera, el peso liviano de quien justamente hablaremos ahora. Es posible que el muchacho de Iquique no consiga este año el título: pero igual quedará en las retinas de los aficionados como una figura de aquellas que se dan de tarde en tarde. Explicable esta impresión, ya que el zurdito nortino tiene aquello inconfundiblemente grato para el público: una pegada liquidadora y con ambas manos. Sobre esa, su mejor arma, fue avanzando en el torneo y dejando en el camino, primero al penquista Adrián Alarcón y más tarde a Lorenzo Ruiz, de Punta Arenas. Ambos cayeron eliminados en el primer round, no bien Olivera le hizo sentir sus manos.

El historial del liviano iquiqueño es notable. Tiene 24 años y ha realizado hasta la fecha 73 peleas. De ellas ha perdido sólo seis – cinco por puntos y una por nocaut.

El resto han sido todos triunfos, con 46 liquidadas por el trámite rápido. El año anterior vino por primera vez en la categoría pluma y fue eliminado por Sergio Aguilera, de Santiago, ahora en el profesionalismo.

Nervioso, con un leve tartamudeo en el hablar, no parece Olivera darle importancia a lo que ha hecho en el boxeo. “Aprendí mirando – dice- el año 1958. Soy amigo del “ñato” Loayza y del “indio” Funes, y ellos me enseñaron. No me había puesto nunca los guantes y un día, sin saber nada, entré a un ring. Tuve suerte, ya que el otro gallo se fue cortado en el primer round. Eso me entusiasmó y seguí peleando”.

Dijimos que Olivera era zurdo: pero pegaba igual con las dos manos. Esto lo ratifica diciendo: “En realidad, las veces que he ganado por nocaut no han sido siempre con la zurda. En muchas mis rivales han caído cuando les metí la derecha. No sé por qué es esto; pero al final da lo mismo. Lo que me interesa es terminar rápido…”.

– ¿Tienen facilidades en Iquique para hacer boxeo?

-Muy pocas. Antes a los peleadores los preparaban con tiempo y los sobrealimentaban. Ahora como las cosas están malas y las pegas son escasas, no hay dinero, y, a pesar del empeño de los dirigentes no existe mucha ayuda. Una semana antes y a veces menos nos concentran, y de inmediato nos mandan a Santiago. A raíz de esto se pierden cabros muy buenos, que son pobres, no tienen plata, ni tampoco las familias pueden ayudarlos.

– ¿Cómo enfoca las peleas?

-Sé poca técnica, y tampoco me gusta boxear, así que apenas tocan la campana entro a pelear, como a mí me agrada…de frente, a la iquiqueña, sin echar pie atrás. Si meto las manos estoy listo…si el otro pega más fuerte, aguanto hasta donde pueda. Por suerte hasta ahora, sólo Moscoso, también de Iquique, me pudo ganar por nocaut. Por eso no pienso cambiar de estilo, ya que peleando me ha ido más o menos bien.

-¿Hasta cuándo piensa pelear?

Unos dos años más. Después me retiraré. El boxeo es muy duro y prefiero alejarme sin que me hayan machucado…

(J.F.B.)

El Tarapacá, 6 de noviembre de 1962, páginas 6 y 7.

MENU